minamata-desastre ambiental-contaminación-mercurio-enfermedad-japón-epidemia

En Minamata bailaban los gatos

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email
6 min de lectura aprox.

Desde hace un tiempo, los animales de Minamata se comportan de forma extraña. Primero un vecino ve a su gato caminar errático  –con fuertes convulsiones a modo de danza extravagante– y luego saltar desde el puerto al mar para morir ahogado. Como borracho. 

Pero no es el único, pronto otros cuentan cosas parecidas y el rumor se extiende por todo el pueblo. Unos les llamaban “los gatos que bailan”, otros, “los gatos suicidas”. Los imagino bromeando sobre el tema en la taberna.

Las risas se apagan un poco cuando empiezan a aparecer peces muertos flotando en la orilla.  Poca broma, esos peces son el pan de todos en aquel pueblo de pescadores. Definitivamente la cosa no tiene ni puta gracia cuando las personas empiezan a ‘imitar’ a aquellos gatos bailarines. 

minamata-contaminación-ecología-desatre-muertes-medio ambiente-mercurio-muertePor el pueblo empieza a verse gente con muchos problemas al andar, pierden el control de sus extremidades, sufren fuertes convulsiones y tienen enormes dificultades para hablar. Su vista y oído también se deterioran, se sienten extremadamente débiles. Los casos más extremos desembocan en parálisis y muerte.

No es un caso, ni dos, ni tres; es una epidemia en toda regla. En 1956, en Minamata (Japón), moría gente y nadie en el pueblo sabía por qué. Al final de año había ya 46 personas fallecidas.

 

Minamata silenciada

Como decía, era 1956, ni rastro de Internet. Así que las autoridades japonesas llevaron la cosa con discreción. Que las autoridades de cualquier país lleven este tipo de cosas con discreción significa dos cosas: las víctimas deben guardar forzosamente silencio resignándose a su suerte y los culpables quedan impunes. Por el bien general, por supuesto. 

Aquel pueblo quedó aislado del resto del mundo: al bloqueo informativo se unió una cuarentena total, un pueblo entero encerrado, enfermando y muriendo. Las madres embarazadas, aunque no presentaran síntomas, traspasaban el mal a sus hijos. Muchas personas sobrevivían con daños irreparables para toda su vida. Se calcula que entre 1953 y 1965 hubo 111 muertos y más de 400 afectados de diversa gravedad.

Chisso Corporation

La verdad era que en 1908 la Chisso Corporation se había establecido entre el río y la bahía de Minamata. Una bendición para aquel pueblo de pescadores: va a crear muchos empleos y el resto de discurso; tal vez les suene la canción. Un discurso que, como la especulación inmobiliaria, se repite desde tiempo inmemorial.  Por lo visto, en Japón igual. 

minamata-mercurio-enfermedad-JapónLa empresa fabricaba productos químicos, sobre todo fertilizantes. Hacia 1925 ya arrojaba vertidos contaminantes a la bahía. Aparecían peces muertos, pero a cambio pagaba a los pescadores para que callaran (y lo hacían). La cantidad pagada por el silencio resulta mucho menor que la necesaria para tratar los residuos de manera respetuosa con el medio ambiente. Una gestión impecable que ahorraba dinero a la compañía. Digna de una buena bonificación.

En 1932 Chisso incrementa sus áreas de negocio y pasa al refinado de metales y a la fabricación de plásticos, actividad que le supone unos grandes dividendos durante la Segunda Guerra Mundial. Para tratar los plásticos utilizan mercurio, que acaba en el mar como metilmercurio. 

El mercurio es un metal pesado de los más contaminantes que existen dado que no se asimila en el organismo, simplemente se acumula. Las mediciones en el agua eran muy altas pero no alarmantes. Lo que no pudieron (o quisieron) ver es que la concentración de mercurio en los tejidos de los peces sí que era muy alta, peces que constituían la base de la dieta de la zona. Los peces aumentaban la carga nociva del mercurio que ingerían. Su consumo continuado hacía que se fueran acumulando en el cuerpo cantidades de metilmercurio que llevaban a la enfermedad y la muerte.

Toneladas de mercurio

Se calcula que entre 1932 y 1968 se vertieron a la bahía de Minamata unas 81 toneladas de mercurio. Una lluvia fina de muerte, primero ignorada y después amparada por las autoridades. Todo a mayor gloria de la Chisso Corporation, que durante años negó la evidencia. Porque ya en 1956 había informes médicos que vinculaban la extraña enfermedad a los vertidos, pero fueron silenciados. 

En 1958, Chisso desvió estos vertidos hacia el río Minamata, y empezaron a aparecer allí los mismos síntomas. Se prohibió la venta del pescado de la zona, pero no la pesca, que siguió haciéndose para consumo propio. Aquello ya era un silencio a gritos, así que la empresa firmó acuerdos con las víctimas en las que pagaba a los afectados a cambio de no aceptar ninguna responsabilidad por lo sucedido. Muchos firmaron una cláusula en la que se decía que si la corporación Chisso era declarada culpable en el futuro, la compañía dejaría de pagar compensaciones.

William Eugene Smith-fotógrafo-Minamata
William Eugene Smith

Mientras, siguieron los vertidos, nada menos que hasta 1968. Ese año coinciden dos hechos que llevan a eso. Por un lado, el gobierno japonés admite oficialmente las causas de la enfermedad de Minamata. Por otro, la Chisso deja de verter mercurio al mar. No hay ninguna ley, ni presión de la opinión pública, ni disculpa siquiera. El avance tecnológico hace innecesario el mercurio en su procesos de fabricación, ya no es rentable. Por fin Chisso está preparada para demostrar su respeto al medio ambiente. 

El caso traspasa Japón a partir de 1971 cuando el célebre reportero gráfico William Eugene Smith, que se había ido a vivir a Minamata durante tres años, publica un amplio reportaje que da la vuelta al mundo. Este post está ilustrado con algunas de sus fotografías.

 

Razones de un silencio

Pasaron casi 20 años desde la detección del brote hasta que los jueces declararon culpable al jefe de la planta y más de 30 para que algunos pacientes fueran reconocidos como víctimas de la enfermedad. En 1996, empezaron a recibir las primeras indemnizaciones.

minamata-desastre ambiental-contaminación-mercurio-enfermedad-Entre las razones que explican el silencio y la resignación está el arraigado sentimiento jerárquico de la sociedad japonesa y la lealtad hacia sus empresas y gobernantes, a los que no se discute. Otra de las causas: el sentimiento de agradecimiento de la población hacia una empresa que les había dado trabajo y prosperidad económica. A veces agradecemos las migajas de los que se comen el pan entero. 

Aún más desgarrador que todo lo anterior si cabe, el sentimiento de culpa por la enfermedad. En su filosofía, los males del cuerpo provienen de la mala relación física y espiritual con el entorno. Eso hace que la enfermedad se convierta en el reflejo de una culpa, por lo que es un castigo merecido. Ello unido al miedo al contagio hizo que en su mayoría los enfermos fueran apartados y no recibieran la ayuda y solidaridad deseable. Incluso el sindicato de trabajadores de Chisso estuvo más preocupado por defender sus puestos de trabajo, y por tanto a la empresa, que por denunciar el envenenamiento y ayudar a las víctimas.

Quien ahora esté a punto de decir que esos son cosas de japoneses, o de otra época, que se lo piense dos veces.

Te puede interesar:

Muslyumovo, el culo del mundo

Las chicas del radio

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

2 pensamientos sobre “En Minamata bailaban los gatos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.