Archivo de la categoría: Historias

Renate Müller, el ángel caído

Tiempo lectura: 6 minutos

 

Durante un tiempo parecía que Renate Müller y Marlene Dietrich iban a tener vidas paralelas. Es obvio que no fue así. Seguro que no hay nadie que no tenga en la mente la imagen de la Dietrich y probablemente acaban de leer el nombre de Renate Müller por primera vez.

Marlene fue “El Ángel Azul”, huyó a Estados Unidos y se convirtió en uno de los iconos más famosos de la historia del cine. Renate Müller era, en aquel momento, tanto o más popular que Dietrich. Otra perfecta belleza aria. Renate se quedó, tuvo una carrera breve y acabó mal. Muy mal.

Seguir leyendo Renate Müller, el ángel caído

El club de la sonrisa de Budapest

Tiempo lectura: 8 minutos

 

En los años 30, Hungría, y en especial Budapest, era un sitio muy triste donde, al parecer, los suicidios habían aumentado de forma llamativa. A partir de ese hecho surgió una iniciativa curiosa, el llamado “Club de las sonrisas de Budapest”.

Con todo el mundo tapándose la boca con una máscara a causa del Covid no me he podido resistir a rescatar esta historia sobre la tristeza húngara, una canción que provoca el suicidio y una escuela que enseña a sonreír para superar la depresión.

Aviso: esta historia va de sonrisas, no se la tomen muy en serio. Igual hasta tiene truco al final.

Seguir leyendo El club de la sonrisa de Budapest

El naufragio de la Medusa

Tiempo lectura: 9 minutos

 

En el Salón de París de 1819, un cuadro de entre todos desata el escándalo y la polémica: “La balsa de la Medusa”. El resultado es el que su autor, Théodore Géricault, había previsto. Tiene 27 años y quiere entrar en el edén de la pintura como un trueno. Con esa idea ha escogido el qué y el cómo de su presentación en la sociedad artística.

El ‘cómo’ convierte la obra en una de las más emblemáticas del Romanticismo en la pintura. No abundaré en ello porque no soy un experto y porque el motivo de este post es el ‘qué’, el tema escogido por Géricault: el naufragio de un barco francés llamado La Medusa. Un hecho real que tiene conmocionado a todo el país en aquellos días.

Un naufragio siempre es una tragedia, pero para lo que se sufrió en aquella balsa a la deriva la palabra se queda corta.

Seguir leyendo El naufragio de la Medusa

Ethel Gee, desde Dorset con amor

Tiempo lectura: 8 minutos

 

El 7 de enero de 1961 la policía británica arrestaba a Ethel Gee. Ethel era una secretaria que en ese momento tenía 46 años y vivía modestamente en la isla de Portland, en Dorset. Una mujer gris que compartía habitación con su madre de 86 años, sin relaciones conocidas y con muy pocas amistades.

En el momento de su detención, en Londres, Ethel llevaba en su bolsa de la compra películas y fotografías de material clasificado, incluidos detalles del HMS Dreadnought, el primer submarino nuclear de Gran Bretaña; y su nuevo sistema de sónar.

Seguir leyendo Ethel Gee, desde Dorset con amor

Van Meegeren, el arte y el comercio

Tiempo lectura: 7 minutos

 

Han van Meegeren siempre quiso ser un pintor trascendente, dejar un legado. Y lo logró, aunque no exactamente como había imaginado en su juventud.

También gustó siempre de los placeres que proporciona el dinero, que no da la felicidad pero como diría Woody Allen “procura una sensación tan parecida, que se necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia”.

Una definición que, seguro, hubiera sacado una sonrisa ancha a van Meegeren, un especialista en difuminar la línea entre lo auténtico y la copia. Porque van Meegeren ha pasado a la historia por su obra pictórica, solo que con una particularidad: pintaba y vendía sus cuadros como si fueran auténticos Vermeer.

Engañó a todo el mundo hasta que, para salvarse, tuvo que probar ante un tribunal que era un falsificador excepcional. ¿Cómo se quedan?

Más detalles, justo aquí abajo, en los siguientes párrafos.

Seguir leyendo Van Meegeren, el arte y el comercio

Ching y su ejército de piratas

Tiempo lectura: 5 minutos

 

Hubo un tiempo, a principios del siglo XIX, que el Mar de la China era propiedad de Ching y su flota pirata.  Se cuenta que en sus buenos tiempos llegaron a tener casi 2.000 barcos con unos 40.000 piratas.

Todos al mando del mayor jefe pirata de todos los tiempos.

En este caso jefa: una mujer llamada Madame Ching.

Seguir leyendo Ching y su ejército de piratas