No hubo justicia para Riphagen

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

riphagen_portadaEn mayo de 1940 Alemania ocupa militarmente Holanda. Un país pequeño, que no había sufrido ningún conflicto militar en más 100 años y con un ejercito reducido y obsoleto no fue rival para el poderoso y moderno ejército de Hitler. En pocos días los alemanes se hacen con el control del país, de forma casi incruenta si la comparamos con otros lugares de Europa. Los alemanes consideraban a los holandeses como arios, así que no sufrieron el racismo con el que los ocupantes nazis se conducían en otros pueblos de Europa.

Obviamente todo esto no aplicaba a los judíos holandeses, que fueron duramente perseguidos. Los que no pudieron huir tuvieron que esconderse –como la famosa Ana Frank– para evitar ser deportados a los campos de exterminio.

Aunque un pequeño y débil movimiento de resistencia intentó ayudarles, también apareció otro grupo que olió negocio en el expolio y deportación de los judíos. Ya se sabe que donde unos ven desgracia hay emprendedores que ven una oportunidad.

Andreas Riphagen era uno de ellos.

La historia de Bernardus Andreas –Dries– Riphagen tiene, al menos de momento, numerosos episodios oscuros y otros tantos borrosos. Pero, al mismo tiempo, nos ilumina esos ángulos muertos que la propaganda tras la guerra ha querido enterrar en las cunetas de la historia. Una realidad más allá de la lucha entre nazis y heroicos resistentes.

Portada del libro
Portada del libro

Lo que sabemos se lo debemos al libro “Riphagen: de Amsterdamse onderwereld 1940-1945”, publicado en 2010 por los periodistas Bart Middelburg  y René Ter Steege y que, por lo que se, de momento solo tiene versión en holandés. También, y ahí es donde conocí al personaje, por una película holandesa recientemente estrenada en español: Riphagen (Pieter Kuijpers, 2016).

Lo primero que sabemos de Dries Riphagen, nacido en 1909, es que en los años 30 es conocido en los bajos fondos de Amsterdam como ladrón y proxeneta. Un matón en todo regla al que apodaban Al Capone. La llegada de la guerra supondrá, por tanto, una oportunidad. Las guerras están hechas a la medida de los matones.

La Columna Henneicke

Con la ocupación  alemana entrará a colaborar con la SD (Sicherheitsdienst, servicio de seguridad) el servicio de inteligencia de las SS. También formó parte de la conocida como Columna Henneicke, un grupo colaboracionista comandado por Win Henneicke –un mecánico de automóviles– y Williem Briede.

Win Henneicke
Win Henneicke

Aunque la propia naturaleza secreta del asunto hace que las cifras solo puedan ser aproximadas, se estima que dicho grupo –cuya actividad duró toda la guerra, hasta mayo de 1945–  lo compusieron entre veinte y treinta personas. Riphagen, en concreto, operaba en Amsterdam, en colaboración con las SS y la policía holandesa, que no pintaba demasiado en esta historia. El cometido de la ‘columna’ era detectar a los judíos escondidos y denunciarlos ante las SS, con el fin de requisar sus pertenencias y enviarlos a los campos de la muerte.

Mientras que muchos miembros del NSB, el partido nacionalsocialista holandés, colaboraron e incluso fueron al frente para defender sus ideales nazis, los miembros de la Columna Henneicke parece que lo hacían solo por la pasta. No estaban a sueldo, Riphagen y sus compañeros recibían incentivos por objetivos.

O sea, cobraban al peso. Al principio, 5 florines por judío, lo que venía a ser una semana del sueldo de un trabajador no cualificado. Riphagen y los suyos lo eran bastante –cualificados– así que pronto recibieron un aumento, de 7,5 florines por judío. Hay quien dice que al final de la guerra la cotización subió hasta los 40 florines por cabeza. Por aquel entonces la Columna Henneicke no funcionaba como tal, ya que fue disuelta el 1 de octubre de 1943, pero tanto Riphagen como otros de sus colegas continuaron trabajando para la Hausraterfassungsstelle (Oficina Central para la Emigración Judía).

Se estima que la Columna Henneicke capturó entre 8.000 y 9.000 judíos, que fueron deportados hacía los campos. Una pasta.

dries-riphagenPero Riphagen maximizaba las ganancias, cobraba dos veces. Tal como se muestra en la película, Riphagen usaba su conocimiento de los bajos fondos de Amsterdam para contactar con ese mundo subterráneo de seres condenados, por ser judíos, a las catacumbas. Se ganaba su confianza y les cobraba por protección, por mantenerlos escondidos: dinero, joyas, lo que tuvieran. Una vez esquilmadas, sus víctimas recibían la visita de las autoridades, que los deportaban a la muerte. La SS se quedaba con las propiedades y Riphagen volvía a cobrar, esta vez la tarifa estipulada por cabeza.

Acaba la guerra

Así podemos imaginarlo vestido con ropas caras, un buen coche y acceso a todo aquello que más escaseaba con la guerra. Se casó y tuvo un hijo, Rob. Una buena vida, hasta que cambiaron las tornas. Los aliados cruzaban la frontera, los alemanes se marchaban y los colaboracionistas tuvieron que despabilar para ponerse a salvo de la presumible venganza de sus compatriotas. Como verán, la venganza tampoco fue para tanto.

A Henneicke no le fue bien, lo mató la resistencia en diciembre de 1944. Pero su colega Briede pudo huir a Alemania, donde murió en la cama, en enero de 1962. Riphagen, por su parte, aprovechó la confusión de esos días, tiró de influencias, de dinero que había guardado en Suiza y Bélgica y pudo salir del país ayudado por… el servicio secreto holandés. Han leído bien. Una vez acabada la guerra, mientras el país celebraba el fin del nazismo el BNV (nombre entonces del servicio secreto holandés) ayudó a algunos criminales de guerra a huir del país.

No parece que, como en el caso de la Operación Paperclip (que merece su propio post), Riphagen tuviera habilidades especiales ni acceso a grandes secretos. Pero parece que sí los suficientes para recibir ese apoyo. En una historia rocambolesca –que no acabo de entender muy bien– en la que aparecen un ataúd, un coche fúnebre y una bici, un agente del BNV llamado Frits Kerkhoven le ayuda a pasar la frontera con Bélgica. En bici y a través de las llamadas Rattenlinien (la ruta de las ratas, por donde los nazis huían de Europa), Dris llega a España, donde es detenido por estar indocumentado. Nuevamente Kerkhoven acude en su ayuda: le libera y procura ropa y unos zapatos con diamantes escondidos en sus tacones que le ayudarán a huir hasta Argentina.

Dries Riphagen en zoon Riphagen (Januari 1944), kosteloos, beeld uit familiealbum Riphagen

Todo esto lo sabemos porque lo cuenta Rob Riphagen, hijo de Dries. Tras la huida de su padre, Kerkhoven, que ya estaba casado con otra mujer, se hace cargo de la mujer y el hijo de Riphagen como si fueran de su propia familia. Dries nunca volvió a ver a su mujer ni a su hijo Rob, que cuando acabó la guerra apenas tenía dos años.

A Riphagen en el exilio no le fue nada mal. Con el dinero robado a sus víctimas calentito y a salvo en bancos belgas y suizos, nunca pasó apreturas. Además, sus cualidades fueron apreciadas en Argentina por el general Perón y su entorno. Como se sabe, muchos fugados de la guerra, nazis y colaboracionistas, encontraron acomodo en la Argentina peronista.

Cartel de la película
Cartel de la película

Con el séquito de Perón realizó varias viajes a Europa, sin ser molestado. En 1973 muere en una clínica privada en Suiza. Es solo ahora, tras la película, que se ha iniciado un tímido debate en Holanda sobre su papel durante la invasión alemana. Hasta ahora, como en otros lugares, se había exagerado convenientemente el papel de la resistencia, una visión tan heroica como falsa de todo un pueblo haciendo frente al invasor. De este manera, se ensombrecía el papel de tantas personas que no solo se adaptaron sin dificultad a los ocupantes nazis, sino que medraron social y económicamente gracias a ellos. Y allí se quedaron, sin ser molestados tras la guerra, celebrando la liberación y la vuelta de la monarquía.

Por estas tierras, por cierto, toda esa música nos suena familiar.

En Holanda nunca hubo una verdadera purga en los organismos públicos,  y unos cuantos responsables de las persecuciones a los judíos y resistentes siguieron viviendo plácidamente en el país. Cosas que pasan. Acababa una guerra y empezaba otra, contra el comunismo, así que policías, confidentes, traidores y otros especialistas en guerra sucia eran necesarios para el nuevo gobierno. Ese tipo de gente siempre son esenciales para los gobiernos. Sus pecados del pasado no podían ser obstáculo de cara a la construcción de un brillante futuro democrático.

Y, como Dries Riphagen, mueren plácidamente en sus camas, celebrando la maravilla de la democracia.

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

35 pensamientos sobre “No hubo justicia para Riphagen”

    1. Muchas gracias Juli. Estoy completamente de acuerdo en tu descripción. Es una ‘afición’ que tengo, buscar historias apasionantes e incómodas a la vez para contarlas luego sin estropearlas demasiado.

      Por cierto, la curiosidad me ha llevado a tu blog y está muy bien. Enhorabuena. El último post del ‘dj’ matinal está muy bien, y el de las bolas de chicle, ni te cuento. Las recuerdo como si fuera ayer.

  1. Personalmente me fascinan estas historias que están detrás de lo que todo el mundo conoce sobre las guerras. Es increíble cómo cualquier persona podía ser la “rata” dentro de un asunto y cómo estaban dispuestos a dejarse vender por cuidar sus propios intereses. En particular Riphagen fue solo uno más de los que lograron escapar. La película “Recuerdos secretos” muestra un caso parecido, excelente película y con un final totalmente inesperado.
    Súper la información que colocaste en este espacio sobre la vida del Riphagen!!!!

    1. Muchas gracias Liza, me alegro de que te haya gustado. A mí también me encantan estas historias, sobre todo las que bordean las líneas sobre el bien y el mal, que suelo poner en la sección ‘la zona gris’. Es fácil juzgar desde una situación cómoda, no tanto verse allí y decidir.
      Claro que no es el caso de Riphagen, una persona sin escrúpulos morales desde el principio hasta el final.
      He visto Recuerdos Secretos (‘Remember’, en España, no tradujeron el título) y es una gran película, estoy de acuerdo.
      Espero que te pases más por este rincón y te gusten algunas otras historias. Igual te gustan, por ejemplo, las de Kurt Gerstein o Lina Rinkel. 🙂

  2. Recién termino de ver la película y buscando información sobre el personaje doy con tu blog.
    Fascinante tema, y que buena película. El cine holandés me encanta, además es una delicia escuchar un idioma que no sea inglés

    Saludos desde Buenos Aires

    1. Muchas gracias por el comentario Luis. la verdad es que no conozco el cine holandés, no puedo opinar. Pero la peli sí está muy bien, me interesó la sinopsis y luego investigar más sobre el personaje.

      1. Gracias por comentar Alicia. Fue ver la peli lo que me llevó a buscar más información para conocer más la historia y por eso escribí este post.

    1. Muchas gracias Grandesio, me lo tomo como un halago.
      Tras encontrarme con la peli me interesó tanto la historia que me dieron ganas de contarla. Y más cuando comprobé que había muy poco (por no decir nada) en español y también poco en inglés sobre el tema. Eso me motivó más.

      1. Hola a todos! Miguel, hoy vi por Netflix la película Riphagen. Me pareció una historia muy bien contada, sin tanta parafernalia Hollywoodense, pero concreta y a los que nos gusta la historia, apasionante.
        Curiosamente, al igual que mi compatriota Luis FIori que también comentó en tu blog, busqué mas información sobre Dries Riphagen y di con tu blog.
        Vivo en Córdoba. La segunda ciudad en importancia después de Buenos Aires.
        La verdad es que en la posguerra y bajo el mandato de Perón, Argentina se convirtió lamentablemente en un paraíso para todos los criminales nazis.
        El cine ha contado infinidad de historias. Pero hombres como Menguele, Eichmann etc, se ocultaron durante muchos años en mi país.
        En el interior de mi provincia hay una localidad que se llama Mar Chiquita, también conocida antiguamente como el mar de Ansenuza. A las margenes de este “mar” mediterráneo hay un hotel llamado el “Gran Hotel Viena”. Se tejieron sobre el mismo, numerosas historias. Llegó a ser en su momento uno de los hoteles mas lujosos de sudamérica. Hoy un museo. Tales historias hablan de reuniones secretas entre el mismo Perón y Hitler.
        Las mismas carecen de veracidad histórica, pero ponen de manifiesto los fuertes lazos entre los nazis y el gobierno peronista.
        Sus fundadores fueron alemanes, y de la noche a la mañana, cuando la suerte de los nazis estaba echada, abandonaron el hotel llevándose algunas posesiones con ellos, pero quedando semejante estructura (los invito a que los vean por You Tube) abandonada a la suerte de los años, las inundaciones del lugar y la piratería que nunca falta.
        El mismo tiene un aspecto espectral recortado sobre el horizonte. Su jefe de seguridad (alemán) murió asesinada alli.
        Perdón por irme del tema principal, pero comparto la pasión por estos temas.
        Miguel, muy bueno el comentario, te felicito.
        Saludos a todos.
        Hernán Ladu.

        1. Muchas gracias Hernán por pasarte por aquí y comentar.
          Y muchas gracias por la historia del Gran Hotel Viena, enriquece el post. No la conocía y estuve mirando por ahí. También da para una película.

      2. gracias por profundizar y dar datos. se con toda certeza, que ese tio, esta en lo más profundo del infierno por todo el mal que hizo a personas inocentes.

        1. Gracias a ti Jero, por leer y comentar. Yo sigo lamentando que no hubiera justicia para Riphagen ya que de lo del infierno no estoy muy seguro.

  3. Excelente pelicula y muy prolija descripción. Historias como estas son apasionantes en godo sentido. La miseria humana en un contexto historico demencial.
    Como argentino me llama poderosamente la atención el casi nulo debate o análisis crítico sobre el papel que jugó el peronismo como “anfitrión” de la cupula nazi.

    1. Gracias por el comentario Leo. Eso que dices es uno de mis temas favoritos, hay varias historias en este blog que van por ahí.
      La verdad es que sometido a situaciones tan límite el ser humano responde yéndose a los extremos, buenos o malos. Por eso es interesante estudiar esas situaciones, para conocernos mejor sin necesidad -ojalá- de pasar por ellas.
      Y lo del peronismo como anfitrión de los nazis es algo parecido al refugio que dio Franco en España a los mismo, un tema sobre el que se suele pasar de puntillas.

  4. Hola, soy Holandesa de nacimiento, pero Española por vivir casi 45 años en España, hay algo en el articulo sobre Riphagen, el Señor Frits Kerkhoven no estuve casado con la esposa de Dries, el ya estaba casado y su mujer no queria divorciar, si que cuidaba de la mujer de Riphagen y su hijo Rob que es mi marido, que nunca ha conocido a su padre, nacio en 1943 no tenia 3 años cuando su padre se marcho.
    Hemos estado en el estreno en Utrecht, mi marido estuve en television y radio, toda su vida ha sufrido por tener ese hombre como padre.

    Vamos en Marzo a Argentina para ver donde ha vivido, si hay gente que se acuerdan de el, ver el pais, veo que hay gente de Argentina que escriben en su blog.

    Es verdad que hay muy poco informacion y nada en Español, no se porque el libro no esta traducido a otros idiomas, tengo contacto con uno de los escritores y lo preguntare, ese señor es un gran amante de Argentina.

    1. Hola Johanna. En primer lugar, muchísimas gracias por comentar, es todo un honor y un privilegio para mí y supongo que para todos los lectores que se acerquen por aquí y lean el post y tu comentario.
      Gracias por las correcciones, ya están hechas, espero haberlas entendido bien.
      Siento lo de Rob. esta claro que los hijos no heredan las virtudes ni los pecados de los padres, aunque supongo que debe ser difícil vivirlo, incluso aunque te lo repitas muchas veces. Sobre ese tema también tengo un post que igual te interesa:

      http://www.miguelgarciavega.com/bajo-el-nombre-del-padre/

      Espero que vuestro viaje a Argentina sea provechoso y si hay alguna novedad o cualquier cosa que quieras compartir estaremos encantados (creo que tb puedo hablar por los lectores).

      Un abrazo.

      1. Hola Miguel,

        Gracias por tu contestacion, he visto que lo has cambiado y lo has entendido perfectamente a pesar que mi Español escrito no es nada perfecto, pero al leer el articulo sentia la necesidad de escribirte para aclarar eso, tambien por tener informacion de primera mano.

        Mi marido ha visto los escritos y el articulo y me ha dicho que si quieres saber mas el te escribire con mi ayuda porque su castellano no es suficiente, vive desde el 2008 en España.

        Hay que escribir aqui o tienes un email donde recibes la informacion?

        Gracias por tus bonitas palabras hacia mi, y por mandar el link, estoy ahora con el libro de Katrin Himmler en aleman, que no es nada facil, no se si hay uno en castellano, tenemos muchos libros sobre la guerra y la posguerra,los judios todos en Holandes.

        Un abrazo

  5. Hola miguel , muy bueno el post. Como muchos que opinaron aqui, yo tambien luego de ver la pelicula cai aqui, que es donde mas informacion hay. Seria bueno poder leer el libro, ojala salga pronto en español. Yo soy de cordoba , y aqui la historia dice que durante los gobiernos de peron, se vio a muchos nazis esconderse aca, y esto personalmente me toco muy de cerca, en el sentido que soy un gran lector de la historia y sobre todo del peronismo, que como todo en la vida, tuvo cosas buenas y malas, y creo que riphagen seria de esas cosas malas, porque no se permitio que haya justicia para sementaje criminal. Bueno muchas gracias por la info compartida, saludos.

    1. Muchas gracias a ti por leer y comentar David. Por los comentarios aquí veo que todavía está pendiente una buena investigación sobre esos nazis que llegaron a Argentina y su relación con el gobierno de Perón, sería muy interesante.
      A mí también me gustaría poder leer el libro de Riphagen en español, tal vez pronto 🙂

  6. Excelente información gracias por compartir, al igual que muchos ddesconocía esta historia y después de ver la película me quede con ganas de saber más y tu post esta genial, saludos desde Buenos Aires

    1. Muchas gracias Laura, es todo un honor convertirme, sin pretenderlo, en el ‘altavoz en español’ de esta apasionante historia. Algún volveré sobre ella.
      Saludos a ti a toda la comunidad argentina que se está pasando por este rincón, por lo que veo sois mayoría absoluta.

  7. Muchoa nazis se desperdigaron por todo el mundo, sobre todo en EE.UU. para luchar contra el nuevo enemigo, la Rusia Comunista. En Sudamérica se asentaron muchos nazis pero no fuimos los únicos en recibirlos. Como escribí más arriba en EE.UU. también recibieron la hospitalidad capitalista siendo el Vaticano quien daba los pasaportes falsos para que esos genocidas pudieran vivir tranquilamente y trabajar para el llamado Mundo Occidental o Capitalista.

    1. Tienes toda la razón Fabián, gracias por comentar. En su día se tapó (seguridad nacional y todas esas típicas excusas) pero creo que llegó la hora de saber.

  8. Excelente post Miguel. Mi nombre es Juan Alarcón, soy de Santa Fe, Argentina.
    Amo y siempre amare mi país, pero lamentablemente lo han manchado algunos gobernantes con este tipo de actos, refugiando a personas que merecían ser enjuiciadas por sus crímenes. Fuldner, Heichmann, Menguelle, Drieus…
    Te vuelvo a felicitar por tu escrito..
    Saludos desde Argentina

  9. Hoy conocimos a traves de la hermosa pelicula a este oscuro ser humano Dries; lo que mas lamentamos, a parte de la falta de justicia para tantos seres que esta persona vilmente mando a matar, y nos indigno como argentinos es, que el “Sr. Peron ” lo recibiera y seguramente aprovechara sus conocimientos para aplicar ciertas practicas por “la banquina” en este querido pais. Felicitaciones a la productora.

  10. Hola soy Hernan de Buenos Aires, Argentina. Acabo de ver la pelicula en Netflix y es apasionante. Suscribo lo que han dicho sobre que Argentina fue un paraiso para los nazis en la epoca de Peron. Siempre fue un secreto a voces o bien cierta informacion solo manejada por algunos periodistas, pero cada vez es mas contundente la informacion sobre la enorme cantidad de nazis refugiados en Argentina. Documentales que muestran a aquellos nazis en filmaciones caseras en Super 8 (en la decada del 60) en la ciudad de Bariloche en la Patagonia, bunkers nazis tanto en el norte (Misiones) como el Oeste (Bariloche) Muchos trabajaron en el Hotel LLao LLao donde incluso se sospecha estuvo Mengele (hay una pelicula argentina llamada Wakolda). Lamentablemente estas verdades historicas son incomodas porque el peronismo (aunque ahora totalmente desprovisto de sus ideas fascistas) sigue teniendo fuerza como movimiento politico y no quiere dejar a Peron “pegado” a los nazis.
    Saludos!

  11. Hola a todos, he visto la pelicula y me gustó. La justicia no impartida en vida, provoca un doble sufrimiento a los afectados. En España muchos sabemos de que va el tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *