himmler-esposa-gudrun

Bajo el nombre del padre

Tiempo lectura: 7 minutos

El 30 de abril de 1945 Hitler se suicida en el búnker. El 7 de mayo, el general Jodl, jefe de lo poco que quedaba del ejército alemán, firma la rendición ante británicos y estadounidenses, el 8 ante los soviéticos.
Europa en ruinas, Alemania arrasada. Los responsables intentan escapar.  Algunos lo lograrán, esfumándose o pasando a trabajar para los vencedores. Pero los más notables no pueden huir de la muerte a la que habían convocado.
Hitler y Goebbels se suicidan antes de ser capturados. Bormann, aunque la causa no está del todo confirmada, también muere. Entre los capturados hay quien consigue suicidarse –Himmler y Goering– y otros que son ejecutados tras un juicio.
Pero sus muertes, su desaparición, no borran el horror y la vergüenza. Quedan los hijos de los nazis. Dejan hijos que han de cargar con apellidos infames, con una culpa que no es suya. A su manera, también son víctimas de sus padres. Se firma la paz pero ¿hasta cuándo dura una guerra?

Los hijos de Hitler

Sobre el tema hay un documental que recomiendo, Los hijos de Hitler (Chanoch Zeevi, 2012). En el mismo participan algunos de estos huérfanos que habían pasado de ser unos niños privilegiados que vivían en un mundo irreal a convertirse en adultos que debían esconder su apellido, acosados por una culpa ajena de la que no es fácil desprenderse.

Monika Goeth

A algunos, como Monika, hija de Amon Goeth, se les ocultó la verdad durante muchos años. Amon era el comandante del campo de concentración de Plaszow. Para resumir diremos que se hizo famoso por su aparición en La Lista de Schindler, interpretado por Ralph Fiennes. Goeth fue declarado culpable de crímenes de guerra “a un gran número, no aclarado, de personas” y ejecutado en la horca en septiembre de 1946.

Amon Goeth y Ralph Fiennes en La Lista de Schindler
Amon Goeth y Ralph Fiennes en La Lista de Schindler

Sin embargo, la madre de Monika le decía que su padre dirigía un campo “donde se trabajaba. “¿Por qué había niños y ancianos en un campo de trabajo?”, le preguntaba Monika. E insistía “¿Pero él no les hacía daño a los judíos? Bueno, sí mató a unos pocos”, le contestó su madre, negándose a más detalles. Y si la hija insistía, la madre montaba en cólera.
Por aquella época Monika frecuentaba un bar de Munich, en el que había un camarero alto y guapo llamado Manfred. Un día Manfred se remangó para fregar y ella vio el tatuaje con su número. Le preguntó en qué campo había estado, pero él no quería hablar de ello. Ante su insistencia le confesó que en Plaszow.
Mi padre también estuvo allí ¿conociste a mi padre? No puedo conocer a todo el mundo, Monika, en Plaszow había mucha gente. Mi padre era Goeth, el comandante de Plaszow, tenías que conocerle. De repente se puso blanco como la cera, me miró fijamente y dio un paso atrás. ¿Ese Goeth? Gritaba: un asesino, un cerdo. Yo estaba confusa ¿a qué te refieres?”.
En aquel bar de Munich Monika conoció finalmente a su padre. “Me parezco físicamente a mi padre, pero yo no soy Amon, ni tampoco tengo absolutamente nada en común con él”.

Niklas y Gudrun

“Mi madre debía estar agradecida a Hitler y Himmler por los guetos y por los supermercados que hacían un descuento especial a la familia Frank. Le encantaba pasar con su mercedes por delante de los vigilantes de la SS para ir a comprar.
Yo podía ir en el asiento delantero (…) Pero lo que más me gustaba era pasear por un campo de barracones rodeado de alambre de espino. Hoy se que era el ala externa de un campo de concentración. Entonces yo solo veía a mi tío vestido de uniforme con un burro. Me reía a carcajadas cuando sentaban a hombres delgados en el burro (…) El burro se sacudía y los hacía caer. Les costaba trabajo levantarse y no les hacía tanta gracia como a mí. Los sentaban una y otra vez, uno tras otro (…). Fue una tarde genial, después entraba a tomar chocolate con los oficiales”. (Niklas Frank)
“Hoy hemos estado paseando por el campo de concentración de Dachau y papá me ha enseñado la huerta donde crecen las lechugas y los cereales. Después hemos visto los cuadros que han pintado los prisioneros. Eran todos muy bonitos. Al final hemos almorzado muy bien”. (Gudrum Himmler).

Niklas Frank junto a sus padres. Su padre era Hans Frank, gobernador general de Polonia.
Niklas Frank junto a sus padres

El primer testimonio es de Niklas Frank, el segundo de Gudrun Himmler. Pueden notar las diferencias ¿verdad? En el segundo los prisioneros no se ven, no están, no existen.
Niklas Frank es hijo de Hans Frank, un cercano colaborador de Hitler y gobernador general de Polonia durante la guerra. Culpable de crímenes contra la humanidad en Nuremberg, Hans fue ahorcado en octubre de 1946.
Su hijo se hizo periodista e investigó y denunció los crímenes de su padre, realizando una condena agria y dura, sin paliativos. Escribió dos libros “rompiendo el tabú del amor a los padres”, como él mismo afirma. Tras jubilarse como periodista de la revista Stern, recorre las escuelas leyendo fragmentos de sus libros para enseñar a los niños el horror del nazismo.
Gudrun Himmler es otra manera de enfrentarse al recuerdo. Su padre era Heinrich Himmler, máximo jefe de las SS, responsable de los campos de exterminio. Gudrun se ciñe a la versión oficial del nazismo y convierte Dachau en una versión bucólica de campo de trabajo para prisioneros reeducados.
Claro que cuando escribe su diario es una niña fascinada por su padre, alguien muy importante y poderoso. Gudrun, a quien su padre llamaba Püppy (muñequita), era su favorita (aparecen los dos, junto a la madre, en la foto de inicio).
Heinrich Himmler junto a su hija Gudrun
Heinrich Himmler junto a su hija Gudrun

Ella le ha correspondido con adoración durante toda su vida. Una vez acabada la guerra siguió declarándose abiertamente nacionalsocialista. Se convirtió en una importante revisionista y colaboró en la creación de grupos neonazis.
En 1951 se unió, junto con su marido, Dieter Wolf Burwitz –del que cogió el apellido– a “Stille Hile” (ayuda silenciosa) una organización que de manera discreta ofrecía ayuda a los nazis en busca y captura por las autoridades. A sus 85 años, la conocida como “princesa del nazismo” mantiene aún viva la exaltación de la figura de su padre, de quien dice que no se suicidó sino que lo asesinaron.
Gudrun apenas se deja ver en público y solo responde, de manera muy selectiva, por teléfono. Obviamente no aparece en el reportaje, ya que niega el Holocausto. Los que sí aparecen son otros testimonios de la siguiente generación, la de los nietos. El sufrimiento quizás se atenúa con el tiempo, pero no se borra.

¿Dónde está la línea?

Bettina, sobrina nieta de Goering, decide hacerse una ligadura de trompas  “para no traer al mundo a más goerings”. En cambio, Katrin Himmler, autora de varios libros sobre su familia, sí ha tenido hijos. Para ella, el bien o el mal no se llevan en la sangre, eso sería darle la razón a las absurdas y dañinas ideas de su abuelo Ernst y del hermano de su abuelo, Heinrich.
Katrin, es quien, en mi opinión, hace la pregunta esencial de todo el asunto. “¿Dónde queda el amor por los padres si uno es sincero y sabe realmente lo que hicieron y pensaron? Creo que la pregunta más difícil es ¿dónde se pone el límite? ¿desde qué momento pasa a ser imposible amar a esos padres, o hasta cuándo se puede?¿dónde está el punto de ruptura?”.
Según ella, la mayoría de los descendientes se debaten en los dos extremos: la ruptura total con sus padres (Niklas) o la fidelidad a ultranza (Gudrun), ya que la postura equilibrada es muy difícil.

Familia Goebbels. Magda, la madre, les 'ahorró' el dilema envenenando a todos su hijos antes de suicidarse. El mayor, de uniforme, se salvó.
Familia Goebbels. Magda, la madre, les ‘ahorró’ el dilema envenenando a todos su hijos antes de suicidarse. El mayor, de uniforme, se salvó.

¿Cómo evitar los buenos recuerdos familiares, una niñez feliz junto a tus padres? Pero ¿cómo evitar que en ese recuerdo se cuelen los fantasmas de tanto muertos y torturados? Debe suponer una desazón constante que vuelve y vuelve, que nunca se despega del todo. Una vida en constante huida de tus orígenes.
Kitty, hermana de Niklas Frank, se suicidó a los 46 años, la edad en que su padre fue ejecutado; y el hermano mayor, Norman, se fue a vivir a Argentina, desde donde, harto de la admiración de la comunidad nazi allí establecida, huyó a la selva y luego a los Andes, hasta que años después volvió a Alemania a petición de su madre.
Dice la historia que aquella guerra en Europa duró unos 5 años, de octubre de 1939 a mayo de 1945. Sobre el papel todas las guerras tienen un principio y un final. Sobre el papel.

Quizás es momento de ver esta enorme película, si no la has visto ya. La caja de música, de Costa-Gavras. Ojo, el trailer tiene spoilers. En youtube está entera en castellano.


GuardarGuardar
GuardarGuardar
GuardarGuardar
GuardarGuardar
GuardarGuardar
GuardarGuardar

Un comentario sobre “Bajo el nombre del padre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.