Archivo de la etiqueta: religión

Salazar y las brujas de Zugarramurdi

Tiempo lectura: 5 minutos

Alonso de Salazar y Frías nace en Burgos en 1564, en una próspera familia de comerciantes bien conectados. Estudia Derecho Canónico en Salamanca y Sigüenza y luego se hace sacerdote.
Bien dotado intelectualmente, a Salazar se le abre una buena carrera en una empresa que, podríamos decir, era el Ibex 35 de la época. Según su biógrafo, el prestigioso historiador danés Gustav Henningsen, era “uno de los clérigos más brillantes de la Corte”.
Tras su paso por las diócesis de Jaén y Toledo, le cae un marrón. Uno gordo, de esos que pueden disparar tu carrera o masacrarla. En 1609 es designado inquisidor de Logroño. Mal momento con la epidemia de brujas surgida en Zugarramurdi y otros lugares de el Pais Vasco.  El mayor proceso contra la brujería de la historia en marcha. Unas 5.000 personas encausadas.
En medio de aquella locura cayó Salazar, un racionalista hombre de letras ¿Qué pasará?
Seguir leyendo Salazar y las brujas de Zugarramurdi

Speculum al foder (Tratado sobre el f***ar)

Tiempo lectura: 7 minutos

 

“Alguns van afirmar que mai no és bo de fer l’amor. Els que parlen així diuen una gran mentida. Només cal veure el que opinaven d’això els gran savis Hipòcrates i Gal·liè. Aquest últim escriu (…) que els homes joves que tenen molta esperma i tarden massa a fer l’amor tenen el cap feixuc, s’escalfen, perden la gana i, per consegüent, moren”(1).
(Speculum al foder, Anónimo, s.XIV-XV)

Hace poco descubrí el tratado Speculum al foder, una obra única en la literatura medieval, considerado el primer Kamasutra occidental. Es una especie de manual sobre sexo datado sobre finales del siglo XIV o principios del XV. Es de autor anónimo y está escrito en catalán, lengua que se habla por las tierras donde vivo con el propósito manifiesto de molestar al resto. No se preocupen, les pondré fragmentos del texto original traducidos al final del post al castellano.

Su título traducido al castellano vendría a ser algo como Tratado sobre el follar y se conservan dos ejemplares: uno completo –manuscrito 3356– y otro parcial –el 10162, perteneciente en su momento al Marqués de Santillana, el puñetero– ambos hoy día propiedad de la Biblioteca Nacional de España. No me consta que hayan sido reclamados por la Generalitat, siempre preocupada por lo accesorio y despistada en lo fundamental.

Seguir leyendo Speculum al foder (Tratado sobre el f***ar)

Delito de solicitación, confesiones en caliente

Tiempo lectura: 4 minutos

Fray Juan de Santisteban, dominico que reside en el monasterio de su orden de Saelices, fue testificado por un testigo mujer de que por espacio de dos años que la confesó algunas veces, en tres o cuatro confesiones, habiendo comenzado a decir sus pecados la solicitó para tener cuenta carnal con ella diciéndole palabras lascivas y deshonestas tomándole sus manos y poniéndolas en las partes vergonzosas  de él hasta venir en polución”.

Fray Juan Sánchez, Prior que fue del monasterio de Santo Domingo de Ciudad Rodrigo fue testificado por un testigo mujer de que estándola confesando en la capilla mayor del dicho monasterio, la dijo palabras de amores y la tocó las manos el dicho fraile a las partes vergonzosas, y llegó a tocar sus partes de él con las de ella”.

Seguir leyendo Delito de solicitación, confesiones en caliente

La resurrección de Jesús según Mateo

Tiempo lectura: 5 minutos

La verdad os hará libres (Juan 8, 32)

Jesús, dando de nuevo un fuerte grito, expiró. 51 La cortina del templo se rasgó de arriba abajo en dos partes, * 52 la tierra tembló y se hendieron las rocas; se abrieron los monumentos, y muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron, * 53 y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de El, vinieron a la ciudad santa y se aparecieron a muchos. 54 El centurión y los que con él guardaban a Jesús, viendo el terremoto y cuanto había sucedido, temieron sobremanera y se decían: Verdaderamente, éste era hijo de Dios”.

San Mateo 27: 50-54

 

No soy un voz autorizada en estos temas. En primer lugar no soy doctor de la Iglesia y en segundo he de confesar que mi fe es quebradiza, andando entre el culto subgenio y el pastafarismo según con qué pie me levante. Pero como a la vez tengo un alma inquieta, llega la Semana Santa y a mi alrededor (en el trabajo, en el parque, en el bar durante el descanso del derbi), todo el mundo debate sobre teología y la vida, figura y pensamiento de Jesús de Nazaret, he querido informarme. Para ello he cogido el ejemplar de La Biblia que tengo en casa, edición Nácar-Colunga, que según tengo entendido es una versión fetén, o al menos la más común por estos lares.

Y me he encontrado con el fragmento arriba indicado. Vuelvan a leerlo y reflexionen.

Seguir leyendo La resurrección de Jesús según Mateo

Las Cañitas

Tiempo lectura: 4 minutos

Junio de 1603 en las Españas, concretamente Salamanca. La relación entre Inés de Santa Cruz y Catalina Ledesma era la comidilla, “había mucho escándalo y murmuración en el barrio”, según el acta. ¿Y por qué? Por “bujarronas”. ¿Qué me dices? Lo que oyes, ¿cómo te quedas? ¿No te habías enterao todavía? Si todo el mundo lo sabe, las cañitas les llaman.

Pero aquello no quedó en habladurías de tasca y lavadero. Aquello fue a juicio porque no se podía tolerar. Y del juicio quedaron actas, enterradas en el archivo de Simancas hasta que fueron rescatadas por el historiador Federico Garza Carvajal. Las sospechosas ya habían sido juzgadas dos años antes en Valladolid por el nefando crimen. El escribano no quería dejar lugar a dudas: “trataban una con la otra carnalmente como hombre y mujer poniéndose la una debajo y la otra encima y tenían un instrumento de caña hecho a forma de natura de hombre con el cual se conocían la una a la otra carnalmente y por dicho delito fueron desterradas de la dicha ciudad…«.

Aunque ellas no escarmentaban, eran reincidentes y parece que en Salamanca seguían igual, pecando contra natura obstinadamente. Según el explícito escribano, Inés “con sus manos la abría la natura a la dicha Catalina hasta que derramaba las simientes de su cuerpo en la natura de la otra por lo cual las llamaban las cañitas y esto es público y notorio entre las personas que las conocen”.

Seguir leyendo Las Cañitas

La procesión de Genarín

Tiempo lectura: 4 minutos
 «Y siguiendo tus costumbres
que nunca fueron un lujo
bebamos en tu memoria
una copina de orujo.»

En la noche del Jueves a Viernes Santo de 1929, 30 de marzo para más señas, Genarín recorría su ruta habitual por el leonés barrio de San Lorenzo, lugar poco recomendable para almas cándidas y en el que él era casi una leyenda. En la base del tercer cubo de la muralla, a la altura de la calle de Las Carreras, el bueno de Genaro decide hacer hueco en su vejiga para el nuevo orujo por venir. En ese momento, el pellejero, cual moderno Cable Hogue, es arrollado por el progreso; concretamente por el primer camión de la basura de la ciudad de León. Allí quedó atrapado Genarín, entre el camión y la muralla. Cuenta la leyenda que la Moncha, una de sus prostitutas habituales, lo vio y cubrió su cuerpo con un periódico.

Una muerte anónima de un humilde pellejero en un arrabal de una ciudad de provincias. Más de 80 años después, unas 15.000 personas lo recuerdan en procesión.

Seguir leyendo La procesión de Genarín