Archivo de la etiqueta: pintura

El naufragio de la Medusa

Tiempo lectura: 9 minutos

 

En el Salón de París de 1819, un cuadro de entre todos desata el escándalo y la polémica: “La balsa de la Medusa”. El resultado es el que su autor, Théodore Géricault, había previsto. Tiene 27 años y quiere entrar en el edén de la pintura como un trueno. Con esa idea ha escogido el qué y el cómo de su presentación en la sociedad artística.

El ‘cómo’ convierte la obra en una de las más emblemáticas del Romanticismo en la pintura. No abundaré en ello porque no soy un experto y porque el motivo de este post es el ‘qué’, el tema escogido por Géricault: el naufragio de un barco francés llamado La Medusa. Un hecho real que tiene conmocionado a todo el país en aquellos días.

Un naufragio siempre es una tragedia, pero para lo que se sufrió en aquella balsa a la deriva la palabra se queda corta.

Seguir leyendo El naufragio de la Medusa

Van Meegeren, el arte y el comercio

Tiempo lectura: 7 minutos

 

Han van Meegeren siempre quiso ser un pintor trascendente, dejar un legado. Y lo logró, aunque no exactamente como había imaginado en su juventud.

También gustó siempre de los placeres que proporciona el dinero, que no da la felicidad pero como diría Woody Allen “procura una sensación tan parecida, que se necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia”.

Una definición que, seguro, hubiera sacado una sonrisa ancha a van Meegeren, un especialista en difuminar la línea entre lo auténtico y la copia. Porque van Meegeren ha pasado a la historia por su obra pictórica, solo que con una particularidad: pintaba y vendía sus cuadros como si fueran auténticos Vermeer.

Engañó a todo el mundo hasta que, para salvarse, tuvo que probar ante un tribunal que era un falsificador excepcional. ¿Cómo se quedan?

Más detalles, justo aquí abajo, en los siguientes párrafos.

Seguir leyendo Van Meegeren, el arte y el comercio

Elizabeth Siddal ¿heroína o víctima del arte?

Tiempo lectura: 5 minutos

 

En 1849 Elizabeth Siddal todavía no sabía que iba a pasar a la historia como la Beatriz de Dante o la Ofelia de Shakespeare. No imaginaba que iba a ser una ‘supermodel’ del siglo XIX. Y no solo musa, también artista. Lizzie tenía en ese momento 19 años y trabajaba en una tienda de sombreros, en Londres. Necesitaba el trabajo. Su familia, de presunto origen noble, hacia un tiempo que había cogido el ascensor social hacia abajo a toda pastilla. 

Pero un día entró en la tienda Walter Deverell, un pintor que al instante supo que aquella muchacha era perfecta para el nuevo ideal de belleza que intentaba imponer. Siddel aceptó posar para Deverell y su vida cambió totalmente.

No se si para bien o para mal, eso lo decidirán ustedes si se quedan a leer su historia. 

Seguir leyendo Elizabeth Siddal ¿heroína o víctima del arte?