the wire,serie televisión, series tv,HBO

El fiscal quiere más The Wire

Tiempo lectura: 4 minutos

El otro día, el fiscal general de EE.UU. ‘ordenaba’ una nueva temporada de The Wire, o en su defecto, una película para rematar la serie. “Si no hacen una nueva temporada deberían hacer una película. Se han hecho otras películas de HBO y esta es una serie que merece una película«, dijo Eric Holder, quien prosiguió:  «Quiero una temporada más o quiero una película. Tengo mucho poder Sr. Burns y Sr. Simon (creadores de la serie)».
Evidentemente el comentario era una broma, hecha durante de un acto contra el consumo de drogas en el que fiscal estaba acompañado de tres actores de la serie:  Wendell Pierce (Bunk), Sonja Sohn (Kima) y Jim True-Frost (Prez).
El fiscal general de los EE.UU. se ha declarado fan incondicional de la serie y por eso estaba reclamando más. La que ha sido, posiblemente, la mejor serie de televisión de la historia (me pongo estupendo solo cuando creo que tengo mis razones) fue emitida por la cadena de cable HBO de 2002 a 2008, en 60 capítulos repartidos en cinco temporadas.
Por resumir algo tan complejo en pocas palabras, la serie muestra la lucha contra el tráfico de drogas de una unidad especializada de la policía de Baltimore, en Estados Unidos.

Traficantes y policías en un laberinto de espejos, eso es The Wire. «Las reglas cambian, el juego sigue igual» es su slogan.

Aunque la serie es mucho más que eso, es un relato complejo, profundo e inteligente de la vida en una ciudad estadounidense muy concreta, Baltimore, que nos enseña la vida social, económica y política actual en cualquier ciudad de lo que venimos a llamar Occidente. Conservando estos vídeos, los habitantes  del futuro (si los hubiere) podrán saber quiénes y cómo éramos a principios del siglo XXI con más claridad y profundidad que en las noticias. Ed Burns y David Simon habían mamado durante años los escenarios de la serie y se empeñaron en hacer algo tan local y lo hicieron tan bien que lo convirtieron en universal. Suele pasar. Aunque no es un tratado político ni sociológico: también te ríes, te emocionas, te identificas con los personajes, te sorprendes; te diviertes como un enano.
Pero no es de eso de lo que quería hablar ahora. Un análisis de la serie lo dejo para más adelante, es tan grande que me sigue dando miedo abordarlo.

Políticos ante el espejo

Lo que me ha interesado ahora de la noticia es ver la diferente cultura televisiva, y hablamos ahora de buena televisión no de Sálvame, que tienen los políticos estadounidenses y los nuestros. De entrada se me paran los pulsos sólo de imaginar qué es lo que le gusta de la tele al bueno de don Mariano, por ejemplo. Y no estoy hablando de los programas de ficción informativa que cometen los freakies de Intereconomía y similares, sino de lo que el mundo civilizado entiende por ficción; como, en este caso, las películas que ‘regalan’ diarios como ABC y La Razón en sus promociones. Consulten el catálogo y maravíllense.
Por cierto, pido perdón porque aparezcan en el mismo texto Intereconomía y HBO. Son dos canales que hacen televisión, sí, pero es como si Messi y yo nos cambiáramos en el mismo vestuario. Ruego disculpen las molestias.

Pero no me refiero sólo a los gustos, sino simplemente a que declararse   públicamente aficionado a una serie de televisión no entra en la estrechez de miras de los políticos españoles. Que me perdonen los que lo hayan hecho en alguna ocasión, cada regla tiene sus escorpiones, como dice el poeta.
También el presidente Obama se declaró en su momento fan de la serie, especialmente de unos de sus personajes, Omar (y quién no). Que el presidente del gobierno se declarase aquí seguidor de una serie que retrata la ineficacia del sistema económico y político, la corrupción y las mentiras de policías y medios de comunicación no parece, de momento, muy probable. O tal vez sí, mientras sea una serie extranjera. Durante el franquismo no había problema en proyectar cine negro americano, el corrupto era el policía yanqui, no el de aquí. Así de obtusa era la dictadura. Perdón, el régimen autoritario.

Omar Little, el favorito de Obama y de todos. El mejor Robin Hood de la historia.
Omar Little, el favorito de Obama y de todos. El mejor Robin Hood de la historia.

Se puede aducir que lo que hacen los políticos estadounidenses es hipócrita: en lugar de intentar remediar el desastre hacen como que no va con ellos y se ponen al frente de la manifestación, así consiguen buena prensa. Bueno, tal vez, pero al menos muestran más cintura y un poco más de autocrítica.

¿Hace falta?

Finalmente, yendo al fondo de las declaraciones. ¿Hace falta más The Wire? Tengo un amigo, que seguro está leyendo esto, que dice que “lo bueno si breve me cago en dios”. Es una manera de verlo. Si emitieran un nuevo capítulo o una película, en un pase único a las cinco de la mañana, muchos y muchas estaríamos allí clavados en la pantalla.
Pero así en frío, parece mejor no tocarlo. La foto salió perfecta, no añadamos photoshop porque lo más probable es que nos la carguemos.
Mi humilde opinión es que no hace falta más The Wire, aunque sí hacen falta más thewires. Señores y señoras de la tele, estamos esperando.

Posts relacionados:

  • 84
    Crematorio: cuando eres poderoso dejas de ser todo lo demáshttp://www.youtube.com/watch?v=wUyhmEx2lGM Ya ha salido en DVD y Blu-ray, tal vez la estén reponiendo ahora en el Canal+ y me han dicho que también corre por Internet. Mañana lunes 30 de enero empieza en La Sexta. Una serie tan realista que…

5 comentarios sobre “El fiscal quiere más The Wire”

  1. Una vez más voy a ser contradictorio: qué pena que no pueda dejar comentario alguno a esta entrada, al no haber visto ningún capítulo de esta parece ser que maravillosa serie.
    Como soy, no me callo ni bajo un charco.

  2. Como llevo tanto tiempo «fuera» y ya que hablamos de ello la última noche, aquí va un comentario más sobre esta maravilla de serie. Recientemente volví a verla entera. Debo reconocer que, al principio, me dio pereza, pero con dos capítulos ya estaba enganchada de nuevo. Mi temporada favorita es la cuarta.
    Estoy de acuerdo en que no necesitamos más The Wire. Con la escena final, podemos imaginar como sigue la historia; una escena final tan magistral como triste, si has visto toda la serie, pues no hay lugar a la esperanza… La mierda no se hunde, sale flotando, siempre, a la superficie…
    Apoyo la idea de que necesitamos más thewires –ojalá abundaran «por aquí»– por eso te recomiendo Tremeinsisto–, porque David Simon demuestra una vez más que es un genio con un gran corazón que no pierde de vista la realidad.
    A mi me parece, simplemente, hermosa. Humor y tragedia cogidos de la mano, siempre. Eso sí, cuesta entrar pero, en dos o tres capítulos, estás ya navegando por sus profundidades. Aquí, el tráiler.

  3. The Wire de verdad es muy buena, de otras que pasó HBO me gusta Boardwalk Empire y True Blood. Ahora lo veo mucho porque sé que entre laspeliculas de HBO va a haber muchos estrenos. Dicen que serán muy buenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.