El Münchener Post contra Hitler

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Descubierto en documentos secretos y denunciado en exclusiva en el Münchener Post, en diciembre de 1931: “Para la solución final de la cuestión judía (Endlösung der Judenfrage) se propone utilizar a los judíos en Alemania para el trabajo esclavo o para el cultivo de los pantanos alemanes administrados por una división SS especial”.

Repito la fecha por si se les pasó por alto: diciembre de 1931.

Hitler y el nazismo no nacen en Auschwitz. No brotan repentinamente para perpetrar uno de los mayores horrores de la historia. Hasta llegar allí recorren un largo camino. Y, aunque la “solución final” era un  asunto que se llevaba de forma discreta, las señales estaban ahí. Hubo gente que las vio. Por ejemplo, en Munich un pequeño grupo de valientes periodistas lo publicó mientras pudo: era el Münchener PostSe conservan pocos documentos, ya que el diario fue arrasado tras la llegada de Hitler a la cancillería. Lo poco que se sabe en estos momentos sobre el periódico se debe sobre todo al periodista estadounidense Ron Rosenbaum que en su libro Explicar a Hitler, los orígenes de su maldad (1998), les dedica un capítulo a estos valientes colegas suyos.

La Cocina Venenosa

El Münchener Post era un pequeño diario socialista fundado en Munich en 1888 y vinculado al partido socialdemócrata alemán. Según el propio Hitler, una “cocina venenosa” (Giftküche) llena de marxistas y “judíos envenenadores” que querían desacreditarle por todos los medios. Tal vez porque esos periodistas muniqueses fueron los primeros que, más allá de los desacuerdos ideológicos, trataron a Hitler y sus acólitos como lo que eran: una banda mafiosa.

Cuando otros diarios no afines al nazismo ignoraban o minimizaban el fenómeno, o le daban cierta respetabilidad política, en el Post se negaban a “normalizarlo”, tenían claro que Adolf y sus amigos eran, sobre todo, un grupo de matones fanáticos dispuestos a todo por alcanzar el poder. El periódico iba dirigido a las clases populares y sus periodistas estaban dispuestos a bajar al barro para batirse contra lo que identificaron, desde el principio, como un grave peligro para la democracia alemana.

Discurso de Hitler en la cervecería Hobraeuhaus, en 1937

Si el 24 de febrero de 1920 Hitler da un discurso en la cervecería Hofbräuhaus del centro de Munich anunciando lo que serían los 25 principales puntos del programa del NSDAP, en abril aparece la primera mención en el diario a “un señor llamado Hitler”.

A partir de ahí no hubo tregua. Como dice Rosembaum, “su duelo con Hitler duró una docena de años y produjo algunos de los puntos de vista más agudos y penetrantes (tanto en el momento como hasta ahora) sobre su carácter, su mente y método”.

La pequeña sede en el número 19 de Altheimer Eck de Munich se convirtió en un verdadero dolor de muelas para un líder que crecía entre la fascinación de unos y la indiferencia de otros. Se podría decir que eran su principal enemigo en aquellos agitados años en la capital bávara.

Por ejemplo, en 1921 publican un artículo titulado Adolf Hitler, el traidor. En él se preguntaban de dónde sacaba Hitler su dinero y le acusaban de tener orígenes judíos, lo que tuvo que irritar sobremanera a Hitler, que se querelló contra ellos. En ese momento Hitler todavía no tenía el control del partido nazi y esa publicidad podía poner en riesgo su ascendencia sobre el movimiento.

No tardó en intentar vengarse. Durante el putsch de Munich, en 1923, Hitler mandó a un grupo de gorilas de su guardia personal –Stosstrup Hitler– que saquearon las oficinas y la imprenta. En su intento de golpe de estado Hitler usó a su ‘tropa’ más fanática para atacar al pequeño diario socialista, lo que demuestra la ‘estima’ que les tenía. Aquello fracasó y Adolf tuvo que seguir soportando la implacable crítica de los muchachos del Münchener.

Oficinas del Münchener Post tras el ataque en 1923

Hitler no tiene secretos para nosotros

“Hitler no tiene secreto para nosotros”, decían en el Post. Y tenían razón. Por algún motivo todavía no aclarado –tal vez, simplemente, porque Munich era más pequeño de lo que parecía– tenían acceso a las interioridades del partido nazi, a documentos internos e historias comprometedoras.

Escribían sobre los altercados en las calles, palizas y asesinatos políticos de la llamada “Célula G”, un escuadrón de la muerte dentro del partido dedicado al asesinato político del enemigo, tanto externo como interno. También sobre cualquier escándalo que afectara a Hitler y su partido y pudiera dañar su credibilidad. Ante la posición de los nazis contra las relaciones homosexuales, el Post denunció esa hipocresía y publicó unas cartas del  cofundador y comandante de las SA, Ernst Röhm, en las que quedaba clara su homosexualidad.

Ejemplar de Post y Hitler con Ernst Röhm

También publicaron reportajes sobre la polémica relación entre Hitler y una sobrina lejana, Geli Raubal, 20 años menor que él y, para algunos, el verdadero amor en la vida del tirano.  En todo caso la relación era bastante especial. Geli vivía en casa de su tío y el 19 de septiembre de 1931, un día después de tener una gran discusión con él, apareció muerta en su apartamento. La versión oficial fue suicidio de un disparo en el pecho, pero el Post publicó que el cuerpo de Geli presentaba signos de violencia, con la nariz fracturada, entre otras heridas.

Geli Raubal, entre Goebbels y Hitler

A pesar del secretismo con que, dentro del mismo partido, se llevaba el asunto, también fueron los reporteros del Post quienes destaparon la creación, por parte de Reinhard Heydrich, del SD (Sicherheitsdienst, servicio de seguridad), la primera organización de inteligencia dentro del partido nazi, “hermana” de la Gestapo. Aunque exageraron la importancia de la organización, que apenas nacía, volvieron acertar, demostrando tener buenas fuentes dentro del NSDAP.

La Solución Final

Pero de todas las denuncias del Münchener Post destaca la mencionada al principio de este post. Diez años antes de la Conferencia de Wannsee –enero de 1942– publicaron los planes del partido nazi respecto a los judíos, anticipando incluso el terrible eufemismo, que luego se haría famoso,  para referirse al Holocausto: Endlösung, Solución Final. En el reportaje hablan de los planes secretos de los nazis respecto a los judíos. Aunque no llegan a anticipar el exterminio masivo, sí su captura  y las restricciones de sus derechos civiles que luego se llevarían a cabo mediante las leyes de Nuremberg, como la expulsión de los judíos de la administración y otros oficios, la prohibición de matrimonios mixtos, etc.

Pero un medio modesto, unos 15.000 ejemplares en 1932, nada pudo hacer ante el tremendo ascenso de Hitler, basado entre otras cosas en mentiras que el resto de la prensa nos pudo, quiso o supo desenmascarar.

Así que cuando el 30 de enero de 1933 Hitler se convierte en canciller del Reich, la suerte del Münchener Post estaba echada. Sus reporteros conocían bien al personaje, así que sabían perfectamente lo que iba a pasar. A pesar de eso siguieron de pie hasta el último día, publicando los actos de violencia –incluyendo asesinatos– de las SA nazis, y responsabilizando de ello a Hitler ya que, como él mismo había dicho y el Post había publicado varias veces “nada sucede en el movimiento sin mi conocimiento, sin mi aprobación. . . Aún más, nada pasa sin mi deseo”.

Prueba de su valentía, estos son algunos de los últimos titulares del Post, con Hitler ya en el poder: “Alemania bajo el régimen de Hitler: asesinato político y terror”; “Terror brutal en las calles de Munich”; “Forajidos y asesinos en el poder“; “La gente se deja intimidar”.

El 9 de marzo se prohibieron todos los diarios opositores. Las oficinas del Münchener Post fueron asaltadas y saqueadas por un escuadrón de las SA mientras la policía miraba. Libros y ejemplares del periódico fueron quemados en la calle. Sus periodistas fueron arrestados y conducidos a campos de concentración. El Münchener Post, el pequeño periódico local que tan valientemente se había batido contra el tirano, había perdido la batalla.

Y no solo eso, también perdió la historia. Nombres como los de Martin Gruber, Erhard Auer, Edmund Goldschagg, Julius Zerfass y otros, reporteros y editores, se olvidaron injustamente. Ellos –como Georg Elser, Sophie Scholl o los Hampel– sí vieron el peligro y lo denunciaron. Y también vieron como todo el mundo ignoraba sus advertencias.

Una vez acabada la guerra, el Münchener Post era la prueba de que en Alemania había gente que sí sabía de lo que eran capaces los nazis. Estaba publicado, quien no supo es porque no quiso saber. Y eso no interesaba a nadie, ni a los alemanes supervivientes ni a las fuerzas de ocupación aliada; la idea de un pueblo engañado e ignorante era más cómoda para empezar de nuevo.

Pero creo que ya es hora de reconocer el valor y el sacrificio de la plantilla del Münchener Post. Como escribió Rosenbaum: “Ellos fueron los primeros en enfrentarse a él, los primeros en ridiculizarlo, en investigarlo, los primeros en exponer las miserias de su partido, el comportamiento criminal asesino enmascarado por sus pretensiones de ser un movimiento político. Ellos fueron los primeros en intentar alertar al mundo sobre la naturaleza de la oscura bestia que se cernía sobre Berlín.

Pero nadie escuchaba.

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

4 pensamientos sobre “El Münchener Post contra Hitler”

    1. Muchas gracias Douglas, me alegro de que te haya gustado. Últimamente otros asuntos me dejan poco tiempo para el blog, pero seguiremos en la brecha, hay otras historias por ahí esperando.

  1. Genial información gracias y habria que hacerles un homenaje a esos tremendos periodistas que no dejaron de usar su pluma a pesar del peligro

    1. Gracias Mario por leer y comentar. Cierto, fueron muy valientes porque, como escribo en la entrada, ellos sabían muy bien lo que les iba a pasar si Hitler ganaba. Y aún así siguieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *