Archivo de la etiqueta: guerra

La Navidad de 1914

Tiempo lectura: 5

 

Hace más de cien años, la Navidad de 1914 en Europa, y más concretamente en los campos de Bélgica, fue muy diferente. Ese verano había empezado la Primera Guerra Mundial y los hombres se mataban con saña en el barro.

Pero era Nochebuena y el Káiser quiso tener un detalle con sus chicos, que recibieron abetos para decorar y, más importante, raciones extras de pan, salchichas y alcohol. El frente estaba en calma y la cosa empezó a animarse, los alemanes se arrancaron con Stille Nacht (Noche de Paz) el villancico austríaco compuesto un siglo antes y ahora universal.

Al otro lado, tras la sorpresa inicial, los británicos  se sumaron a la fiesta, contraatacando con sus villancicos. Y luego se volvió todo un poco loco, en el buen sentido. Unos alemanes se armaron de banderas blancas y se lanzaron a la tierra de nadie: “¿Hey Tommy, quieres unas salchichas?”; “OK Fritz, te las cambio por chocolate” contestaron los ingleses.

Y allí se juntaron, estrecharon sus manos, intercambiaron comida y compartieron bebida y tabaco. La mayoría no se entendía pero todos decían lo mismo porque eran iguales, más iguales que nadie en el mundo en ese momento.

Seguir leyendo La Navidad de 1914

El mediohombre que venció a Inglaterra

Tiempo lectura: 5

Hacía meses que tenía pendiente hablar de “Mediohombre”, un marino tuerto, manco, cojo y, por si eso fuera poco, vasco. El apodo, bastante obvio, se lo llamarían a sus espaldas ya que por lo visto no tenía muy buenas pulgas. Su nombre era Blas de Lezo y Olavarrieta (1689-1741) y es considerado uno de los mejores estrategas de la Armada Española en toda su historia.

Ese post lo fui dejando pero hoy tengo que improvisar ya que la actualidad obliga, espero no acabar como Vernon, literariamente hablando. Este sábado 15 de noviembre se inaugura una estatua en su honor en la plaza de Colón de Madrid, acto que presidirá Juan Carlos El Jubilado, artista conocido anteriormente por El Rey Campechano. La figura de Blas de Lezo se colocará frente a la desproporcionada bandera española puesta allí por el ayuntamiento como referencia para las fotos aéreas de Google.

La iniciativa-homenaje y la estatua ha sido sufragada con donaciones populares e imagino que al  acto acudirá lo más granado del nacionalismo español, siempre a punto para rememorar con añoranza un pasado imperial de palacios e iglesias rodeados de miseria, aunque seguro que el PIB de la primera potencia mundial de aquel tiempo daba gusto verlo.

Dicho todo esto me parece injusto el olvido en España (no así en Colombia) hacia una figura como la del marino vasco, que tuvo una vida fascinante y cumplió con su deber hasta el final.

Seguir leyendo El mediohombre que venció a Inglaterra

Nova Barcelona, aventura en los Balcanes

Tiempo lectura: 4

En Barcelona, este pequeño rincón del mundo desde el que les escribo, estamos viviendo días históricos por un tubo. Vale, puede que a algunos de ustedes, sobre todo si viven lejos, no les suene. Pero confíen en mí, el mundo nos mira y usted puede que haya estado muy despistado/a estos meses.

También reconozco que los lugares pequeños tenemos tendencia a convertir cualquier cosa en un día histórico a poco que nos descuidemos. No pasa nada, tampoco somos los únicos que nos creemos especiales ¿no?

Y como no creo que seamos los únicos en creernos especiales voy a navegar por la paradoja mirándome el ombligo para recordar una pequeña historia olvidada que no le importa a nadie. Va sobre 1714, la Guerra de Sucesión, el fin de la Generalitat de Catalunya y la fundación de Nueva Barcelona, una pequeña ciudad muy muy lejana, como por los Balcanes nada menos. Una ciudad desaparecda y olvidada por la historia, como tantas otras.

Seguir leyendo Nova Barcelona, aventura en los Balcanes

En Gaza las víctimas son culpables

Tiempo lectura: 5

sderot

“La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza”. 
1984 (George Orwell)

 

La gente, ese concepto tan abstracto cuando no incluye a tu hermana, tu cuñado y tus dos sobrinos pequeños, sigue muriendo en Gaza. Muere desde hace muchos años y, aunque no lo parezcan, son siempre los mismos. Bueno, en realidad sí que nos parecen siempre los mismos ¿verdad?

Son morenitos de piel, pero no del mismo moreno que pasea sus rolex por Marbella, Dubai o donde quiera que vayan ahora esos ciudadanos del mundo. A esos, que se juntan con reyes o presidentes de todo pelaje, tanto les da un país o una nación sin estado, su única patria es Suiza. Su moreno no es de playa sino de yate, y la diferencia se nota. A la playa no van, que ahora caen bombas porque la situación es muy compleja. Tanto que a usted, una persona de inteligencia media-alta, le cuesta entender que quien ha matado a esos niños en la playa no ha sido el que ha tirado la bomba. Ni mucho menos. Pero para eso está la prensa, para explicarlo. Y si no lo acabamos de entender, al menos lo sentiremos así: esa es la clave.

Seguir leyendo En Gaza las víctimas son culpables

Checoslovacos por Siberia

Tiempo lectura: 6

EXTERIOR ESTEPA RUSA – DÍA. Amanece en una mañana fría de invierno. Todo está en calma. En un vagón de tren en medio de la nada dos soldados de guardia contemplan la belleza del paisaje sin parar de tiritar por el frío.

Milan: ¿Qué coño hacemos aquí Pavel?

Pavel: Joder Milan, no me digas que a estas alturas todavía no lo sabes.

Milan: No, si lo sabía, pero ya no me acuerdo. No se si por el frío o por el hambre.

Pavel: La verdad es que yo tampoco me acuerdo. Solo quiero volver a casa de una puta vez.

De todas las historias fascinantes de la Primera Guerra Mundial creo que la de la Legión Checoslovaca en una de las mejores, digna de un guión del Hollywood anterior a la era de los superhéroes.  Trata de un ejército errante de un país que en ese momento todavía no existía y que ya desapareció metido en una guerra civil que no era la suya. A ver si acierto a contarla, así por encima.

Seguir leyendo Checoslovacos por Siberia

Shell shock y la mirada de las mil yardas

Tiempo lectura: 5

El 28 de junio se cumple un nuevo aniversario del atentando de Sarajevo que supuso el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Una guerra de trincheras de barro donde se mezclaba sudor, sangre, mugre y muerte. Y mucho ruido. Un sonido constante de explosiones, gritos, ametralladoras, crujir de huesos, llantos y quejidos de dolor. Locura fuera de toda humanidad o humanidad en su máxima expresión, según se mire. Muchos de los que volvieron a casa nunca regresaron. Se quedaron allí, atrapados en el Shell Shock o la mirada de las mil yardas.  
Seguir leyendo Shell shock y la mirada de las mil yardas