Rajneesh-Bhagwan-Sheela-Silverman-portada

Rajnishpuram, el sueño de Sheela

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

 

Les recomiendo la nueva serie documental de Netflix, Wild Wild Country (Maclain y Chapman Way, 2018). En seis capítulos  nos cuentan la aventura americana del gurú indio Bhagwan Shree Rajneesh, también conocido como Osho, y de su lugarteniente Ma Anand Sheela.

De 1981 a 1985, en un pedregal de Oregón, junto al pueblo de Antelope (50 habitantes), los discípulos de Osho -los sanniasinsmontarán un asentamiento de 2.000 habitantes con todo tipo de comodidades, incluyendo restaurantes, un centro comercial, un hotel, una discoteca, un lago o un pequeño aeropuerto. 

Escandalizarán a los residentes y controlarán el ayuntamiento, al que le cambiarán el nombre por Rajnishpuram. Recibirán la hostilidad de vecinos y autoridades, se armarán hasta los dientes e intentarán controlar el condado mediante las elecciones. También habrá guerra bacteriológica, planes de atentados, intentos de asesinato, escuchas ilegales, huidas en avioneta, traiciones y guerra por el poder dentro de la comunidad.

Todo eso en seis horas de documental. Por si no tienes tiempo de verlo, voy a intentar resumirlo.

wild-wild-country-sheela-silverman
Sheela en la actualidad, hablando para el documental (Vía Netflix)

Pero antes de seguir,  en medio de la tormenta un personaje fascinante. No es el gurú, sino Sheela Silverman, su lugarteniente. Una india menuda, de aspecto frágil, sonrisa desafiante y verbo afilado. Sheela fue la verdadera líder de aquella aventura americana que acabó retratando a los dos bandos. Y la auténtica protagonista del documental, a mi modo de ver.

¿Qué es  Osho?

Hoy día Osho International Foundation es una gran compañía dedicada al negocio de la meditación y la autoconciencia. Vende cursos en todos los formatos y estancias en su resort en la India, haciendo hincapié en sus comodidades y lujos. 

No es este un post para hablar de su filosofía, pero sí me parece necesaria una introducción para entender bien el contexto. En una época en la que en Occidente se había puesto de moda el misticismo y la filosofía oriental, surge Bhagwan Shree Rajneesh. Osho es un gurú, un orador y filósofo dotado de un magnetismo muy especial. 

Wild-Wild-Country-Netflix-DocumentalPero Bhagwan no es un gurú más. Mezcla filosofía oriental con ideas extraídas de pensadores de otras culturas. Desde el principio deja claro que él no es ni Jesús ni Ghandi y desecha la austeridad que predican otros líderes religiosos.  A Bhagwan y a sus discípulos les gusta ganar dinero y no lo esconden. Y lo hacen bien, la empresa va viento en popa. Él llegó a tener más de 90 Rolls-royces y mostraba sin recato su gusto por las joyas y ropas caras.

Los sanniasins rechazaban, pues, el tipo de vida ascético. Bhagwan, no se si con visión negocio o por convencimiento, predica las maldades del matrimonio y las bondades del sexo, que sus seguidores practican con naturalidad siempre que pueden. No esconden su gusto por los gozos de la vida. Esta actitud retadora de los sanniasins será una de las causas de su encontronazo con la sociedad rural estadounidense. 

Osho y Sheela (Vía Netflix)

Pune y Sheela Silverman

Osho ha montado una comunidad floreciente en la ciudad india de Pune. Cada vez acuden más occidentales, atraídos por las charlas de Bhagwan, la meditación, el autoconocimiento y las fiestas. Unos 30.000 visitantes cada año. Allí llega, con 16 años, Sheela Silverman, que cae rendida, como el rayo, a los pies de Osho. La joven sintió de manera muy intensa la predestinación y un amor para toda la vida, según nos cuenta una Sheela anciana en el documental. 

stern-Ma-Anand-Sheela-bhagwan-Wild-Wild-Country
Sheela y Bhagwan, tiempos felices (Vía Netflix)

Supongo que a Osho no se le escapó la inteligencia y entrega de la joven, que acaba convirtiéndose en su secretaria personal. En abril de 1981, tras años de discurso diarios, Bhagwan se autoimpone silencio. Bhagwan es el padre venerado, pero poco a poco aquel movimiento se convierte en la comunidad de Sheela, auténtica líder y factótum de los sanniasins. Nadie tiene acceso a Osho salvo Sheela, su nueva voz. A partir de aquí no se sabe qué decisiones corresponden a Bhagwan y cuáles a la propia Sheela. 

Antelope

El crecimiento, ciertos roces con las autoridades indias y un intento de atentado contra Bhagwan llevan a la decisión de buscar acomodo en otra parte. Como el dinero nunca fue un problema, compran un enorme rancho en Oregón y montan allí una ciudad en tiempo récord.

Aquello se llena de excavadoras, arquitectos y jornadas de trabajo de 12 horas de voluntarios ilusionados, con perenne sonrisa ante la cámara. Donde solo había piedras crean agricultura y ganadería para ser autosuficientes. También casitas unifamiliares, un aeropuerto y un pabellón para 10.000 personas. 

Antelope-Rajnishpuram-sanniasinsLos sanniasin rebosan sonrisas, pero no son bien recibidos por los pocos vecinos de Antelope, en su mayoría jubilados. Los nuevos, además de su rancho quieren construir e instalarse en el pueblo, ya que el rancho no tiene licencia de terreno urbanizable. 

Antelope se les llena de jóvenes venidos de todas partes, vestidos con diferentes tonos de rojo y naranja: los “rojos” les llamarán los lugareños, con la carga que lleva eso en la América profunda. Jóvenes armados, además, con “the look”, esa mirada de felicidad un tanto alucinada de los seguidores de Bhagwuan que resulta realmente inquietante. La desconfianza se agrava cuando los sanniasins preguntan por las vacantes en la junta escolar del pueblo, encargada de establecer los planes de estudio, entre otras cosas. 

Además, los forasteros, con un talante altanero, aparecen en masa, les fotografían y graban con cámaras de vídeo: los lugareños se sienten intimidados, acosados.  A eso hay que añadir un mesías extranjero, una religión extraña y una escandalosa afición al sexo y los placeres. Eso es demasiado para un grupo de ancianos imbuidos por un cristianismo puritano y excluyente. Para ellos los sanniasins suponen “el fin de la civilización”. “América no es lugar para esta gente”, dice también otra vecina. 

Sheela-Silverman (Vía The West Australian)La actitud de Sheela tampoco ayuda a calmar los ánimos. Ella se muestra en las entrevistas orgullosa y provocadora, con cierta displicencia ante unos pueblerinos incapaces de entender las bondades de la doctrina de Osho. En ningún momento va a pedir perdón ni permiso para montar su sueño en aquel lugar remoto de Oregón. 

Tensión en aumento

El choque se produce desde el primer momento, y solo irá en aumento. Bhagwan llega a la comuna en agosto de 1981.  La cuestión empieza a ocupar portadas y minutos en la tele de todo el país, especialmente a raíz de los terribles hechos de Jonestown, en Guyana. Aunque los sanniasins se esfuerzan en decir que ellos no tienen nada que ver con la secta de Jim Jones, la comparación y el temor quedan fijados en el imaginario estadounidense.  

Antelope pasa a llamarse Rajnishpuram, la ciudad de Bhagwan Shree Rajneesh (Vía Netflix)

Osho sigue sin hablar en público y es Sheela Silverman la que lo dirige todo. Es ella la que aparece en los medios, la que dirige las meditaciones y la vida diaria de la comunidad. Los sanniasins se hacen con el control del municipio de Antelope, que pasa a llamarse Rajnishpuram (la ciudad de Bhagwan Shree Rajneesh).

Entonces, en 1983 explotan tres bombas en un hotel regentado por los sanniasins en Portland. Y el enfrentamiento sube de nivel. Por orden de Sheela, los seguidores de Bhagwuan se arman y empiezan a entrenarse en prácticas de tiro. Sheela insiste en los medios en que no pondrán la otra mejilla y que están dispuestos a todo para defenderse. 

policia-antelope-Rajnishpuram-Las declaraciones de Sheela y la nueva policía, vestida de rosa y armada con fusiles, confirman los temores de los antiguos residentes. Los invasores reeds no se detendrán en su pueblo, querrán controlar el condado e incluso todo el estado. A su favor tienen a las autoridades y a un vecino poderoso, Bill Bowerman, hijo de un antiguo gobernador de Oregón y uno de los fundadores de Nike. Un tipo con importantes amigos que pone en marcha la maquinaria legal contra los recién llegados.

Bill-Bowerman-Antelope-wild-wild-country
Bill Bowerman, uno de los fundadores de Nike, decidió dar la batalla.

Elecciones, guerra bacteriológica y atentados 

En 1984 llegan las elecciones al condado de Wasco, nuevo motivo de enfrentamiento. Para asegurarse la victoria, Sheela urde una estrategia: invitar a indigentes de todo el país. Los acogerán y les darán techo y comida. Aparte de una operación de imagen, ellos se inscribirán para votar y así tendrán mayoría en el gobierno del condado. 

Pero en una maniobra que no acabé de entender, se les niega el derecho a voto. Los indigentes entonces se convierten en un problema de orden público dentro de la comunidad. Algunos son violentos. A éstos les suministrarán tranquilizantes durante la cena, camuflados en la bebida. 

Si hay una cosa clara es que Sheela odia perder y está dispuesta a dar la batalla como sea. Y sube un escalón más. En la comuna hay un laboratorio secreto. En él cultivan cepas de salmonela. Deciden esparcir la bacteria por varios restaurantes del condado, con la intención de que la enfermedad les impida votar. Esto, probado judicialmente años más tarde, será considerado el primer ataque bacteriológico de la historia de los Estados Unidos. 

La epidemia llegó a afectar a unas 700 personas, que sufrieron fiebres y vómitos, sin lamentarse nada más grave. Pero el plan de Sheela no resultó: la gente votó en masa y los sanniasins no consiguieron el control del condado.

En las reuniones de Sheela con sus lugartenientes también se plantea el atentado contra algunas autoridades, como el fiscal general del estado, Charles Turner. Otra acusación –la de planearlo, ya que no fue más allá– que será confirmada posteriormente por los tribunales. 

Ma-Anand-Sheela
Sheela arengando a sus seguidores (Vía The Oregonian)

Lucha de poder en Rajnishpuram 

En 1984 la tensión es ya insostenible. Las autoridades están forzando la máquina para imputar a Bhagwan un delito de inmigración ilegal y promover matrimonios forzados. No tienen mucho más contra él, salvo la determinación de desmantelar la comunidad como fuera.  

A la presión externa se une la que hay dentro de los mismos sanniasins, con una Sheela cada vez más radicalizada. El grupo sanniasin de Hollywood está consiguiendo recaudar mucho dinero y su líder, Francoise Ruddy, conocida como Hasya, logra acceso directo a Bhagwan, sobre todo tras casarse con el médico particular del líder. 

Hasya-Francoise-Ruddy-Osho-
Bhagwan saliendo de su Rolls-Royce para saludar. a la Izquierda, de rojo, Hasya. (Vía Netflix)

Sheela, celosa por el ascenso de Hasya, pone micrófonos en las estancias de Osho y llega a la conclusión que ahora es a otros a los que Bhagwan escucha.

Con el pretexto de que están drogando al líder y que incluso podrían matarlo, convence a una de sus seguidoras más cercanas de que es necesario eliminar al médico personal de Osho. Durante la fiesta anual del Maestro, el 6 de julio de 1985, le inyectan al médico un veneno, que no consigue matarlo. 

Huida de Sheela y guerra interna

Pero su posición ya ha sido descubierta y Sheela huye de Rajnishpuram con 24 de sus seguidores más cercanos. Se esconden en Alemania. 

Con la comunidad en shock y Hasya como nueva lugarteniente, Bhagwan rompe su silencio de tres años. Y la cosa no se pone muy espiritual, precisamente. La ruptura de la pareja se airea en los medios, y es de la gordas. 

Intentaron matar a tres personas”, “son criminales”, “si la policía no hace nada, mi gente lo hará”, son las perlas que le dedica Bhagwan a su ex lugarteniente. Y más: llama públicamente a Sheela traidora, bitch e hija de puta. Sheela tampoco se esconde y admite que toda aquella espiritualidad estaba a las órdenes del negocio, y que Bhagwan había resultado “un fraude”.

rosemary-kelly-wild-wild-country
Vecinos de Antelope durante en el documental (Vía Netflix).

Bhagwan acusa a Sheela de los delitos anteriormente explicados, negando todo conocimiento y declarando que va a colaborar. Con eso, según se menciona en el documental, “le dio la llave al FBI para entrar en la comunidad”. Salen a la luz pasadizos y estancias secretas en la lujosa casa de Sheela, así como su sistema de escuchas y el laboratorio donde se cultivaba la salmonela. 

Bhagwan, además de reclamar la detención de Silverman, deshace toda su ‘obra espiritual’. Niega que sean una religión, quema el libro publicado por Sheela con sus enseñanzas, acaba con el precepto de vestir con unos colores determinados y quema también la túnica con la que se presentaba Sheela en los últimos tiempos. Es un auto de fe en toda regla contra la todopoderosa ex-jefa de los sanniasins.

Paso por la justicia

La guerra civil supone una nueva ventaja para las autoridades americanas, que logran cargos contra ambos. El problema será ponerle las esposas a Osho, protegido en Rajnishpuram por un ejército de fieles. Guardia Nacional, los SWAT de San Francisco, FBI y otros efectivos policiales tienen sitiado el lugar y se preparan para un asalto sangriento. Pero Bhagwan decide escapar en una avioneta y les facilita la captura. Sus abogados llegan a un acuerdo: el gurú evita la cárcel saliendo inmediatamente del país para no volver jamás. 

Rajneeshee-Osho-Sheela-Multnomah-CountyPor su parte, Sheela es capturada por la policía alemana y entregada a Estados Unidos. Admite los cargos y cumple dos años y medio de prisión, con la cabeza alta y la mirada altiva. Luego se marcha de los Estados Unidos para siempre y rehace su vida en Suiza, dirigiendo una residencia para ancianos. Es allí donde habla para el documental.

Tras recorrer muchos lugares, Bhagwan vuelve a Puna en 1987. Allí volverá a sus charlas diarias hasta que su salud se resiente. Muere en 1990, dejando, como decía al principio, un negocio floreciente que hoy se llama Osho International. 

Young Life

La marcha del maestro hizo que sus seguidores abandonaran, con mucho pesar, aquel proyecto. Un asunto con tantas sombras que ha sido eliminado de la historia oficial de la organización.Los vecinos celebran la 'vuelta' de Antelope (Vía Netflix)Para alegría de los lugareños, Rajnishpuram volvió a ser Antelope. Pudieron celebrar la partida de aquellos extraños fanáticos “reeds”, expulsados “con ayuda divina”, tal como decía una señora del pueblo. La misma que se congratulaba porque la marcha de los indeseables forasteros hubiera coincidido con el Día de Acción de Gracias. Lo decía sin ironía. 

¿Y qué pasó con todo lo construido? En un primer momento aquella ciudad abandonada empezó a criar malvas. Pero en una de esas ironías del destino, Dennis Washington, un multimillonario de Montana, compra la propiedad y la dona a Young Life para que monte un campamento. Ahora vuelven a organizarse encuentros y fiestas juveniles. 

young-life-camp-oregon
“Pasamos del amor libre de los rajnishes a la castidad de Young Life”, dice un vecino en el documental. (Vía Netflix)

Pero de otra manera. Young Life es una asociación cristiana que propone a jóvenes y adolescentes una diversión sana, predicando la abstinencia sexual antes del matrimonio, entre otras cosas. Unos vecinos mucho más aceptables para la buena gente de Antelope. 

 

Si quieren echar un vistazo a los principales protagonistas del documental, este es un artículo muy interesante.

No es exactamente lo mismo, pero igual te interesa: Ford también quiso su ciudad, Fordlandia. Y tampoco salió muy bien.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.