Inicio

 ¿Por qué insostenible?

El nombre tiene, como todo en la vida, varios motivos.

El primero. No puedo estar cada día dedicándole el tiempo que merecería, me canso.

El segundo. La situación es insostenible pero nos  empeñamos en aguantar (yo el primero) y nos lo vamos repitiendo como una letanía (aquí igual soy el segundo).

El tercero. Me gusta la palabra, tanta sostenibilidad y tanta palabra hueca de políticos y asimilados para llenar la nada me pone de los nervios.

Hasta aquí el texto original, cuando nació este blog, en febrero de 2011.

Muchas cosas han cambiado desde entonces, por eso eliminé parte de la entrada y a  partir de aquí se encuentra Ud en 2017, que se dice pronto.

Como habrán comprobado la cosa se ha sostenido mucho más de lo que un servidor pensaba en 2011. No pensé que aguantara tanto, pero uno le va cogiendo el gusto y algunos mensajes de ánimo hacen el resto. Cierto es que el ritmo de publicaciones se ha ralentizadlo, por razones externas  e internas.

Las externas. A veces tengo trabajo y esto de aquí es por amor al arte; por un, tal vez ingenuo, deseo de devolver a Internet algo de todo lo que me da y, desde luego, por el placer de contar historias.

Las internas. Este blog ha evolucionado en cuanto a sus contenidos. Empezó como un cajón de sastre donde poner todo lo que se me ocurriera. Además, coincidió con el 15M en España, lo que daba para mucho comentario político/periodístico. No renuncio o publicar algún desahogo de vez en cuando, pero verán que hace ya un tiempo se han decantado hacia entradas que demandan más preparación, más investigación, más tiempo. Me es imposible publicar más deprisa, ya me gustaría.

Durante el tiempo que pueda intentaré seguir esta línea. Rebuscar entre la historia hechos, anécdotas y personajes que además de ser sorprendentes y/o poco conocidos, tengan una enseñanza para nuestro presente, nos digan algo sobre como somos. Porque, como dice una de mis frases preferidas, “porque fueron, somos; porque somos, serán”.

Por cierto, el nombre del blog hace tiempo que hubiera querido cambiarlo, pero a estas alturas como que no me atrevo.

Muchas gracias a todxs lxs que habéis pasado por aquí y habéis comentado.

 

4 pensamientos sobre “Inicio”

  1. Hola:
    Estoy leyendo el libro “Los prisioneros del paraíso” de Xavier Güell y como soy una enferma de búsquedas de información que amplíen lo que estoy leyendo, me he puesto a investigar sobre Benjamin Murmelstein, entre otros personajes que salen en la obra, y me he encontrado con tu blog. Me ha parecido fantástico lo que he leído -porque de una cosa he ido a otra- y por tanto te iré siguiendo la pista. Gracias por tus aportaciones.

    1. Hola María José. Muchas gracias. Me he gustado mucho tu comentario porque en eso nos parecemos. Muchos de estos temas salen de otros. Buscando info para otra entrada, leyendo un libro, viendo una peli, escuchando la radio… De repente alguien da un dato suelto que llama mi atención, se me ponen las orejas de punta como a un perrico y me lanzo a buscar, a ver si da para post.
      A veces se queda ahí, pero a veces descubro historias impresionantes. Luego el mérito está en no estropearlas demasiado al contarlas.
      Últimamente otras ocupaciones me tienen un poco más apartado, pero prometo seguir contando historias, e intentaré no defraudarte. 🙂

      Por cierto, por el libro que estás leyendo tal vez te interese, si no la conoces, la historia de Alma Rosé, otra de mis favoritas (las de ‘la zona gris’ lo son)
      http://www.miguelgarciavega.com/alma-rose-y-la-orquesta-femenina-de-auschwitz/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Parece mentira ¿verdad?