Archivo de la etiqueta: televisión

Making a murderer, el poder incontrolable

makingamurderer-netflixEste es un post de urgencia, solo para decirles que si tienen la oportunidad y un estómago resistente para historias jodidas como la vida misma, no se pierdan Making a Murderer. No es una película, sino una serie documental de 10 capítulos, pero más adictiva que la mayoría de ficciones que he visto últimamente. Un documental sobre la historia de Steven Avery con un mensaje muy potente y contado de tal forma que tienes que seguir viéndolo hasta el final.

No suelo hablar de series en este blog porque a mí me resulta muy difícil hacerlo sin espoilers, supongo que hay que tener un talento especial para ello. Pero Making a murderer es de esas series de las que necesitas hablar recién las acabas, una historia que tienes contarle a todo el mundo, aunque solo sea para desprenderte de esa malla pegajosa de desazón que deja en tu visión del mundo civilizado. Y por lo que veo no soy el único, tras su estreno en Netflix habla de ella  hasta el presidente Obama.

Sigue leyendo Making a murderer, el poder incontrolable

Debates electorales y zona Ash

debate 7dLa Navidad y las campañas electorales cada vez empiezan antes y  cada vez traen más encuestas, luces de colores y anuncios de colonia. Con algunos programas y candidatos podríamos pasar del entretenimiento político al ‘busco a Jacques’ sin darnos cuenta de que hemos cambiado de programa. Porque no lo hemos hecho.

Aparte de esos espacios pensados para revelar el verdadero rostro de los políticos –nada más alejado de la realidad que un programa de televisión– tenemos los programas serios: los debates.

Esos también son puro espectáculo, la tele no sabe hacer otra cosa. Eso ya lo tenemos hablado aquí. Es un combate de boxeo coreografiado donde las luces, la vestimenta, la entonación, la pose, etc. son más importantes que las ideas.

Pero de lo que hoy quiero hablar es de cuando los presentadores se despiden y se apagan las luces del plató, que es cuando de verdad empieza el combate, con el postdebate y las encuestas sobre el mismo.

De eso y del experimento de Solomon Ash. Sigue leyendo Debates electorales y zona Ash

TV3 y la economía en colorines

sala_claseEl pasado domingo, TV3, la televisión pública de Catalunya, estrenó en horario de máxima audiencia un programa sobre economía, Economia en colors. Es una serie, y el primer capítulo se tituló “Blau. El fals nou” (Azul. El falso nueve). Me ha parecido un programa muy bien hecho: bien realizado, dinámico, no aburre y Sala i Martín, el economista experto que lo protagoniza, demuestra su talento comunicativo.

También creo que una televisión pública no debería emitir un programa como ese.

Sigue leyendo TV3 y la economía en colorines

El vídeo del PP

Algo tiene que hacer el PP, y ha hecho un vídeo. Puestos a hacer algo fresco, hubiera sido más rompedor haberle dado a Fátima Báñez un móvil para que grabara a su aire, o inventarse una historia de metraje encontrado. Yo lo hubiera preferido, aunque reconozco que sus presuntos votantes tal vez no tanto.

De entrada aparece la imagen de una mesa y un rótulo que reza “Madrid, enero de 2015”. No se si para situarnos a nosotros o a ellos mismos. Y desde el comienzo todo tiene un aire un poco irreal, como que hay cosas que no encajan. De entrada abre con un audio de ambiente de bar… en una sala privada con solo cinco personas: Rajoy, Cospedal, Arenas, Floriano y González Pons. ¿De quién son los murmullos? Inquietante.

Como todos sabemos, el inicio marca el acento de la narración, que seguirá en un tono irreal con cosas como “pagando menos intereses se pueden prestar más servicios sociales. Eso los ciudadanos no lo saben y hay que contarlo mucho” o algo confuso de Floriano sobre la piel que es tan lírico que se me escapa. O ese otro momento en el que González Pons busca la empatía ante el sacrificio que supone su labor, llegando al alma del espectador sensible, probablemente en forma de ira.

El vídeo acaba con una voz en off mientras nuestros protagonistas siguen hablando animadamente de sus ideas y proyectos, aunque yo sospecho que al final mueven la boca sin decir nada, como auténticos profesionales.

Paréntesis: queridos expertos en marketing, lo de no saber comunicar y que queda mucho por hacer es como el amén de la misa, una letanía que de tan gastada no significa absolutamente nada. Cierro paréntesis.

Dicho esto, hay que reconocer que el vídeo tiene una factura impecable, lo que, como bien sabe el juez Ruz, en este partido más que raro es casi revolucionario. Muy bien filmado, muy pulcro (muchos vasos y tazas, ni un solo posavasos, ni una sola marca en la mesa) y con una luz impecable. Lo que me recuerda a la cita que se atribuye a Bernard Shaw cuando descubrió los letreros de neón de Broadway: “debe ser precioso si no sabes leer”.

Porque, además, su estreno coincide con el informe de la Fiscalía Anticorrupción que acusa al PP de haberse financiado ilegalmente durante 15 años. Lo pones de nuevo con ese filtro y empiezas a tener una fuerte sensación de déjà vu extraño, de que esta peli ya la has visto pero mejor, más auténtica.

Entonces echas en falta sobre la mesa algunos sobres, algunos fajos de billetes junto a una botella de whisky, un señor con traje y cartuchera sobaquera de pie junto a la puerta. Y te parece que la escena tiene demasiada luz, y te acuerdas de Gordon Willis y Coppola y esa maravilla de penumbras y sombras que retrataron los despachos del poder como nunca se ha hecho. A medida que comienzas a recomponer el original empieza a sonar en tu cabeza Nino Rota y poco a poco las figuras de nuestros próceres se transforman en las de Tom Hagen, Clemenza, Tessio, y los hermanos Sonny y Michael Corleone. Es entonces cuando todo encaja.

Nino Rota – Waltz (BSO _El Padrino_)(240p_H.264-AAC)

Dates, ¿que inventen ellos?

Dates-serie-television

Dos adultos, una cita a ciegas a través de una web. Episodios de 25 minutos. A estas alturas del partido no sugiere nada del otro mundo. Una cursilada con escena al borde de la alerta de incendio por exceso de velas, a la americana; o una historia plana de arquetipos con algún chascarrillo pasado de vueltas, a la española. Dates no es ni lo uno ni lo otro. Es británica, creada por Bryan Elsley para Channel 4 y que desde principios de noviembre puedes ver en Canal + o Yomvi (y también se puede descargar, pero no lo hagan, es ilegal).  Dates es una serie pequeña que no pretende hacer historia de la televisión. Pero es una maravilla, pobre pero honrada, una de esas ficciones que logran tratar al espectador con respeto, a su inteligencia y su sensibilidad. Algo muy difícil de encontrar en la televisiones españolas; y no me refiero solo a las tertulias políticas.

Sigue leyendo Dates, ¿que inventen ellos?

Bárcenasgate, la serie

Max: La tragedia nuestra no es tragedia.
Don Latino: ¡Pues algo será!
Max: El Esperpento
(Escena XII de Luces de Bohemia, Ramón del Valle-Inclán, 1924)

España es una deformación grotesca de la civilización europea”. El diagnóstico de Max Estrella no solo no ha sido mejorado, sino que cada día nuestro país se parece más a Luces de Bohemia. Hoy, el día de El Pantallazo, hemos dado otro pasito más.

Cuando la realidad se enmierda de esta manera las almas sensibles recurrimos a la ficción para que nos la explique un poco. Por respeto a Valle no me atrevo a sugerir una interpretación esperpéntica del asunto pero sí creo que un buen thriller político al estilo americano nos ayudaría. En los últimos años la televisión norteamericana nos ha dado series como Boss, Kings, Damages u otras que también nos explicarían nuestra realidad actual como Boardwalk Empire, Los Soprano, Deadwood (sí, también) o The Wire, la serie total.

Propongo hacer una colecta para invitar a una selección de los guionistas de dichas series para poner en marcha un nuevo argumento. Yo estoy dispuesto a aportar una módicasuma (en mi caso forman una palabra indivisible) para ello. También aporto unas cuantas ideas a bote pronto como punto de partida para que ellos las desarrollen.

Título provisional: El Partido. También podría ampliar el foco y llamarla El Régimen pero corremos el riesgo de abarcar demasiado y que el espectador se pierda, hace falta mucho talento para que no ocurra, aunque de los guionistas de The Wire podríamos esperarlo.

Sigue leyendo Bárcenasgate, la serie