Archivo de la etiqueta: siglo XIX

Lillias Campbell Davidson y su bicicleta

Tiempo lectura: 6 minutos

 

A Lillias Campbell Davidson (1853-1934) le encantaba montar en bicicleta. Dicho así no parece gran cosa, pero eso le hizo pasar a la historia. Cuando a sus veinte años la joven Lillias se enamoró de su primera bici, inició un viaje que iba mucho más allá de un puro divertimento.
En 1892, Davidson fundó en Inglaterra la Lady Cyclists’ Association (Asociación de Mujeres Ciclistas), que hoy día se considera la primera organización ciclista para mujeres. Puede seguir pareciendo poca cosa para hacer historia.  Pero hay que tener en cuenta que a finales de 1800 una mujer en bicicleta no significaba solo una mujer en bicicleta.
En aquel tiempo una mujer en bici era un desafío. 

Seguir leyendo Lillias Campbell Davidson y su bicicleta

Qiu Jin: poeta, revolucionaria y feminista

Tiempo lectura: 5 minutos

 

Iba a titular algo así como «La primera feminista china«. Pero dado lo poco que se de la historia de China, el titular era muy arriesgado. Aunque parece que hay consenso en que Qiu Jin fue, como mínimo, una de las pioneras del feminismo en una sociedad tan patriarcal como la China de principios del siglo XX. 

Y fue más cosas: escritora, oradora, poeta, revolucionaria y mártir. Una vida intensa que terminó joven, cuando fue decapitada con 31 años.  Hoy día es considerada una heroína en su país.  

Seguir leyendo Qiu Jin: poeta, revolucionaria y feminista

Forty Elephants, chicas malas

Tiempo lectura: 6 minutos

 

No, las mujeres de la foto no son las Forty Elephants. El site donde la encontré decía que correspondía a una banda de delincuentes femeninas llamadas  “The Clockwork Oranges” que en la década de 1880 habían controlado los bajos fondos londinenses, imponiendo su ley. También decía que su nombre inspiró a Anthony Burgess su novela más famosa, La Naranja Mecánica, célebre por la adaptación cinematográfica que hizo de ella Stanley Kubrick en 1971.

Me puse manos a la obra. Una banda organizada de mujeres delincuentes en el Londres de finales del XIX tenía que aparecer en este blog. Lástima que todo fuera mentira. Ni la imagen que ven corresponde a una banda de delincuentes ni se sabe que existiera ningún grupo con ese nombre.

Aunque gracias a las falsas oranges conocí a las auténticas elephants, las Forty Elephants. Y esas mujeres sí merecen un post.
Seguir leyendo Forty Elephants, chicas malas

Crujir de dientes en Waterloo

Tiempo lectura: 4 minutos

El 18 de junio de 1815 unos 200.000 hombres habían quedado por unos campos de Bélgica para matarse entre ellos. En Waterloo. De un lado los franceses al mando de Napoleón, del otro una coalición de holandeses, prusianos e ingleses al mando de Wellington. Tras 10 horas de batalla, el resultado fue la derrota francesa y un nuevo mapa europeo. Y, sobre todo, supuso unos 50.000 muertos. Pero yo no he venido a hablar de geopolítica, sino de dientes. De los dientes de Waterloo.
Sí, han leído bien. No unas piezas de una boca determinada, sino los dientes de  Waterloo en general, como una especia de marca registrada. 
Seguir leyendo Crujir de dientes en Waterloo

Dick Kerr Ladies, pioneras del fútbol

Tiempo lectura: 6 minutos

 

Aunque creo que hay que ser optimista de cara al futuro, el fútbol femenino siempre ha ido a la contra. Ahora contra el negocio/espectáculo: no hay suficientes patrocinadores porque no hay público; por tanto no hay tele. Y si no hay tele no hay público; y por tanto no hay patrocinadores. Es difícil salir del círculo.
Pero antes era todavía peor. Les voy a contar la historia de unas pioneras: las Dick Kerr Ladies.

Seguir leyendo Dick Kerr Ladies, pioneras del fútbol

Knocker-up, los despertadores humanos

Tiempo lectura: 4 minutos

 

Te levantas de la cama cada mañana con una emisora de música clásica que te procura un despertar suave, y alguna mañanas recuerdas aquellos tiempos en los que eras capaz de quedarte dormido como un bebé mientras  tu walkman vibraba con La Polla Records o Rosendo.

Si el día es señalado y no tienes un sueño ligero toda ayuda es poca, así que también programas el despertador de tu teléfono móvil. Puede sonar cada diez minutos, para ir convenciéndote, poco a poco, del significado de la palabra obligaciones, que a esa hora está tan borroso como el resto de lo que hay más allá del borde de la cama. El aparato es capaz de programarse para horas distintas y con melodías diferentes según el día de la semana. Es muy cómodo, simplemente programas y te dejas llevar.

Es el mismo aparato por el que al llegar al trabajo recibes  un mensaje de una amiga de Twitter que a muchos kilómetros de distancia se ha acordado de ti y te manda una historia que puede interesarte: la de los Knocker-up, los despertadores humanos.

Seguir leyendo Knocker-up, los despertadores humanos