Archivo de la etiqueta: propaganda

Rajnishpuram, el sueño de Sheela

 

Les recomiendo la nueva serie documental de Netflix, Wild Wild Country (Maclain y Chapman Way, 2018). En seis capítulos  nos cuentan la aventura americana del gurú indio Bhagwan Shree Rajneesh, también conocido como Osho, y de su lugarteniente Ma Anand Sheela.

De 1981 a 1985, en un pedregal de Oregón, junto al pueblo de Antelope (50 habitantes), los discípulos de Osho -los sanniasinsmontarán un asentamiento de 2.000 habitantes con todo tipo de comodidades, incluyendo restaurantes, un centro comercial, un hotel, una discoteca, un lago o un pequeño aeropuerto. 

Escandalizarán a los residentes y controlarán el ayuntamiento, al que le cambiarán el nombre por Rajnishpuram. Recibirán la hostilidad de vecinos y autoridades, se armarán hasta los dientes e intentarán controlar el condado mediante las elecciones. También habrá guerra bacteriológica, planes de atentados, intentos de asesinato, escuchas ilegales, huidas en avioneta, traiciones y guerra por el poder dentro de la comunidad.

Todo eso en seis horas de documental. Por si no tienes tiempo de verlo, voy a intentar resumirlo.

Sigue leyendo Rajnishpuram, el sueño de Sheela

Franz Honiok, la primera víctima

En 1939 Franciszek –Franz– Honiok tenía 43 años y vivía en Silesia, una región fronteriza entre Alemania y Polonia. Malos tiempos para vivir allí.

Franz no era militar ni político sino un campesino de ascendencia polaca que vivía en la Silesia alemana y que había participado en algunos actos en favor de Polonia, lo que le había llevado a probar cómo se las gastaba la Gestapo.

No era necesario hacer gran cosa para acabar en el radar de la Gestapo, Honiok no era sino uno más de los miles de presos encarcelados por los nazis por su origen o ideología.

Pero Franz iba a ser recordado años después. Sin comerlo ni beberlo, por un atropello del destino, Franciszek Honiok se iba a convertir en la primera víctima de la Segunda Guerra Mundial.

Sigue leyendo Franz Honiok, la primera víctima

Van Leiden, rey de Münster

No se sabe mucho de Jan van Leiden y lo poco que se sabe no es muy fiable. Parece que nació en 1509 como Jan Beukelsz y que más tarde cogió el nombre de la ciudad de Leiden donde, al parecer, se educó.

Lo que si parece claro es que fue un tipo ambicioso. Había nacido pobre y bastardo, hijo ilegítimo de un alcalde, en una pequeña aldea holandesa. Para escapar de la pobreza se hizo aprendiz de sastre. Pero no era suficiente, quería prosperar: probó como mercader y más tarde abrió una posada donde él mismo hacía de actor y cantante. Pero Jan quería más y se hizo predicador, que en aquellos tiempos, aún más que ahora, venía a ser político.

Y por fin lo consiguió, en 1534 se convirtió en rey. El Rey de Münster.

Sigue leyendo Van Leiden, rey de Münster

Cuando Japón ganó la II Guerra Mundial

Bahía de Tokio, 2 de septiembre de 1945. A bordo del acorazado USS Missouri y ante el general MacArthur, Japón se rinde a los Aliados.

Tokio, 1 de enero de 1946. El emperador Hirohito, lee la histórica Ningen Sengen (“Declaración de humanidad”) por la que renuncia a su deidad y se declara un ser humano normal.

Cinco días después, el 6 de enero, el excoronel japonés Jenji Kikawa se presenta en una comisaría brasileña junto con media docena de seguidores pidiendo la legalización de su organización. Una sociedad “para cultivar el espíritu nipón y unir a los japoneses, sin menospreciar el nombre del emperador, como los derrotistas hacen”. Y añade “queremos pedir a la autoridad que prohibía la propaganda que algunos individuos inútilmente hacen dentro de la colonia [japonesa en Brasil], predicando el derrotismo”.

La organización a la que se refiere es el Shindo Renmei, protagonista de uno de los autoengaños más sorprendentes de la historia del siglo XX. Para ellos Japón había ganado la guerra y lo contrario era propaganda americana que no iban a permitir. No eran cuatro locos; en todo caso, miles de locos.

Sigue leyendo Cuando Japón ganó la II Guerra Mundial

Desembarco en Kiska, ¿éxito militar?

Tal vez no sepan que durante la Segunda Guerra Mundial los japoneses invadieron territorio norteamericano. Concretamente dos diminutas islas del archipiélago de las Aleutianas, perteneciente a Alask. Se llamaban Attu y Kiska.

Reconquistada Attu, se puso en marcha el último tramo de la Operation Cottage, la recuperación de Kiska.

Más de 30.000 soldados y unos 90 barcos (acorazados, destructores y cruceros) además de apoyo aéreo. Primero, bombardeo de la isla durante semanas. Finalmente, el 15 de agosto, marines estadounidenses –y unos pocos canadienses– desembarcan en Kiska. 

En tiempo récord los norteamericanos recuperan la isla. Una hazaña olvidada en la historia. Un olvido en el que quizás tenga que ver la lista de bajas de ambos contendientes. Por parte americana: 200 muertos y más de 300 heridos. Por parte japonesa: cero. Ni un herido, ni un rasguño. Ni siquiera un prisionero.

Sigue leyendo Desembarco en Kiska, ¿éxito militar?

Cara de bicicleta y los inventores de enfermedades

Si eres mujer, igual padeces “cara de bicicleta” y no lo sabes.  Mírate. Mandíbula apretada, ojos saltones, rostro demacrado y enrojecido, ojeras. Si la cosa va a mayores: insomnio, dolor de cabeza, infertilidad, tuberculosis y aumento de la libido. Si acabas de aparcar tu bici  y te observas algunos de estos síntomas podrías sufrir dicha enfermedad.

Pero no te alarmes, tienes a tu favor que no vives en el siglo XIX y los médicos que la diagnosticaban murieron y se llevaron su sabiduría a la tumba. Aunque, si eres hombre o mujer en el siglo XXI tal vez sí padezcas Síndrome de Sissi, Fobia Social o un puñado de problemas psicológicos que, tranquilxs, pueden medicarse.

Sigue leyendo Cara de bicicleta y los inventores de enfermedades