Archivo de la etiqueta: medicina

Cara de bicicleta y los inventores de enfermedades

cara-de-bicicleta-3Mandíbula apretada, ojos saltones, rostro demacrado y enrojecido, ojeras. Si la cosa va a mayores: insomnio, dolor de cabeza, infertilidad, tuberculosis y aumento de la libido. Si eres mujer, has aparcado la bici hace un rato y te observas algunos de estos síntomas podrías padecer una enfermedad llamada “Cara de bicicleta”.

Pero no te alarmes, a tu favor tienes que no vives en el siglo XIX y los médicos que la diagnosticaban murieron y se llevaron su sabiduría a la tumba. Aunque, si eres hombre o mujer en el siglo XXI tal vez sí padezcas Síndrome de Sissi, Fobia Social o un puñado de problemas psicológicos que pueden medicarse.

Sigue leyendo Cara de bicicleta y los inventores de enfermedades

Tuskegee, Guatemala y los límites de la ciencia

Tuskegee-Syphilis-Experiment-Report_john CutlerEntre 1946 y 1948, la Secretaría de Salud Pública de los Estados Unidos llevó a cabo un experimento en Guatemala sobre la sífilis. En ese mismo momento se empezaba a establecer el tratamiento con penicilina como el más adecuado y efectivo para curar la enfermedad; en 1947 ya era el tratamiento habitual. En ese momento, también, el mundo empezaba a asimilar la barbarie nazi descubierta al finalizar la guerra y liberar los campos de la muerte. Entre su largo catálogo de atrocidades: terribles experimentos clínicos con prisioneros.

Es en esos años cuando médicos estadounidenses llevan en secreto en Guatemala su experimento. El objetivo es probar la eficacia de la penicilina a la hora de curar y prevenir la sífilis y la gonorrea. Pero como había pocos pacientes, decidieron infectar a más. Les inyectaron la bacteria de la sífilis, sin su conocimiento, a unos 700 guatemaltecos: prostitutas, presos en cárceles o manicomios y demás gente prescindible. Luego se les suministraba penicilina para curarlos, aunque se desconoce el destino de los conejillos de indias involuntarios.

Todos los médicos, que sí sabían lo que hacían, eran estadounidenses. Entre ellos se encontraba el doctor John Cutler, que ya había participado en otro experimento similar, en Tuskegee, Alabama.

Sigue leyendo Tuskegee, Guatemala y los límites de la ciencia

La pesadilla de los Hmong

wikiEn los años 80 se reconoció por primera vez el síndrome de muerte nocturna inesperada, también llamado síndrome desconocido de muerte súbita. No me negarán que las palabras muerte, nocturna e inesperada juntas forman un cóctel inquietante, y si añadidos súbita y desconocido la cosa se pone aún peor. No hay mayor indefensión que estar dormido, tanto en su sentido metafórico como en el estricto, al que se refiere el síndrome.

La enfermedad  fue reconocida por primera vez en Estados Unidos a finales de los 70 y suponía la muerte súbita e inesperada de hombres jóvenes y adultos en pleno sueño por causas inexplicables. El origen de su descubrimiento está ligado a un posible problema cardíaco hereditario, a la creencia en malignos seres sobrenaturales y a una etnia determinada, los hmong, protagonistas de esta historia.

Sigue leyendo La pesadilla de los Hmong

Una vida llena de orgasmos

sindrome_portadaEl orgasmo favorece tu flujo sanguíneo, oxigena las células, libera endorfinas y otras hormonas que disminuyen la depresión y aumentan la sensación de bienestar, ayuda al sueño, oxigena el cerebro, rebaja el estrés, fortalece los músculos, fomenta la autoestima;  incluso ayuda a quemar calorías y mejora el aspecto de tu piel.

Pero todo esto no son más que ‘efectos colaterales’ comparados con lo principal: supone un placer inigualable, una de las mejores sensaciones que puede experimentar de forma natural un ser humano. Cada persona lo vive de manera diferente, con lo que es difícil de definir. Pero, como diría el poeta, el que lo probó lo sabe.

Todo adulto lo busca de una forma u otra, a veces por vías tortuosas y asumiendo riesgos de todo tipo. Es un objetivo, algo valioso, intrínsecamente bueno. Y el camino hacia él, la excitación, es también muy gratificante.

Pero para algunas personas, sobre todo mujeres, puede llegar a ser una pesadilla. Sufren lo que se conoce como Trastorno de Excitación Genital Persistente.

Sigue leyendo Una vida llena de orgasmos

Speculum al foder (Tratado sobre el follar)

Portada de una edición traducida al castellano y página del original catalán
Portada de una edición traducida al castellano y página del original catalán

“Alguns van afirmar que mai no és bo de fer l’amor. Els que parlen així diuen una gran mentida. Només cal veure el que opinaven d’això els gran savis Hipòcrates i Gal·liè. Aquest últim escriu (…) que els homes joves que tenen molta esperma i tarden massa a fer l’amor tenen el cap feixuc, s’escalfen, perden la gana i, per consegüent, moren”(1)

(Speculum al foder, Anónimo, s.XIV-XV)

Hace poco descubrí el tratado Speculum al foder, una obra única en la literatura medieval, considerado el primer Kamasutra occidental. Es una especie de manual sobre sexo datado entre  finales del siglo XIV y principios del XV. Es de autor anónimo y está escrito en catalán, lengua que se habla por las tierras donde vivo con el propósito oculto de fastidiar al resto.

Su título traducido al castellano vendría a ser algo como Tratado sobre el follar y se conservan dos ejemplares: uno completo –manuscrito 3356– y otro parcial –el 10162, perteneciente en su momento al Marqués de Santillana, el puñetero– ambos hoy día propiedad de la Biblioteca Nacional de Madrid.  Sigue leyendo Speculum al foder (Tratado sobre el follar)

El estómago del doctor Beaumont

beaumont portada

En 1833, el doctor William Beaumont (1785-1853) era un desconocido médico de Connecticut que durante años había prestado sus servicios en el ejército como cirujano auxiliar, lo máximo a lo que podía aspirar por su formación de aprendiz de médico sin pasar por la universidad.

Pero ese mismo año su nombre pasa a la historia de la medicina al publicar “Experimentos y observaciones sobre el jugo gástrico y el funcionamiento de la digestión”. Su trabajo es un bombazo, una auténtica revolución respecto al conocimiento sobre la  fisiología del aparato digestivo. Fue su salto a la fama, a la gloria médica. Con su descubrimiento se abandonó la idea de que el proceso digestivo humano se basaba en la molienda y putrefacción de los alimentos en el estómago, para confirmar que se trataba de un proceso químico ‘limpio’, en el que toda fermentación supone una patología.

¿Cómo un oscuro médico con una precaria preparación teórica llegó a descubrir la verdad de la digestión humana? Gracias a un colaborador especial que le acompañó en todo el proceso, un humilde transportista canadiense llamado Alexis Saint Martin.

Sigue leyendo El estómago del doctor Beaumont