Archivo de la etiqueta: los mercados

The Summit y BCN, parte 2: The big picture

Tiempo lectura: 5 minutos

De Génova 2001 a la resistencia pasiva. Le llaman democracia y no lo es.

Todo pasa y todo queda. Vuelve el vintage, la moda de los 70.

Tras la peli (ver primera parte), el cineforum prometido.

Valorar si la reforma laboral, los recortes y los piquetes empresariales son más violentos que lo de los contenedores de basura nos llevaría a otro extenso artículo, no es lo que pretendo ahora. Lo que intento es ver el marco general en el que ocurren estas cosas, lo que los anglosajones llaman “The big picture”.

La imagen general, echando el zoom hacia atrás a tope de power, es que el capitalismo está tan maduro que se pudre y el olor está llegando a la gente. Por un lado, los recursos se agotan. El crecimiento sostenido e infinito en un planeta finito es algo inconcebible para un niño de 10 años que no sea economista neoliberal.

Por otro, el capitalismo financiero (alias, los mercados) se ha comido al industrial  y lleva décadas absorbiendo dinero y recursos de la gente que produce algo, tanto de personas como de empresas. No es nuevo, las rentas hace años que van de abajo hacia arriba y la desigualdad crece. La crisis sólo ha acelerado el proceso y las medidas de los gobiernos parecen echar gasolina al fuego. Incluso desde el FMI y el New York Times, conocidos izquierdistas, declaran abiertamente que tantos recortes que ahogan cualquier crecimiento en favor de la idea fanática (¿a quién beneficia?) de reducir el déficit solo es una «sobredosis de dolor» que no ayuda sino que mata más y con más sufrimiento. Las clases medias se empobrecen y cada día hay más gente expulsada fuera de un sistema que no solo es incapaz de hacer feliz a la mayoría de la gente sino que la hace día a día más desgraciada. Algo parecido a lo que ocurrió más allá del Muro de Berlín, no se si recuerdan. Vale que el suicida griego es un caso extremo (más favorable, por cierto, al orden público que pretende Felip Puig) pero cuando veas las barbas de tu vecino cortar… pues eso, ojo con el barbero.

Puede que llegue un momento que la Champions League y el Sálvame no basten para distraer al personal. La elecciones son una coartada que cada día pierde legitimidad, en parte gracias a los propios políticos que dicen una cosa y la contraria 5 minutos después de las votaciones.  Los gobernantes legislan, descarada y públicamente, para satisfacer a los mercados y a instituciones no democráticas como el Banco Central Europeo y nos dicen que es por nuestro bien, para no hacer enfadar a esos señores que mandan. Va calando la idea de que los parlamentos son caros, por inútiles. Eso también me suena, a años 30. El Parlamento Europeo ni está ni se le espera. Los Lehman Boys, representantes de la nueva plutocracia gobernante, se sientan ya en los ministerios siguiendo el ejemplo marcado por sus homólogos estadounidenses.

Seguir leyendo The Summit y BCN, parte 2: The big picture

Noche de Huelga General

Tiempo lectura: 4 minutos

Empiezo a escribir esto minutos antes de que empiece en España la huelga general convocada para hoy 29 de marzo. Así que empezaré el día trabajando, pero son servicios mínimos que he pactado conmigo mismo. Soy un tipo flexible.

El caso es que me apetecía recoger un día como hoy en el blog, un día espero que histórico. No porque vayan a pasar cosas espectaculares a cada minuto, eso solo ocurre en las películas americanas que, aunque muchos no lo crean, no son la vida real. Pero sí espero que sea un punto de inflexión, o el canto del cisne. En todo caso algo para recordar en unos años como un grito de dignidad ante el panorama sombrío que se cierne sobre asalariados y clases bajas.

Se trata de la reforma laboral, pero también de mucho más que eso. Se trata de seguir aumentando la brecha entre pobres (con trabajo o sin él, pero pobres) y ricos, con lo que los pobres son cada vez más pobres y los ricos acumulan más dinero. Y más dinero es más poder, para eso sirve al fin y al cabo, no para otra cosa. Si quieren datos pueden pinchar aquí.

Los ricos tienen el dinero suficiente para contratar expertos y comunicadores que presenten un modelo que nos devuelve al siglo XIX (soy un moderado, otros hablan de la Edad Media) como el colmo de la modernidad. El caso es que aprovechan el robo sistemático de los bancos y la burbuja inmobiliaria para decirnos que la culpa es nuestra y eliminar derechos (un peldaño por encima del esclavismo ellos les llaman privilegios) que se habían conseguido durante años de luchas y tras salir de una guerra mundial devastadora en Europa. El atraco perfecto, muchas gracias por robarme porque me da la ocasión de reinventarme a mí mismo.

A los que piensen que hablar de ricos y pobres también es algo demodé, no tengo nada que decirles. Bueno, sí, que es mu tonto. Lea un poco, lea.

Seguir leyendo Noche de Huelga General

Esos políticos valientes

Tiempo lectura: 5 minutos

De los productores de “derechos = privilegios”, los creadores de “neoliberal = técnico apolítico” y los guionistas de “fontanero autónomo = empresario”, llega con más fuerza a sus pantallas (no es nuevo) “El político valiente”. Al minuto de convocarse por los sindicatos mayoritarios una Huelga General para el 29 de marzo veremos protagonizar dicho papel, un clásico de la escena, a Mariano Rajoy, Artur Mas y otros tantos. Ha llegado su hora, el momento de ponerse los leotardos en una cabina a toda pastilla para combatir a la turba de supervillanos que convocan una huelga. A éstos nuevos héroes no les temblará el pulso contra los huelguistas y sindicatos. Pero los políticos valientes son tantos e intercambiables que a veces cuesta apreciar al verdadero. ¿Cómo reconocerlo?

Al político valiente lo reconocerán porque no le tiembla el pulso a la hora de seguir a pies juntillas lo que dictan los mercados, algo difícil de definir, tan etéreo… pero que al final se las arregla para pagar la campaña electoral del susodicho. Y si sale mal acaba condonándole la deuda, alehop.

El político valiente es el que viendo la situación desesperada de muchas familias pega un puñetazo en el escritorio acolchado y le pide a los bancos, porfi porfi, un código de buena conducta ante los desahucios o, en su defecto, que le dejen volver a casa mas tarde de las 10.

Porque el político valiente, inflamado por su voluntad de servicio público y su visión de estado, se arriesga a ser caricaturizado e insultado en las calles. ¿Quién soportaría que le silben e incluso le ridiculicen haciendo muñecos, mofa y escarnio mientras él, estoico, aguanta en su despacho trabajando, hablando con la policía o viendo fútbol en la tele?  Por cierto, lo de los pitos e insultos me suena a lo de Cristiano Ronaldo cada domingo que juega fuera, y con la gente mucho más cerca.

Seguir leyendo Esos políticos valientes

Deutsche Bank, ¿susto o muerte?

Tiempo lectura: 4 minutos

En el Deutsche Bank, el mayor banco alemán, se apostaba por la muerte. Con ello no quiero decir que participara de manera directa o indirecta en operaciones de tráfico de armas o de drogas, dios me libre, estoy seguro de que eso no ocurre. Me refiero a la noticia que esta semana ha publicado el diario Frankfurter Allgemeine y que ha sido recogida por varios medios españoles.

El Deutsche Bank creó unos fondos llamados DB Life Kompass (1, 2 y 3, invierta otra vez) en el cuál los clientes apostaban por la esperanza de vida de unos conejillos de indias anónimos. La apuesta se basaba en una estadística sobre esperanza de vida de unos 500 norteamericanos de entre 70 y 90 años. Si el paciente moría prematuramente (antes de lo que indicaba la estadística) el cliente ganaba, si vivía más, ganaba el banco. Todo un detalle por parte del DB no hacerlo al contrario; visto lo visto, no es tan evidente.

Las diferentes emisiones de este producto financiero han captado hasta ahora unos 200 millones de euros.

Según el noticiario televisivo cuya cadena ya no recuerdo (sí recuerdo que luego pusieron unos vídeos de primera, así que pudo ser cualquiera de ellos) la primera emisión se canceló en 2008, año en el que por primera vez la esperanza de vida de los estadounidenses dejó de crecer, malo para el banco. Y el caso se destapa ahora porque un abogado de Hamburgo, Tilman Langer, ha solicitado un  proceso de arbitraje al defensor del consumidor de la Asociación de Bancos Alemanes (DBD). Langer no protesta porque le parezca obsceno el tipo de apuesta (el abogado representa a un grupo de 30 inversores que preferían muerte a susto) sino porque alega que el banco usaba unas tablas de esperanza de vida obsoletas que perjudicaban a los inversores. O sea, que se apostaba a muerte con las cartas marcadas. Esos malditos viejos yanquis no se morían cuando tocaba ¡Qué falta de ética! claman los inversores.

Seguir leyendo Deutsche Bank, ¿susto o muerte?

Wikileaks y el libre comercio

Tiempo lectura: 5 minutos

Dietas y regalos para políticos y periodistas: varios millones;  Mover dinero a paraísos fiscales: tropecientos billones; cerrarle la boca a Wikileaks, no tiene precio. Para todo lo demás, Mastercard.

La noticia es de hace unos días así que tal vez ya la conocen. Julian Assange anunció en rueda de prensa en Londres que Wikileaks queda paralizado, ahogadas sus finanzas, tras la decisión, en diciembre de 2010, por parte de Visa, Paypal (propiedad de eBay), Bank of America, Western Union y Mastercard de dejar de aceptar las donaciones  que se hacían a la organización a través de sus plataformas. Wikileaks es una organización sin ánimo de lucro, así que depende de esas donaciones para mantener su estructura. Según  declaró el propio Assange, las mencionadas empresas estadounidenses han conseguido bloquear el 95% de las donaciones.

Wikileaks ha interpuesto una queja ante la Comisión Europea contra Visa y Mastercard por violación de las normas de competencia, cuya resolución se espera a mediados de noviembre.  «Estamos hablando de dos empresas estadounidenses que controlan el 97% de las operaciones» en Europa, declaró Kristinn Hrafnsson, periodista islandés y portavoz de Wikileaks. También recalcó que «no es un ataque contra WikiLeaks, sino contra la libertad de expresión». Según Assange, se ataca también el derecho de una organización independiente a recibir donaciones.

Seguir leyendo Wikileaks y el libre comercio

15 de octubre, nueva etapa

Tiempo lectura: 5 minutos

Hoy, 15O, se han convocado en todo el mundo manifestaciones para pedir, básicamente, una verdadera democracia. Una versión 2.o con un motor más potente, mejores gráficos y, sobre todo, mayor jugabilidad para el usuario común. La novedad para España es que esta vez la movilización es mundial, aunque cada país tiene sus particularidades y está claro que no hay los mismos motivos para indignarse en España que en Italia, Alemania o Dinamarca.

Quien haya leído otras entradas mías sabe que me gustan las metáforas futbolísticas, soy así de rancio, qué quieren. Tal como va la cosa, para España las elecciones del 20N son como elegir entre perder 5-0 ó perder 1-0 de penalty en el último minuto. ¿Qué es peor? ¿qué da más rabia? Pero, sobre todo ¿acaso importa? El resultado permanece inalterable, y en este caso, añorado Lázaro Carreter, uso la expresión de manera deliberada, aunque ojalá que incorrectamente. Porque hoy, 15 de octubre de 2011, como el pasado 15M, sale mucha gente a las calles del mundo a decir que tal vez no sea inamovible. Y si lo es, lo será contra su voluntad porque ya han insultando su inteligencia demasiadas veces y con resultados catastróficos, que es lo peor. “Ustedes, que con cada nueva solución rompen algo diferente, no nos representan”.

Por un lado Rajoy no suelta prenda. Ante unas elecciones ganadas por incomparecencia de la izquierda oficial, que ni está ni se le espera, prefiere no hablar mucho sobre la factura que nos va a pasar una vez recogido el confeti de la noche electoral. Y por otro lado tenemos a Rubalcaba hablando sobre dación en pago de hipotecas y otras cosas que le han venido a la cabeza, así de golpe, con una credibilidad que ni Mourinho presentando la campaña “lo importante no es ganar, es participar”. ¿Ahora? Olvídense un momento de la política. ¿No les parece que, ante una situación equivalente en la vida real, optarían por callarse, por vergüenza? A mí me daría, pero oye, cada uno es como es.

Envidio a los que vayan con ilusión a las urnas ese día pero está claro uno de los dos, ellos o yo, no se está enterando del problema. Bueno, reconozco que yo suelo estar in albis la mayor parte del tiempo.

Seguir leyendo 15 de octubre, nueva etapa