Archivo de la etiqueta: los mercados

Tratado Transatlántico, atado y bien atado

ttip

Mientras nos distraemos con la última ocurrencia sin sustancia de la campaña de las elecciones europeas, las corrientes subterráneas siguen fluyendo, la revolución neocon no se detiene. Una sola frase del tecnócrata digital Draghi vale más que mil discursos vacíos de quienes nos piden el voto, por nuestro bien. Hastiados y anestesiados por la cháchara intrascendente de la campaña electoral y el sálvame político de marhuendas de uno y otro signo, el ruido impide escuchar lo que importa. Pocos son los friquis que dedican un tiempo a leer la web de ATTAC, por ejemplo. Allí podrían enterarse de lo que las élites están cocinando para el futuro de Europa: la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (Transatlantic Trade and Investment PartnershipTTIP).

Sus valedores, entre los que está ese trueno de Javier Solana, alegan a su favor que es la manera de defenderse de la creciente influencia de las nuevas potencias como China, principalmente. Estados Unidos y Europa deben unirse para defender sus intereses comerciales en el mundo ante los nuevos bárbaros. Y en esas están la Comisión Europea y el Departamento de Comercio de EE.UU. defendiendo la democracia a brazo partido. La Comisión Europea dice que provocará la creación de 400.000 empleos, Obama habló de millones de puestos de trabajo. Un nuevo hito para el progreso y nuestro bienestar.

¿Será por eso que todas las conversaciones se llevan en secreto?

Sigue leyendo Tratado Transatlántico, atado y bien atado

Prípiat y Detroit. Historia de dos ciudades

detroit_prypiat

Se que hay muchas diferencias, tal vez más que semejanzas. Una muere lentamente ante nuestros ojos por abandono, la otra lo hizo súbitamente en 1986 a causa de un accidente nuclear. No es lo mismo, no se trata de ninguna competición, pero hace unos días volvió del pasado el nombre de Prípiat (que había olvidado) y no pude evitar que en mi mente se mezclaran imágenes de otra ciudad que en los últimos meses ha sido noticia por su lento y triste ocaso, Detroit.

Dos circunstancias muy distintas pero que nos dan un mensaje similar: construimos ciudades eternas para intentar olvidar que estamos de paso, que no somos más que un accidente y que nuestro momento en la historia se perderá como lágrimas en la lluvia, que diría aquel replicante poeta. La verdad es que mirando las fotos apenas se distingue la una de la otra, al final el resultado las hermana de alguna manera.

Prípiat y Detroit, URSS y Estados Unidos, el triunfo del capitalismo y el paraíso socialista. Aunque diferentes, creo que ambas representan muy bien la esencia de los dos mundos. Una colapsó de golpe, la otra agoniza lentamente en la bancarrota, cada una atacada por sus propios demonios.

Sigue leyendo Prípiat y Detroit. Historia de dos ciudades

Cambio de ciclo para Amaya

desahucio Amaya

El ministro de Guindos dijo el otro día que a él en su excel le salía que se había producido un cambio en la “inercia” de la economía española, que estamos ante “un cambio de ciclo”. Los famosos “brotes verdes” en versión 2013. Después de perderlo todo en la ruleta financiera, con la última ficha hemos doblado, ya tenemos dos. Toma ya. Ahora sí que hemos cogido la racha buena. Gracias a los esfuerzos de este gobierno, con su reforma laboral por delante, volvemos al Siglo de Oro. Pero no a la parte de Quevedo y Velázquez, sino la de los pícaros, curas fanáticos, incultura y hambre.

De Guindos solo ha sido uno más del coro de peperos que andan lanzando mensajes positivos sobre el fin de la crisis porque, tal como ellos lo ven, en España empieza a amanecer. Montoro dice que la gente ya lo nota en la calle. Un hombre que se patea las calles cada día seguro que no se equivoca. Si a la suya, querido lector, todavía no le ha tocado el turno, no desespere, que está llegando. La cosa no ha hecho más que empezar, va por la b de Botín, a él ya le está lloviendo dinero. Usted puede ser el próximo.

De Guindos, se muestra un poco más cauto, aunque se vino arriba y  dijo que  las reformas del gobierno eran el pasmo de Occidente, y que “estamos perdiendo el miedo a perder el empleo” (sic).

Y Amaya Muñoz sin enterarse.

Sigue leyendo Cambio de ciclo para Amaya

Elena Cortés, desahucios y políticos valientes

consejera-andaluza-Fomento-Vivienda-Elena-Cortes

Antediluviana, desfasada, caduca, populista, irresponsable. Incluso, revolucionaria, que ya es decir. Todo eso, y supongo que mucho más, ha tenido que oírse la Junta de Andalucía, y en especial la consejera de Fomento, Elena Cortés, desde que impulsó el pasado 9 de abril un Decreto Ley de Vivienda que, citando el propio texto, pretende “asegurar el cumplimiento de la Función Social de la Vivienda”. El decreto, convertido posteriormente en ley (ley antidesahucio lo llama la prensa) tras la aprobación del  parlamento andaluz, se encuentra actualmente suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional, a requerimiento del gobierno del PP.

Así que para determinados voceros Elena Cortés es una inconsciente y una demagoga. Muy lejos de aquellos políticos serios, sensatos, que toman decisiones ponderadas, de sentido común. Políticos que incluso, cuando se ven obligados por las circunstancias, hacen lo que se debe hacer, toman la única decisión posible. Y lo hacen aún en contra de la opinión mayoritaria de sus gobernados porque son valientes y no se dejan llevar por lo que opina el populacho, también conocido como pueblo soberano durante la campaña electoral. Que esas decisiones valientes siempre vengan definidas por los poderes económicos es una feliz coincidencia. Al tomarlas, valientemente se exponen a perder las elecciones, con el riesgo de caer posteriormente en varios consejos de administración.

Pero gente como Elena Cortés se deja llevar por la vía fácil: dorar la píldora al poderoso lobby de la PAH enfrentándose a bancos, inmobiliarias, el gobierno de la nación y la troika, que, todo junto y muy revuelto, debe ser lo que ella llama “capitalismo inmobiliario”. Para allanarse aún más el camino, Cortés dice que la crisis es en realidad una “estafa del capitalismo inmobiliario”. Qué cosas tiene Elena.

Sigue leyendo Elena Cortés, desahucios y políticos valientes

Austeros de la muerte

tumba karl marx

Aquello de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades ha perdido fuelle. Sobre todo si lo dicen las sobrecogedoras élites políticas y económicas que nos gobiernan, recibiendo contratas a cambio de confettis varios o pasando, los menos, un stage de reciclaje empresarial. Así que, para que siga el espectáculo, hay que encontrar caminos nuevos; y como nuestras élites nunca se han distinguido por su creatividad (los creativos siempre se han exiliado, voluntariamente o por la fuerza) han encontrado la solución: agotada la vida, queda la muerte. He aquí el nuevo paradigma: señoras y señores, españoles todos, aquí hay gente muriendo por encima de nuestras posibilidades.  Cualquier día la troika nos saca un excel que lo probará científicamente.

En nuestro derroche la gente anda muriéndose de cualquier manera, sin pensar en el bien común y en el daño que le hacen a la Marca España. Aunque para ser justos, todavía no han culpado a los muertos, sino a los familiares que andan cogiéndose bajas de 4 días, semana sí semana también, con la excusa de un padre fallecido. Antes la cosa iba bien, llegaba dinero alemán a espuertas y uno podía irse cuatro días a llorar a sus deudos a un campo de golf con spa, por ejemplo. Pero esos tiempos en los que era un gustazo que se te muriera un familiar  ya no volverán, era un espejismo.

Sigue leyendo Austeros de la muerte

Aprender a defenderse

En 1975 a Martin Seligman se le ocurrió dar una serie de descargas eléctricas a unos perros para ver cómo reaccionaban. No era un psicópata con mucho tiempo libre, sino un  psicólogo realizando un experimento serio. Claro que eso se lo deberíamos contar a los perros. El resultado fue la Teoría de la Indefensión Aprendida (learned helplessness) y su relación con la depresión. 

El experimento consistía en colocar a unos perros en unos habitáculos donde se les propinaban descargas eléctricas, sin ningún tipo de patrón o justificación. Al primero se le daba la oportunidad de parar la descarga impulsando con su hocico una palanca, al segundo no se le daba ninguna posibilidad de detenerla. Después se les pasaba a otros habitáculos, donde se les volvía a infringir descargas eléctricas. La diferencia es que de estas podrían librarse fácilmente, solo tenían que saltar una pequeña valla para salir de allí. El primero de los perros lo hacía a la primera, sin problemas. El segundo no se movía, simplemente soportaba la descarga resignado. Había aprendido a estar indefenso y se resignaba a su suerte. Sigue leyendo Aprender a defenderse