Archivo de la etiqueta: justicia

Hillsborough, la verdad reluce

hillsboroughEl pasado 27 de abril se cumplió un nuevo capítulo en la infamia de Hillsborough.  Aunque esta vez en sentido positivo. Un jurado ha determinado que la muerte de 96 seguidores del Liverpool el 15 de abril de 1989 fue un “homicidio involuntario” causado básicamente por la incompetencia policial.

Con la sentencia se hacía oficial en los tribunales una verdad ya aceptada, sobre todo desde que empezaron a filtrarse informes policiales y en 2012 el primer ministro David Cameron admitiera públicamente que la policía amañó pruebas para ocultar sus fallos y culpar a las propias víctimas.

Un  triunfo de la verdad  que solo ha necesitado de la perseverancia  contra viento y marea de los familiares de las víctimas durante 23 ó 27 años, según se mire.

Sigue leyendo Hillsborough, la verdad reluce

Bernie Tiede, nuestro querido asesino

bernie_cabeceraHe visto en la tele Bernie (Richard Linklater, 2011) y, tras lamentar la imposibilidad física de estar al día de todo lo interesante que se hace en cine y televisión, he corrido aquí a contarla y  recomendarla. En mi defensa he de decir que su estreno en España se demoró cuatro años y, contra lo que pueda parecer, no viajo a Estados Unidos con frecuencia.

Una buena sinopsis sacada de Filmaffinity: “En Carthage, un pueblo de Texas, Bernie Tiede (Jack Black), un enterrador muy querido por toda la gente del pueblo, se hace amigo de una rica y malvada viuda (Shirley McLaine)”. También sale Matthew McConaughey, en su versión nuevo McConaughey: todo el rato vestido y componiendo un personaje magnético al que seguir sin pestañear ni para ir al baño.

También aparecen un montón de deliciosos personajes reales de Carthage imposibles de mejorar en un casting con actores. Porque Linklater cuenta la historia a modo de falso documental lleno de humor negro con toques surrealistas y situaciones al límite de lo creíble. Probablemente la manera más acertada de contar un historia real con toques surrealistas y situaciones al límite de lo creíble. La historia de Bernie Tiede, el tipo que acabó viviendo en el garaje de Richard Linklater y cuya fortuna ha vuelto a cambiar hace apenas un par de días.

Sigue leyendo Bernie Tiede, nuestro querido asesino

Making a murderer, el poder incontrolable

makingamurderer-netflixEste es un post de urgencia, solo para decirles que si tienen la oportunidad y un estómago resistente para historias jodidas como la vida misma, no se pierdan Making a Murderer. No es una película, sino una serie documental de 10 capítulos, pero más adictiva que la mayoría de ficciones que he visto últimamente. Un documental sobre la historia de Steven Avery con un mensaje muy potente y contado de tal forma que tienes que seguir viéndolo hasta el final.

No suelo hablar de series en este blog porque a mí me resulta muy difícil hacerlo sin espoilers, supongo que hay que tener un talento especial para ello. Pero Making a murderer es de esas series de las que necesitas hablar recién las acabas, una historia que tienes contarle a todo el mundo, aunque solo sea para desprenderte de esa malla pegajosa de desazón que deja en tu visión del mundo civilizado. Y por lo que veo no soy el único, tras su estreno en Netflix habla de ella  hasta el presidente Obama.

Sigue leyendo Making a murderer, el poder incontrolable

Enric Durán, el Robin Bank de Vilanova

Escribo en estas páginas para hacer público que he expropiado 492.000 euros a 39 entidades bancarias a través de 68 operaciones de crédito. Incluyendo los intereses de demora, la cifra actual de la deuda es de más de 500.000 euros que no pagaré”.

Así empieza, en catalán, la carta que Enric Durán publicó en la revista Crisi el 17 de septiembre de 2008. Dos días antes había quebrado Lehman Brothers y 12 días después tiene lugar el llamado “lunes negro”, en el que la Bolsa de Nueva York experimenta la mayor caída de su historia en un solo día. Ya es oficial, el experimento del mercado financiero autorregulado se convierte en una pesadilla interminable para los de siempre.

Durán califica su acto como “una acción individual de insumisión a la banca” con el objetivo de denunciar al sistema bancario y la cultura del consumo a crédito, y a la vez destinar el dinero expropiado a iniciativas sociales para crear riqueza al margen del sistema.

Tras una huida a Brasil y Venezuela regresa, ya que su intención siempre fue difundir su acción y que sirviera de ejemplo y reflexión pública. El 17 de marzo, seis meses después de su confesión pública, ofrece una rueda de prensa para presentar una nueva revista Podem!, pagada, como Crisi, con el dinero expropiado. Aquella misma tarde le detienen e ingresa en prisión, en la que pasa 65 días hasta que se le concede la libertad bajo fianza. El próximo martes, 12 de febrero de 2013, va a empezar su juicio, en el que el fiscal pide 8 años de cárcel. Un caso que con un jurado popular sospecho que le saldría a devolver a Durán, aunque también sospecho que no va a tener tanta suerte como Camps.

Sigue leyendo Enric Durán, el Robin Bank de Vilanova

Amnistía fiscal: el que tiene padrino, delinque

El jueves tuvo lugar en España una huelga general y en Barcelona una manifestación en la que se quemaron contenedores de basuras, carreras, pelotas de goma, etecé, etecé. Ya lo sabrán, si han leído prensa nacional no ocurrió nada más en todo el país. Pues a los señores que reventaron la manifestación de Barcelona, con la inestimable colaboración de unos Mossos que son la envidia de las discotecas poligoneras “¿qué toman? yo también quiero de eso”, les relevaron al día siguiente otros que, BOE en mano, están reventando el Estado de Bienestar a la carrera, lo suyo si que es vandalismo social y sin capucha ni nada, con un par.

Además de recortes varios que nunca aparecieron en su programa electoral, quemaron un contenedor enorme: el anuncio de amnistía para los delitos fiscales.

Las cosa es, más o menos, que quien regularice las rentas no declaradas (¿ven como se puede decir bonito “los delincuentes que roban a Hacienda”?) podrán hacerlo a cambio de pagar un 10% de los sustraído, en lugar de las penalizaciones contempladas en la ley. Blanqueo a buen precio cortesía del PP, su banca amiga. ¿Hablamos? Viva la Pepa! que viene muy a mano, ahora que sabemos que la hicieron los peperos de la época. Una medida que pretende que los delincuentes se arrepientan y aflore el dinero negro. El GESTHA, el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, calcula que la economía sumergida equivale a 243.000 millones euros anules, se dice pronto, lo que conrrespondería al 23% de PIB español. En esa cifra hay pequeño defraudador (19% en pequeñas empresas, 8% en autónomos) pero, sobre todo, algunos grandes defraudadores (más del 70% del fraude) que tienen sus fortunas en SICAV y paraísos fiscales (asómbrese con el dato pinchando aquí). El sindicato de técnicos (que sigue clamando en el desierto mediático) cree que con mayor voluntad política y mayores competencias gran parte de ese delito se podría reducir, y así podríamos recuperar nuestro dinero todos aquellos que, nómina en ristre, pasamos religiosamente y en procesión ordenada por caja. Pero a los diversos gobiernos que en este reino han sido, no les parece ése el camino. Ahora el de Mariano El Discreto, da una vuelta de tuerca y prefiere mirar para otro lado. O tal vez se trata de ser compasivo, o caritativo, o poner la otra mejilla al defraudador: no se, me hago un lío, no soy teólogo.

Sigue leyendo Amnistía fiscal: el que tiene padrino, delinque

Amunt València

Si no es ahora, ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos que el orín de los perros;
si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos, infinitamente menos categoría que el estiércol;
si no es ahora … ¿cuándo se pierde el juicio?

León Felipe (Pero ya no hay locos)

En primer lugar, mis felicitaciones al autor o autores del vídeo que encabeza esta entrada, es magnífico. El final es espectacular.  Esta entrada es mi excusa para colgarlo.

Iba a titular esta entrada “Independencia pa Valencia” por razones obvias pero tras unos segundos de reflexión (una norma que aconsejo a todo el mundo, incluso en el Sálvame) he decidido expresar mi solidaridad a todos aquellos valencianos que, bajo la pátina ‘siciliana’ que gobierna la comunidad, sufren, luchan y trabajan honradamente. Ellos son los que menos se merecen todo esto.

Aunque la verdad es que tras el veredicto del jurado popular (5-4, estuvimos a punto de remontar pero parece que en Valencia es imposible ganar, que diría Mourinho) que declara no culpable a Camps de sus problemillas de guardarropa, no creo que sea el mío el único grito que desde otros rincones de España clama por la segregación de la Comunidad Valenciana. Tienen sus propias leyes, que tengan su país.

Cierto es que el que esté libre de pecado que tire la primera comisión, aunque sea de un 3%, pero lo que en otro lugares es motivo de cuchicheos soto voce, disimulo y un poquito de vergüenza, parece que en tierras levantinas se hace a base de estruendo de tracas a plena luz del día. Debe ser el fet diferencial valencià.

Sigue leyendo Amunt València