Archivo de la etiqueta: Japón

Cuando Japón ganó la II Guerra Mundial

Bahía de Tokio, 2 de septiembre de 1945. A bordo del acorazado USS Missouri y ante el general MacArthur, Japón se rinde a los Aliados.

Tokio, 1 de enero de 1946. El emperador Hirohito, lee la histórica Ningen Sengen (“Declaración de humanidad”) por la que renuncia a su deidad y se declara un ser humano normal.

Cinco días después, el 6 de enero, el excoronel japonés Jenji Kikawa se presenta en una comisaría brasileña junto con media docena de seguidores pidiendo la legalización de su organización. Una sociedad “para cultivar el espíritu nipón y unir a los japoneses, sin menospreciar el nombre del emperador, como los derrotistas hacen”. Y añade “queremos pedir a la autoridad que prohibía la propaganda que algunos individuos inútilmente hacen dentro de la colonia [japonesa en Brasil], predicando el derrotismo”.

La organización a la que se refiere es el Shindo Renmei, protagonista de uno de los autoengaños más sorprendentes de la historia del siglo XX. Para ellos Japón había ganado la guerra y lo contrario era propaganda americana que no iban a permitir. No eran cuatro locos; en todo caso, miles de locos.

Sigue leyendo Cuando Japón ganó la II Guerra Mundial

En Minamata bailaban los gatos

Desde hace un tiempo los animales de la zona se comportan de forma extraña. Primero un vecino ve a su gato caminar errático  –con fuertes convulsiones a modo de danza extravagante– y luego saltar desde el puerto al mar para morir ahogado. Como borracho. Pero no es el único, pronto otros cuentan cosas parecidas y el rumor se extiende por todo el pueblo. Unos les llamaban “los gatos que bailan”, otros, “los gatos suicidas”. Los imagino bromeando sobre el tema en la taberna.

Las risas se apagan un poco cuando empiezan a aparecer peces muertos flotando en la orilla: poca broma, esos peces son el pan de todos en aquel pueblo de pescadores. Y definitivamente la cosa no tiene ni puta gracia cuando las personas empiezan a ‘imitar’ a aquellos gatos bailarines. Por el pueblo empieza a verse gente con muchos problemas al andar, pierden el control de sus extremidades, sufren fuertes convulsiones y tienen enormes dificultades para hablar. Su vista y oído también se deterioran, se sienten extremadamente débiles. Los casos más extremos desembocan en parálisis y muerte.

No es un caso, ni dos, ni tres; es una epidemia en toda regla. Aquel año de 1956, en Minamata (Japón), murieron 46 personas y nadie en el pueblo sabía por qué.

Sigue leyendo En Minamata bailaban los gatos