Archivo de la etiqueta: Indignados

¿Nos hacemos un rumspringa?

devils-playground-overview.gif~originalEste es un post que va a hablar de amish pero en realidad trata de hacer una valoración sobre las elecciones en España. ¿Arriesgado? Sí ¿Estrambótico? Quizás ¿Fallido? Es más que probable. Pero solo sabremos que SíSePuede mezclar ambos conceptos si lo probamos, así que no lo juzguen hasta que termine. Cosas más difíciles se han logrado, que se lo digan a Carmena y Colau.

Esta cosa va a ir de Ordnung y Rumspringa,  si tienes curiosidad puedes seguir leyendo.

Sigue leyendo ¿Nos hacemos un rumspringa?

Descanse en paz maestro

Ha muerto José Luis Sampedro, un sabio de esos que se cuentan con el dedo de una mano, que decía aquel. De los que de verdad encajan en la definición de maestro, una palabra depreciada muchas veces. No estoy a la altura para hacerle un homenaje con mis propias palabras. El mejor homenaje es pararse un momento a escuchar las suyas, a aprender y a pensar por nosotros mismos.

Que la tierra le sea leve, maestro.

Lo siento pero no puedo

Señores Gallardón y González Pons, por más que lo intento no consigo sentir lástima, ni solidaridad, ni empatía siquiera con sus ilustrísimas señorías. Ni siquiera con sus familias. Lo que están viviendo con el escrache de la PAH debe ser muy duro, un mal trago. Lo sé, lo racionalizo y no tengo duda de ello. De repente la realidad de la calle ha saltado el muro y ha llegado hasta sus puertas. Y no les gusta lo que han visto. No es bonito, ni edificante. Ni creo que la PAH lo pretendiera.

Debería notar esa empatía con los que sufren, como sus señorías y, lo digo en serio, me molesta no sentirla, es una derrota personal. No se, tal vez solo sea una excusa, pero tras años de ver tanta gente sufrir, y no solo en los telediarios, algo se ha roto. Años de ver a mi alrededor gente que se va al paro, que vive cada día preocupada por llegar a fin de mes, van haciendo costra. Los que tenemos suerte solo hemos visto recortados nuestros sueldos a cambio de trabajar más. De momento. Pero otros lo han perdido todo: su casa e incluso sus vidas. ¿Demagogia? El señor Gallardón decía que no se puede violentar de esa manera a unos diputados que votan “en conciencia”. ¿En conciencia? Las listas de los partidos son tan cerradas que a la conciencia no la dejan entrar, como si llevara zapatillas deportivas. Y eso lo sabe todo el mundo, así que sus grandes palabras suenan más huecas que nunca para la mayoría.

Sigue leyendo Lo siento pero no puedo

No hay blog para tanto chorizo (y hay gente que no lo merece)

Esta entrada vuelve a ser una de esas de desahogo. Lo siento, no todas van a ser historias interesantes. El sueño de la razón produce monstruos, tituló Goya uno de sus Caprichos. Una mirada lúcida y genial a un páramo de incultura, egoísmo, fanatismo y barbarie. Una España que lleva siglos pareciéndose demasiado a sí misma mientras bailamos alrededor de la hoguera. De vez en cuando el hedor es tan fuerte que llega hasta las plazas de toros, los campos de fútbol o Telecinco. Quizás estamos en uno de esos días.

El sueño de una sanidad y educación de calidad está desaguando por alcantarillas que llegan hasta ‘bancos malos’, paga y no preguntes. El sueño de justicia mira fijamente a Krahe y se pone la venda con expresidentes autonómicos o atilas financieros. Cuando Dívar, alias El Findes, se va de hoteles de lujo (perdón, de 4 estrellas) invitado por el contribuyente y en su defensa alega que él pagaba algunas de las cenas, vuelve a recobrar sentido una vez más aquello de que “la justicia vale menos que el orín de los perros”.  El sueño de una administración eficaz reparte pelotazos millonarios con la excusa de hacer carreteras innecesarias o aeropuertos absurdos. El sueño de unos medios corporativos altavoces de sus amos que, como no pueden explicar lo inexplicable, tiran balones fuera con La Roja y los vídeos de youtube. Eso los serios, otros ya son caricaturas que compiten en el quiosco directamente con El Jueves, con perdón para El Jueves. Hay que rebuscar en la basura para encontrar algún The Wire (la realidad ha dejado muy light a Crematorio) que nos haga la fotografía de lo que está pasando de verdad fuera de la sala de estar.

Y lo más triste es que lo antes mencionado es solo una pequeña muestra. No hay blog para tanto chorizo.

Sigue leyendo No hay blog para tanto chorizo (y hay gente que no lo merece)

15M: “Mariano, tenemos que hablar”

Entre los múltiples eslogans acertados del 15M (‘poco pan, pésimo circo’ me parece brillante, por ejemplo) siempre hubo uno que me llamó especialmente la atención: “Vamos despacio porque vamos lejos”. No cuadraba con tanta efervescencia de tuits, streamings y demás palabros que envuelven el movimiento desde sus primeros pasos. En la generación del too fast too furious era una nota discordante.  Sabia, pero discordante. Vivimos una cultura audiovisual en que todo ha de ser instantáneo, donde los vídeos en internet de más de 3 minutos cansan y donde los anuncios plantean el problema y ofrecen una solución perfecta en 20 segundos. Si la felicidad se consigue en 20 segundos comprando lo adecuado ¿quién quiere esforzarse despacio para conseguir algo?

Por eso, parte de la ciudadanía y, sobre todo la prensa sobrecogedora sector ultracentrista, enterraron el 15M cuando vieron que a los dos minutos el sistema no se había venido abajo ni el cielo caía sobre nustras cabezas. Lo repitieron a las dos horas y a los dos meses y lo seguirán repitiendo tras comprobarse, un año después, que el muerto está muy vivo, mucho más que algunas portadas, tan rancias que a sus mismos autores les avergonzarán de aquí a unos años y negarán haberlas perpetrado.

El 15M sigue caminando despacio (o no, el tiempo es relativo ¿verdad?) pero sin pausa y con buena salud, demostrando además una capacidad de movilización envidiable, se mire como se mire. Yo lo vi en Barcelona con mis propias gafas. Un éxito.

Con tanto crédito acumulado, los autores de ‘no recortaremos sanidad y educación’, ‘no subiremos el IVA’ o ‘hazte bankero‘  (“…que sino te haré yo a la fuerza”, maldita letra pequeña) y sus altavoces van a seguir con el mismo discurso, como el rey desnudo que una vez descubierto por el niño siguió altivo, “con sus ayudas de cámara sosteniendo la inexistente cola” como si nada pasase. Triste trabajo el de algunos periodistas que cada vez se pasan más tiempo hablando solos.

Porque lo importante, aunque fueron muchos, no es que los indignados ayer en Madrid o Barcelona sean 45.000 o 50.000, ese es el debate que quieren algunos para no hablar de lo que realmente importa: el 15M es el resultado del sufrimiento causado por el capitalismo salvaje, la enfermedad del sistema es lo que importa. La gente se dio cuenta que la crisis es en realidad una estafa y, cómo mínimo, dijo aquello de “ahora me vas a oír”.  Había esclavos a los que su estado les parecía natural, seguro que agradecían a su dueño que les tratara con cierta amabilidad; además, les daba de comer. No hace tanto tiempo de aquello. Siempre hubo resignados y sumisos y siempre los habrá. Siempre hubo capataces y siempre los habrá. Y nunca han sido ellos los que han logrado los progresos sociales.

Sigue leyendo 15M: “Mariano, tenemos que hablar”

15 de octubre, nueva etapa

Hoy, 15O, se han convocado en todo el mundo manifestaciones para pedir, básicamente, una verdadera democracia. Una versión 2.o con un motor más potente, mejores gráficos y, sobre todo, mayor jugabilidad para el usuario común. La novedad para España es que esta vez la movilización es mundial, aunque cada país tiene sus particularidades y está claro que no hay los mismos motivos para indignarse en España que en Italia, Alemania o Dinamarca.

Quien haya leído otras entradas mías sabe que me gustan las metáforas futbolísticas, soy así de rancio, qué quieren. Tal como va la cosa, para España las elecciones del 20N son como elegir entre perder 5-0 ó perder 1-0 de penalty en el último minuto. ¿Qué es peor? ¿qué da más rabia? Pero, sobre todo ¿acaso importa? El resultado permanece inalterable, y en este caso, añorado Lázaro Carreter, uso la expresión de manera deliberada, aunque ojalá que incorrectamente. Porque hoy, 15 de octubre de 2011, como el pasado 15M, sale mucha gente a las calles del mundo a decir que tal vez no sea inamovible. Y si lo es, lo será contra su voluntad porque ya han insultando su inteligencia demasiadas veces y con resultados catastróficos, que es lo peor. “Ustedes, que con cada nueva solución rompen algo diferente, no nos representan”.

Por un lado Rajoy no suelta prenda. Ante unas elecciones ganadas por incomparecencia de la izquierda oficial, que ni está ni se le espera, prefiere no hablar mucho sobre la factura que nos va a pasar una vez recogido el confeti de la noche electoral. Y por otro lado tenemos a Rubalcaba hablando sobre dación en pago de hipotecas y otras cosas que le han venido a la cabeza, así de golpe, con una credibilidad que ni Mourinho presentando la campaña “lo importante no es ganar, es participar”. ¿Ahora? Olvídense un momento de la política. ¿No les parece que, ante una situación equivalente en la vida real, optarían por callarse, por vergüenza? A mí me daría, pero oye, cada uno es como es.

Envidio a los que vayan con ilusión a las urnas ese día pero está claro uno de los dos, ellos o yo, no se está enterando del problema. Bueno, reconozco que yo suelo estar in albis la mayor parte del tiempo.

Sigue leyendo 15 de octubre, nueva etapa