Archivo de la etiqueta: guerra

Francisco de Carvajal, el demonio de los Andes

Tiempo lectura: 6 minutos

francisco de carvajal

Ayer fue 12 de octubre, Día de la Hispanidad, la fiesta nacional de España. Yo vivo en Barcelona, así que tengo 2 fiestas nacionales (Diada del 11 de septiembre) en un mes. Eso, además de un trajín, me provoca un inquietante dilema: todavía no he decidido cual de las dos fiestas me emociona menos.

Pero un día como hoy sí que da pie a pararse a aprender y reflexionar sobre la historia del país que por azar nos ha tocado. Una reflexión mesurada y con la mente abierta, alejada de ese orgullo que es más grande, y sospecho que pasa en todos los países, cuanto más se desconoce dicha historia. En este caso no puedo estar más de acuerdo con Gil de Biedma en que “de todas las historias de la Historia la más triste sin duda es la de España porque termina mal”. Termina mal para los de siempre. Siempre.

En el día de hoy se conmemora el encuentro de dos mundos y creo que no se puede negar la trascendencia que eso ha tenido en la historia mundial. El cómo se hizo ya es otra cosa; en el choque de civilizaciones siempre hay ganadores y perdedores. No podemos juzgar la historia con los parámetros éticos y filosóficos actuales. Si hoy día ir a ‘hacer las américas’ puede significar montar una puntocom de éxito, en otros tiempos esa posibilidad se ganaba, casi exclusivamente, a sangre y fuego.

Hoy quiero recordar uno de esos personajes de sangre y de fuego: Francisco de Carvajal, el demonio de los Andes. Seguir leyendo Francisco de Carvajal, el demonio de los Andes

Cuando Estados Unidos invadió Rusia

Tiempo lectura: 6 minutos

Los planes militares no siempre salen bien, pero si además ni siquiera existen, el asunto está condenado a salir mal. Desconozco si el 20 de agosto de 1918, recién desembarcado en Vladivostok, el general William Sidney Graves pensaba que acababa de entrar en la historia. Lo que sí sabía es que acababa de desembarcar al mando de los regimientos 27 y 31 de infantería de los Estados Unidos, con unos 9.000 hombres en total, o sea, con una mano delante y otra detrás si el objetivo era invadir Rusia. Aunque tal vez el objetivo era derrocar a los bolcheviques, vigilar a los británicos y a los japoneses o ayudar a unos soldados checos, o vaya usted a saber. El único plan que se le había proporcionado era un documento de siete páginas, llamado El Memorando, redactado por el presidente Woodrow Wilson en el que se divagaba sobre política, sin rastro de estrategia, logística, implicaciones o consecuencias de la acción. Un despropósito que apenas ocupa un breve en la historia, escondido en pequeños rincones como este. ¿Para cuándo la película? Una especie de remake de Sopa de Ganso basada en hechos reales.

En honor al general Graves hay que dejar claro que era un profesional que en medio del sainete intentó comportarse con sentido común, teniendo en cuenta además que, cuando el secretario de guerra estadounidense le entregó el famoso memorando en la estación de Kansas City poco menos que se disculpó por la faena y le vino a decir algo como “invade Rusia pero no te metas en líos”.

Seguir leyendo Cuando Estados Unidos invadió Rusia

Francisco de Cuéllar, náufrago en Irlanda

Tiempo lectura: 7 minutos

Contra lo que dice la historiografía inglesa tradicional, el desastre de la Empresa de Inglaterra de 1588, también conocida como la Armada Invencible, no fue solamente obra de la marina inglesa, sino, muy mucho, de las tempestades y otros errores hispanos. De hecho, la mayor parte de las víctimas a manos inglesas fueron los exhaustos náufragos asesinados al llegar a la costa. Pero el náufrago del que voy a hablar hoy se les escapó a los ingleses. Franscisco de Cuéllar, logró salvar el pellejo y vivir para contarlo. La carta que dirigió a Felipe II contando sus desventuras  “que casi parecerá sacada de algún libro de caballerías”, según él mismo escribe, permaneció escondida trescientos años en la Real Academia de la Historia hasta que en 1884 fue rescatada. Si solo la mitad es verdad, su peripecia es asombrosa.
Como viene siendo tradicional con este tipo de personajes, Francisco de Cuéllar es más conocido en Irlanda que en la propia España. Se pueden visitar los lugares que frecuentó, cerca de Donegal, en el llamado “The Cuéllar Trail”. No hay personajes más olvidados en la historia oficial que los soldados derrotados.
Seguir leyendo Francisco de Cuéllar, náufrago en Irlanda

Francisco de Cuéllar, de erasmus en Irlanda

Tiempo lectura: 7 minutos
Fotografía de portada propiedad de Miquel Silvestre
 

Contra lo que dice la historiografía inglesa tradicional, el desastre de la Empresa de Inglaterra de 1588, también conocida como la Armada Invencible, ni fue tan catastrófico como se dijo ni fue solamente obra de la marina inglesa, sino, muy mucho, de las tempestades y otros errores hispanos. De hecho, la mayor parte de las víctimas a manos inglesas fueron los exhaustos náufragos asesinados al llegar a la costa. Pero el náufrago del que voy a hablar hoy se les escapó a los ingleses. Franscisco de Cuéllar, logró salvar el pellejo y vivir para contarlo. La carta que dirigió a Felipe II contando sus desventuras  “que casi parecerá sacada de algún libro de caballerías”, según él mismo escribe, permaneció escondida trescientos años en la Real Academia de la Historia hasta que en 1884 fue rescatada. Si solo la mitad es verdad, su peripecia es asombrosa.

Como viene siendo tradicional con este tipo de personajes, Francisco de Cuéllar es más conocido en Irlanda que en la propia España. Se pueden visitar los lugares que frecuentó, cerca de Donegal, en el llamado “The Cuéllar Trail”. No hay personajes más olvidados en la historia oficial que los soldados derrotados.

Seguir leyendo Francisco de Cuéllar, de erasmus en Irlanda

La tele se pone en plan letal

Tiempo lectura: 7 minutos

Había empezado la semana viviendo un nuevo salto evolutivo. No lo digo por decir, había experimentado en mis carnes una sensación reprimida durante tantos años: por fin pude, una vez acabado el rollo, tirar el soporte de cartón al inodoro sin problemas. Mientras desaparecía de mi vista no pude evitar un sentimiento optimista y, por qué no, de cierto orgullo de género. Con el tubo desechable la humanidad había alcanzado nuevas cotas de desarrollo. Cierto es que enseguida me vino a la mente el inexplicable fracaso con los grumos del colacao, pero todo llegará. Vale, el nesquik dicen que no hace grumos pero, lo siento por ellos, no sabe igual. ¿Por qué no colaboran, por el bien común, e intercambian conocimientos? Si Merkel, Sarkozy y Papandreu pueden, con una teleconferencia, poner en marcha un futuro esplendoroso para Grecia, los señores y señoras de Colacao y Nesquik podrían aliviar también la tensión con su granito de arena. En tiempos duros todos tenemos que arrimar el hombro.

Pero hete aquí que al llegar el fin de semana  mi confianza vuelve a flaquear como un índice bursátil cualquiera. Andaba yo con la guardia baja, desayunando el sábado (tarde, como está mandado) mientras hacía zapping en la tele (deporte de riesgo donde los haya) y Zas, en toda la boca: Deadliest Warrior, El guerrero más letal. No daba crédito a lo que estaba viendo, un absurdo plagado de disparos en el que unos talibanes se enzarzaban a tiros con unos tipos con verdugos y ropa militar que según el programa eran miembros del IRA. Sí, como lo leen. Abajo había una puntuación de bajas en el combate que estaban teniendo por el control de un importante parking abarrotado de coches y furgonetas en pésimo estado. Comprobé que mi café era el de siempre y mi cigarro también. Ojiplático, no pestañeé hasta el final del programa. Por cierto, ganó el IRA con remontada final. Superemocionante.

Seguir leyendo La tele se pone en plan letal