Archivo de la etiqueta: Estados Unidos

Addison Mizner, un visionario olvidado

Tiempo lectura: 7 minutos

Durante los pasados años 20 a Addison Mizner le llovían los proyectos. A veces diseñaba más de una casa al día. Todo aquel interesado en construirse un palacete en Florida requería sus servicios. Tenía carta blanca. Le soltaban un cheque en blanco, desaparecían durante un año y volvían tomar posesión de su mansión sin saber muy bien qué se iban a encontrar.
Podía ser un palacete veneciano, un caserón de estilo español o una residencia inspirada en la arquitectura árabe de Andalucía. O una mezcla de las tres cosas. Quizás se encontraran una puerta que abría a una pared o al interior de una chimenea. O descubrieran que no podían subir al piso superior porque nadie puso una escalera.
Addison Mizner, además de excéntrico, era un poco descuidado en sus diseños.  Hoy día no aparece entre los principales arquitectos americanos del siglo XX. Tal vez porque, aunque Mizner se hizo rico construyendo casas, nunca fue arquitecto.
Seguir leyendo Addison Mizner, un visionario olvidado

Dan Burros, el judío neonazi

Tiempo lectura: 5 minutos

burros y kkkEl complejo debate sobre el odio, la violencia y su relación con las ideas políticas y religiosas que llenan las noticias estos días me ha llevado a recordar la figura de Dan Burros. Daniel fue un joven activista neonazi norteamericano que en los años 60 llegó a ser “Gran Dragón”  de la sección de Nueva York del Ku Klux Klan. Antes había pasado por el Partido Nazi Americano y había jurado lealtad a George Lincoln Rockwell, su fundador, y a Adolf Hitler.
Su fascinación por la milicia y un temperamento inestable y violento encajaban bastante bien con la actividad política y la opción elegida por Burros. Su alto coeficiente intelectual (154), por el contrario, puede generar muchas dudas y una importante discusión sobre los limites de la inteligencia humana.
Lo que parece indudable es que su origen no encajaba en la ecuación. Daniel era judío, un judío neonazi. Una contradicción insuperable que le llevó a suicidarse en 1965, con 28 años.
Seguir leyendo Dan Burros, el judío neonazi

La rebelión de Charles Deslondes

Tiempo lectura: 5 minutos

1811negroinsurrectionA principios del s. XIX, en la “Costa Alemana” de Luisiana, una zona francófona que recibe el nombre de sus primeros colonos, las cosas son como son. Es el orden natural:  las plantaciones de caña de azúcar son el motor económico y los esclavos negros la mano de obra. Ellos están más capacitados para soportar el calor y en el fondo son felices, amparados por sus amos. Tienen techo y comida y una vida sana en el campo, podría ser peor. Además, no hay nada que hacer.

Pero el 8 de enero de 1811, uno de esos esclavos, un mulato llamado Charles Deslondes, se sube a su caballo e inicia una marcha contra ese orden natural e inmutable. Le siguen unos cuantos más, armados con azadas, machetes de cortar caña y otros utensilios que han ido recopilando sigilosamente durante meses. En perfecta formación, con estandartes y un tambor marcando el paso, el ejército de esclavos se dirige hacia Nueva Orleans, mientras en el camino reclutan más esclavos liberados. Su objetivo era engrosar su ejército, tomar la ciudad e instaurar la primera república de hombres negros libres de Norteamérica.

Lo que las crónicas llamarán “actos asilados de bandidaje y pillaje” fue la mayor rebelión de esclavos de la historia de los Estados Unidos. A la espera de una película de Spielberg, hoy día el ejército de Deslondes sigue en una remota orilla de la historia oficial.

Seguir leyendo La rebelión de Charles Deslondes

Stanislav Petrov, héroe de guerra

Tiempo lectura: 5 minutos

petrov_dresde

Seguro que aquella noche de septiembre de 1983 Stanislav no era la única persona que se sentía sola en el mundo. Al mismo tiempo, muchas otras sentían la angustia de estar ante una situación desesperada, sin saber exactamente qué hacer. Eso pasa a cada momento, está pasando ahora mismo. Seguro que aquella noche de hace 30 años muchos hombres y mujeres sentían como si el peso del mundo cayera sobre sus hombros.

Pero en el caso del teniente coronel Stanislav Petrov, eso era rigurosamente cierto. Durante 10 minutos el destino del mundo estuvo en sus manos. Tras un momento de estupor, incumplió sus órdenes y no hizo nada. Eso nos salvó a todos. El suceso se conoce como el Incidente del Equinoccio de Otoño, la noche en la que el planeta estuvo a punto del holocausto nuclear.

Para el resto del mundo era un día normal, de alegría o tristeza por las cosas cotidianas. Para un pequeño grupo de soldados soviéticos, comandados por Petrov, la madrugada del 26 de septiembre de 1983 se había convertido en el inicio de la Tercera Guerra Mundial. 

Seguir leyendo Stanislav Petrov, héroe de guerra

Cuando Estados Unidos invadió Rusia

Tiempo lectura: 6 minutos

Los planes militares no siempre salen bien, pero si además ni siquiera existen, el asunto está condenado a salir mal. Desconozco si el 20 de agosto de 1918, recién desembarcado en Vladivostok, el general William Sidney Graves pensaba que acababa de entrar en la historia. Lo que sí sabía es que acababa de desembarcar al mando de los regimientos 27 y 31 de infantería de los Estados Unidos, con unos 9.000 hombres en total, o sea, con una mano delante y otra detrás si el objetivo era invadir Rusia. Aunque tal vez el objetivo era derrocar a los bolcheviques, vigilar a los británicos y a los japoneses o ayudar a unos soldados checos, o vaya usted a saber. El único plan que se le había proporcionado era un documento de siete páginas, llamado El Memorando, redactado por el presidente Woodrow Wilson en el que se divagaba sobre política, sin rastro de estrategia, logística, implicaciones o consecuencias de la acción. Un despropósito que apenas ocupa un breve en la historia, escondido en pequeños rincones como este. ¿Para cuándo la película? Una especie de remake de Sopa de Ganso basada en hechos reales.

En honor al general Graves hay que dejar claro que era un profesional que en medio del sainete intentó comportarse con sentido común, teniendo en cuenta además que, cuando el secretario de guerra estadounidense le entregó el famoso memorando en la estación de Kansas City poco menos que se disculpó por la faena y le vino a decir algo como “invade Rusia pero no te metas en líos”.

Seguir leyendo Cuando Estados Unidos invadió Rusia