Archivo de la etiqueta: derechos civiles

1971, golpe al FBI de Hoover

Tiempo lectura: 7 minutos

William Davidon había marcado la fecha en rojo. Aquel 8 de marzo de 1971, Muhammad Alí y Joe Frazier tenían una cita para pegarse ante más de 20.000 personas. Todo el mundo quería estar aquella noche en el Madison Square Garden de Nueva York o, en su defecto, pegados a la tele para verlo.
Alí y Frazier no solo representaban dos maneras diferentes de boxear, eran dos mundos diferentes. Frazier era discreto y disciplinado, el tipo que nunca se mete en problemas. Alí era puro talento, showman y activista; bailando entre problemas.
Aquella pelea, que ganó Frazier a los puntos, ha pasado a la historia como El combate del Siglo.
Pero esta es la historia de cómo, en ese mismo momento, un grupo de activistas dirigido por William Davidon le daba un golpe directo al mismísimo FBI.

Seguir leyendo 1971, golpe al FBI de Hoover

La cárcel de Stanford somos todos

Tiempo lectura: 5 minutos

Seguro que no soy nada original –a estas alturas pocas cosas tengo más claras– pero al hilo de los últimos brotes de violencia callejera contra personas, e incluso contenedores, yo no paro de acordarme del experimento del profesor Zimbardo, conocido también como el “experimento de la cárcel de Stanford«.

Zimbardo quiso demostrar, nada menos, que las líneas morales son extremadamente inestables y que es muy fácil moverlas dependiendo de la situación. Y lo hizo con uno de esos atrevidos experimentos que se llevaban en los 60, como el de su colega Milgram, y que ahora están muy demodés, criticados ferozmente por la psicología oficial. Criticados públicamente, que en las cocinas de los ejércitos vaya usted a saber lo que tienen ahora a fuego lento.

El de Phillip Zimbardo tuvo lugar en el verano de 1971 y es muy probable que hayan oído hablar de él o hayan visto una película basada en el mismo.

La película, claro, exagera, pero la verdad es que en aquella falsa cárcel de Stanford al profesor el asunto se le fue un poco de las manos. Previsto para 2 semanas, el experimento tuvo que cancelarse a los seis días.

Seguir leyendo La cárcel de Stanford somos todos