Archivo de la etiqueta: arte

Viva Naomi Parker / Rosie the Riveter

Hace unos días murió Naomi Parker. Tenía 96 años. Vivió una vida normal. Las vidas normales, igual que las extraordinarias, están atravesadas por una época de la que no pueden escapar. Naomi tenía 20 años cuando Japón atacó Pearl Harbour y Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial.

Naomi fue una más de las mujeres que se sumaron  al esfuerzo de guerra. Junto a su hermana Ada, se presentó para trabajar en la base naval de Alameda, California. Las contrataron a las dos.

Tras la guerra dejó la fábrica –como tantas otras– y trabajó como camarera. Se casó tres veces. No era nadie, una estadounidense más.

Hasta que en 2011, con 90 años, supimos que ella era Rosie the Riveter (Rosie la Remachadora), la mujer que lo puede todo, un icono de nuestros tiempos.

Si quieres saber la historia detrás de Rosie, ahora te la cuento.

Sigue leyendo Viva Naomi Parker / Rosie the Riveter

Alice Guy inventó el cine

Alice Guy, directora, productora, guionista, pionera. Inventora del cine como arteSe dice que los hermanos Auguste y Louis Lumière inventaron el cine. No es del todo exacto. Es cierto que en febrero de 1895 patentan el cinematógrafo y que el 22 de de marzo proyectan la primera película de la historia: La sortie des ouvriers des usines Lumière à Lyon Monplaisir. Pero los Lumière tienen una visión científica de su invento, no les interesa o no son capaces de ver su dimensión artística.

Por eso se considera a George Méliès como el verdadero inventor, el primero que ve las posibilidades del cinematógrafo para contar historias, para explorar los recursos narrativos, para hacer arte.

Pero eso tampoco es cierto. El inventor no fue Méliès, el inventor del cine fue inventora, una mujer a la que se intentó olvidar: Alice Guy.

Sigue leyendo Alice Guy inventó el cine

Portsmouth Sinfonia, el punk sinfónico

portsmouth_general¿Pueden tener algo en común los Sex Pistols y una orquesta sinfónica nacida de una escuela de música que interpreta eso que llaman clásicos populares?  ¿Podemos comparar la guitarra estridente de Steve Jones y los aullidos de Johnny Rotten con unos señores cómodamente sentados atacando con entusiasmo la obertura de Guillermo Tell? Si lo que cuenta es la actitud, sí.

Gracias a un buen amigo que me ha puesto sobre la pista, les quiero contar la historia de la Portsmouth Sinfonia, una orquesta en la que gente como Brian Eno o Michael Nyman probablemente empezaron el punk sin saberlo, a base de interpretar –por ejemplo en el Royal Albert Hall de Londres– a Strauss, Beethoven y compañía.

Sigue leyendo Portsmouth Sinfonia, el punk sinfónico

La stufetta del cardenal Bibbiena

stuffetaHabía decidido tomarme vacaciones por Semana Santa, pero me he encontrado con una historieta irresistible y creo que apropiada para estas fechas. O tal vez no, ya me dirán. Es la curiosa historia de una pequeña habitación que aún se conserva en el tercer piso del Palacio Apostólico del Vaticano, la conocida como Stuffeta del cardenal Bibbiena. Un lugar al que se le ha llamado “el rincón más secreto de la Ciudad Secreta”.

Tal vez un poco exagerado, pero ¿a que ahora quieren saber un poco más del asunto?

Sigue leyendo La stufetta del cardenal Bibbiena

La experiencia de ser otro

Esclavo de la actualidad como bien saben los lectores de este blog, hoy me he impuesto hablar de las elecciones europeas. Apasionante, lo se. Quiero empezar aclarando que el titular no hace referencia a que, viendo las encuestas, voy a hablar de una máquina que cambie a los representantes que el pueblo tiene pensado elegir por otros que se acerquen a la altura del reto que se nos presenta. Lamentablemente no existe tal artilugio mágico.

Pero sí hay otro en marcha que debería acompañar al acta de diputado, dietas, billetes en primera clase, tablet y demás prebendas. Junto a todo eso debería acompañar, como regalo, un pack de esos tan de moda: una invitación a vivir una experiencia.

A primera vista no es decir mucho. El lector avisado estará pensando que la publicidad, como con tantas otras, ha desgastado la palabra experiencia y ahora todo lo es: te compras una plancha (perdón, centro de planchado) para vivir la experiencia de planchar, un sofá para vivir una sit experience o la última marca de kleenex para vivir una experiencia de narices.

No, yo hablo de una de verdad. Habría que invitar a sus señorías a experimentar una sesión (tal vez dos para el señor Cañete) en la máquina para ser otro, un experimento que se está llevando a cabo en Barcelona.

Sigue leyendo La experiencia de ser otro

La trobairitz y la soldadera

trobairitz2

En los siglos XII y XIII debían hacerse muy largas las tardes en los castillos de los poderosos, sobre todo porque al no trabajar, se aburrían un poco. Aparte de entrenarse en el manejo de las armas y procurar no ser envenenado, poco más había por hacer. Así que, armas aparte, los que no se daban a la oración y la mística se dieron a la literatura y el canto.

En esa época surgieron en el sur de Francia los trovadores. Posteriormente la moda se extendió por otros lugares del occidente cristiano. Los trovadores componían y cantaban en lengua provenzal u occitano. Era una poesía culta y refinada, surgida entre las clases ricas para consumo propio. Una poesía profana sometida a unas reglas estilísticas muy marcadas que cantaba lo que se ha venido a llamar el “amor cortés”: en teoría una concepción platónica y mística del amor, un estado de sufrimiento gozoso en el que no se consuma nada de nada.

El trovador canta las excelencias de su inalcanzable amada. ¿Por qué inalcanzable? Pues porque la amada era la mujer de otro, así que había que mantenerse lejos de la espada del cónyuge. Tanto que a menudo se usaban seudónimos para nombrarla.

Pero este esquema de trovador y amada-señora-de no siempre se dio así. Aunque se han documentado pocos casos y quedan pocas pruebas escritas, existieron algunas mujeres que le dieron la vuelta al asunto, las trobairitz.

Sigue leyendo La trobairitz y la soldadera