Archivo de la etiqueta: 15M

El container

J.R.Mora_paz socialLas reformas son necesarias. Eso nos dice el que hace lo que hay que hacer, porque no existe otra opción que la suya. Solo hay un dios verdadero y el FMI es su profeta. El gobierno del PP no ha sido ni el primero ni el único, pero sí ha sido el dream team prodigioso de Rajoy, aupado por su fiel afición, el que las está llevando hasta el infinito y más allá en tiempo récord.

Para ello ha tenido que prescindir, para empezar, de todo su programa electoral. Y por el camino  nos han prescindido de lo que parecía imprescindible: una educación pública decente y una sanidad pública admirada por el mundo. Podemos aumentar la brecha entre ricos y pobres, podemos eliminar las ayudas a los dependientes, maltratar a los inmigrantes, abaratar el trabajo a la vez que se suben los impuestos. Podemos tener una Fiscalía Procorrupción, un cortesano más, defendiendo a los ladrones de guante blanco y un banco malo para que todos paguemos solidariamente sus desmanes mientras ellos expían su mala conciencia tomando un vinito en su residencia de la costa; para que aprendan. O en palacio.  También podemos prescindir de la decisión de las mujeres sobre su propio cuerpo ya que al parecer lo gestiona el dios privado de unos señores y señoras que creen en él.

Pero hay una línea roja, como dicen los cursis, que nuestra democracia no puede atravesar bajo ninguna circunstancia: el container. Se ha vuelto a ver una vez más, tras los atentados de Gamonal, en Burgos. Pase lo que pase, el container es inviolable. El container es el tótem, el producto supremo, la obra cumbre de la Santa Transición. Todos somos contingentes, solo el contenedor es necesario. Más sagrado que una vaca en la India. Por el container hacia dios.

Sigue leyendo El container

Claudette Colvin, la otra

claudette colvin

Si una ley es injusta, es lícito no acatarla
Henry David Thoreau
 
Mientras más obedecíamos, peor nos trataban
Rosa Parks

 

Empiezo a escribir esta entrada sobre desobediencia civil, a propósito del anteproyecto de ley mordaza  del gobierno de Rajoy, la misma noche en que muere Nelson Mandela; lo que demuestra que la historia es un bucle que a veces parece un camino recto. Mandela ganó y por eso estos días escucharán condolencias y alabanzas de gente que de haber coincidido con Madiba habría sido su carcelero, sin dudarlo y defendiendo la legalidad vigente. Probablemente, esa  no recordará que Mandela llamó a la desobediencia civil porque él tenía clara una cosa: lo legal y lo justo son dos cosas diferentes.

Tampoco verán que estamos donde estamos porque otros sí vieron esa diferencia y en su momento se opusieron a leyes injustas, como Mandela o las sufragistas inglesas, unas señoras muy desobedientes que consiguieron el voto para la mujer. O como Rosa Parks, la costurera que en diciembre de 1955 se negó a ceder su asiento en el autobús a un blanco, tal como marcaban las leyes de Alabama. Pasó la noche en el calabozo y pagó una multa de 14 dólares, pero a la vez fue un símbolo para el inicio del movimiento en favor de los derechos civiles y el fin de la segregación racial en Estados Unidos. Eso es lo que consiguió Rosa al no obedecer una ley injusta.

Buen momento para recordar a Parks. Aunque yo de quien quiero hablar hoy es de Claudette Colvin. La otra.

Sigue leyendo Claudette Colvin, la otra

Todos los políticos son iguales (Cambalache)

Raquel Lopez_Diego Sanjuanbenito

Esto es una entrada de urgencia dedicada a aquellos que repiten, sin pensar, que todos los políticos son iguales. Los que lo dicen pensándolo son aquellos que tienen cosas que ocultar: corrupción y vasallajes inconfesables; que cada vez son más confesables porque sigue habiendo gente que repite las cosas que escuchan sin pensar. Debe ser la edad pero cada día se me hace más difícil la paciencia y comprensión con la gente que habla sin pensar lo que dice. ¿Son iguales todos los periodistas, los médicos, los cantantes, los jugadores de fútbol? Pues los políticos sí. El argumento se aguanta menos que un helado al sol de Almería, pero es muy conveniente a los corruptos –que sí, son legión– para esconderse y seguir hasta el infinito y más allá.

Por eso se mezcla en un cambalache  películas muy diferentes: a Raquel López con Diego Sanjuanbenito (“Barrenderos de Madrid”) o a David Fernández con Rodrigo Rato (“El Día de la Sandalia”).

 “Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador”.

Aunque leyendo cierta prensa, deudora de sus bancos, no es lo mismo, ellos tienen muy claro la conclusión: la mala de la peli es la sandalia.

Sigue leyendo Todos los políticos son iguales (Cambalache)

Aprender a defenderse

En 1975 a Martin Seligman se le ocurrió dar una serie de descargas eléctricas a unos perros para ver cómo reaccionaban. No era un psicópata con mucho tiempo libre, sino un  psicólogo realizando un experimento serio. Claro que eso se lo deberíamos contar a los perros. El resultado fue la Teoría de la Indefensión Aprendida (learned helplessness) y su relación con la depresión. 

El experimento consistía en colocar a unos perros en unos habitáculos donde se les propinaban descargas eléctricas, sin ningún tipo de patrón o justificación. Al primero se le daba la oportunidad de parar la descarga impulsando con su hocico una palanca, al segundo no se le daba ninguna posibilidad de detenerla. Después se les pasaba a otros habitáculos, donde se les volvía a infringir descargas eléctricas. La diferencia es que de estas podrían librarse fácilmente, solo tenían que saltar una pequeña valla para salir de allí. El primero de los perros lo hacía a la primera, sin problemas. El segundo no se movía, simplemente soportaba la descarga resignado. Había aprendido a estar indefenso y se resignaba a su suerte. Sigue leyendo Aprender a defenderse

Lo siento pero no puedo

Señores Gallardón y González Pons, por más que lo intento no consigo sentir lástima, ni solidaridad, ni empatía siquiera con sus ilustrísimas señorías. Ni siquiera con sus familias. Lo que están viviendo con el escrache de la PAH debe ser muy duro, un mal trago. Lo sé, lo racionalizo y no tengo duda de ello. De repente la realidad de la calle ha saltado el muro y ha llegado hasta sus puertas. Y no les gusta lo que han visto. No es bonito, ni edificante. Ni creo que la PAH lo pretendiera.

Debería notar esa empatía con los que sufren, como sus señorías y, lo digo en serio, me molesta no sentirla, es una derrota personal. No se, tal vez solo sea una excusa, pero tras años de ver tanta gente sufrir, y no solo en los telediarios, algo se ha roto. Años de ver a mi alrededor gente que se va al paro, que vive cada día preocupada por llegar a fin de mes, van haciendo costra. Los que tenemos suerte solo hemos visto recortados nuestros sueldos a cambio de trabajar más. De momento. Pero otros lo han perdido todo: su casa e incluso sus vidas. ¿Demagogia? El señor Gallardón decía que no se puede violentar de esa manera a unos diputados que votan “en conciencia”. ¿En conciencia? Las listas de los partidos son tan cerradas que a la conciencia no la dejan entrar, como si llevara zapatillas deportivas. Y eso lo sabe todo el mundo, así que sus grandes palabras suenan más huecas que nunca para la mayoría.

Sigue leyendo Lo siento pero no puedo

Lo llaman pato y no lo es

En los anuncios el helado es puré de patata. Cuando me enteré, hace muchos años (ahora tal vez usan otra cosa), fue uno de esos momentos en los que notas que maduras de un salto. Nuestros sentidos nos engañan. Eso lo saben los científicos, los artistas, los filósofos y los magos. Pero necesitamos tierra sobre la que caminar y no podemos estar todo el día y todos los días preguntando a la razón; necesitamos confiar en lo que vemos, oímos y tocamos.

Nunca hemos tenido tantos medios técnicos para acercarnos a la verdad. Pero esos mismos medios multiplican las posibilidades de ocultarla o disfrazarla. Corremos, algunos, hacia una meta que se aleja de nosotros a la misma velocidad. O tal vez más rápido, como cuando intentas salir de las arenas movedizas y te hundes más a cada paso.

Esta intensa introducción en plan listocongafas me ha venido al recordar noticias de días pasados sobre las marcas blancas de algunos hipermercados y relacionarlas con la Consti que celebramos estos días. La conclusión es clara, tenemos una democracia marca blanca. No se llama Hacendado sino “Santa Transición”.

Sigue leyendo Lo llaman pato y no lo es