Renate Müller, Renata Muller, Renate Mueller,Emil Jannings, Muller,Marlene Dietrich,cine alemán,Weimar,expresionismo,Max Reinhardt, Robert Wiene, Murnau,UFA,nazismo,Gestapo,Hitler,Goebbels, Georg Deutsch,propaganda,muerte,suicidio

Renate Müller, el ángel caído

Tiempo lectura: 6 minutos

 

Durante un tiempo parecía que Renate Müller y Marlene Dietrich iban a tener vidas paralelas. Es obvio que no fue así. Seguro que no hay nadie que no tenga en la mente la imagen de la Dietrich y probablemente acaban de leer el nombre de Renate Müller por primera vez.

Marlene fue “El Ángel Azul”, huyó a Estados Unidos y se convirtió en uno de los iconos más famosos de la historia del cine. Renate Müller era, en aquel momento, tanto o más popular que Dietrich. Otra perfecta belleza aria. Renate se quedó, tuvo una carrera breve y acabó mal. Muy mal.

Renate Müller nació en 1906 (cinco años después que Marlene) en Munich. Era de familia bien, con posibles y buena educación. Una familia de intelectuales. Su madre, Anna Marie Friedrich, era pintora y su hermana pequeña fue periodista.

Su padre, Karl Eugen Müller, filólogo e historiador de formación, ejerció de editor en diversos diarios. Eso llevó a la familia a viajar por diferentes ciudades, siguiendo al patriarca.

Renate Müller, Renata Muller,Goebbels,UFA,propaganda nazi,asesinato,suicidio,muerte misteriosa,actriz,cantante,Alemania,nazismo,Gestapo

Por cierto, permítanme un desvío. El bueno de Eugen, sin ser nazi militante, acabó en 1940 como subdirector en la oficina de prensa del ayuntamiento de Munich. Como se pueden imaginar, sus escritos tenían un tufillo nazi que, si bien le hizo navegar a favor de corriente, le complicaron un poco la carrera con la desnazificación del final de la guerra. Aunque nada serio, uno de tantos.

Renate Müller, bailarina y cantante

Pero volvamos a Renate. Por 1920 su padre encontró trabajo en Gdansk, por aquel momento ciudad libre mayoritariamente alemana. Allí Renate dio clases de baile, ya que a sus 14 años era su verdadera vocación. El baile no pudo ser, pero sí el canto, en el que también se formó.

A esas clases sí les sacó partido. Con el tiempo, Renate Müller, además de actriz se convirtió en una cantante famosa, sobre todo por los números musicales en sus películas.

Un nuevo giro profesional de su padre lleva a la familia a Berlín, en 1924. Allí deja el instituto y se forma como actriz, nada menos que en la escuela de Max Reinhardt, una de las personalidades más brillantes de la escena teatral y cinematográfica del momento. Además, uno de sus profesores es G.W. Pabst, director de cine austríaco que se convirtió en una de las figuras del nuevo cine alemán.

Renate Müller, Renata Muller, actriz,Alemania,Hitler,nazis,acoso,Marlene Dietrich,muerte inexplicada,cantante,famosa,República de Weimar,nazismo,Goebbels,propaganda nazi,cine

Con semejantes credenciales, Renate hace su debut teatral en 1925 con el papel de Helena en “El sueño de una noche de verano”, de Shakespeare.

A partir de 1928 es cuando Renate Müller da el salto a las pantallas. En aquellos años Alemania asombra al mundo con su cine. En la década de los 20, directores como Robert Wiene, Murnau, Fritz Lang o el citado G.W. Pabst dan un giro al arte cinematográfico. El genio Ernst Lubitsch, ya en Estados Unidos desde 1923, va por otro camino, pero también va a dejar su sello.

Claro que todos ellos, como Marlene Dietrich, salieron por patas con la llegada del nazismo y triunfaron también fuera. Pero Renate se quedó, maldita sea. ¿Les he dicho que no le fue nada bien?

Renate triunfa como actriz

Pero me vuelvo a adelantar, así que retrocedamos a 1929. Aunque todavía no muerde, el nazismo es ya una bestia temible que enseña los dientes. Igual les suena.  Müller debuta en el cine con Peter der Matrose (“Peter, el marinero”) y la acogida es buena. Al año siguiente rueda otras dos películas mudas, cuyo recibimiento es aún  mejor.

Su nombre empieza a sonar, pero será cuando el público alemán pueda oírla cuando acabe enamorándolo. En 1930, “El ángel azul, dirigida por Josef von Sternberg, se convierte en la primera película sonora del cine alemán. Y en el descubrimiento de una nueva estrella: Marlene Dietrich.

Ese mismo año, Renate Müller ya es conocida y rueda como protagonista su primer film sonoro Liebling der Götter, junto Emil Jannings, el gran actor alemán de la época.

Y ya en 1931, con Die Privatsekretärin (“La secretaria privada”) lo acaba de petar del todo. Tanto, que ella misma rueda una versión inglesa, titulada Sol Susie. Una de las canciones de la peli “Ich bin ja heut so glücklich” (Soy tan feliz hoy) se convierte en top de los 40 Principales, si los hubiera habido en esa época.

Renate Müller, un ejemplo de mujer aria

Ese mismo año encadena otros dos éxitos y su imagen ya queda grabada en la sociedad alemana. Así como el debut de Marlene Dietrich marca para siempre su carrera, Renate Müller también se verá atrapada por su personaje. Son prácticamente la noche y el día. Dietrich es la ‘mujer fatal’, muy sexualizada; Müller será ‘la vecina de al lado, una chica guapa y simpática que enamorará a su vecino y a la madre del vecino.

Pero llega 1933, un año desgraciado para la historia de Europa. Los nazis llegan al poder y destrozan la República de Weimar, que es lo que suelen hacer esos tipos en esas ocasiones. En los primeros años, unos 1.500 profesionales del cine –según la Wikipedia– emigran a otras latitudes, especialmente a Estados Unidos.

Die Privatsekretärin,La secretaria privada,Sol Susie,Ich bin ja heut so glücklich”,Soy tan feliz hoy,Renate Müller, Renata Muller,Marlene Dietrich,cine alemán,Weimar,expresionismo,Max Reinhardt, Robert Wiene, Murnau, Fritz Lang, G.W. Pabst,Leni Riefenstahl,nazismo,UFA

Joseph Goebbels se ha hecho con la UFA y está dispuesto a poner el cine al servicio de la propaganda nazi, con películas de propaganda, muy diferentes de las ‘degeneradas’ de la etapa de Weimar. Presiona a directores consagrados para que se unan a la causa, sin mucho éxito. El único fichaje bueno será Leni Riefensthal, pero ese es otro post.

Estrellas como Dietrich o Müller, tan arias y tan queridas por el público, serían un vehículo perfecto. Y van a ser presionadas. Dietrich resiste lo que puede hasta que acaba saliendo por piernas. Müller resiste también, hasta que se quiebra.

Hostigamiento nazi

En 1933 Müller está en la cima de su carrera. Estrena, con su director favorito, Reinhold Schünzel, “Viktor und Viktoria«, probablemente su mayor éxito. De esta película se harán varias versiones posteriores; tal vez recuerden la de 1982, dirigida por Blake Edwards y protagonizada por Julie Andrews.

Viktor und Viktoria,Víctor o Victoria,UFA,Renate Müller, Renata Muller, actriz,Alemania,Hitler,nazis,acoso,Marlene Dietrich,muerte inexplicada,cantante,famosa,República de Weimar,nazismo,Goebbels,propaganda nazi,cine

Renate Müller seguirá haciendo comedias durante unos años, metiéndose al público alemán en el bolsillo. Y seguirán las presiones de Goebbels, que quería “emparejarla” con Hitler, al menos su imagen. Se cuenta por Internet cierto encuentro privado un tanto escabroso con el Führer, un cotilleo que me parece demasiado bueno para ser cierto.

Ante la negativa de Müller a entrar en ese círculo íntimo del poder nazi, Goebbels y compañía empezaron a ponerle trabas a su carrera. Por si eso fuera poco, su romance con Georg Deutsch, hijo de un banquero judío exiliado en Londres, provocó un seguimiento exhaustivo por parte de la Gestapo.

Aunque la popularidad de Renate la mantenía a salvo de represalias peores, parece que este hostigamiento empezó a hacer mella en ella en forma de desequilibrio mental. Hay quien dice que es en ese momento cuando empieza a abusar del alcohol y la morfina.

Renate Müller, Renata Muller, actriz,Alemania,Hitler,nazis,acoso,Marlene Dietrich,muerte inexplicada,cantante,famosa,República de Weimar,nazismo,Goebbels,propaganda nazi,cine
No se le distingue bien, pero se supone que la mujer de la foto es Renate Müller.

Otros aseguran que lo del alcohol y las drogas no es más que propaganda nazi para perjudicar su imagen y alejar cualquier responsabilidad por el acoso al que la habían sometido.

Al final Müller cedió y rodó Togger. Fue su última película. Una historia sobre arios buenos salvando al mundo del bolchevismo y judaísmo internacional, que querían robarle a Alemania la libertad de prensa. Menos mal que estaban ahí los nazis, en el lado bueno de la historia.

Una ventana y muchas dudas

En febrero de 1937 se estrena Togger, el 7 de octubre Renate Müller muere. La fecha es lo único realmente incontrovertible, porque a partir de ahí las diferentes versiones se enmarañan. No es fácil desbrozar la verdad. Dada la situación de Alemania en ese momento, la versión oficial y los rumores tienen la misma credibilidad.

Renate Müller, Renata Muller, Renate Mueller,Emil Jannings, Muller,Marlene Dietrich,cine alemán,Weimar,expresionismo,Max Reinhardt, Robert Wiene, Murnau,UFA,nazismo,Gestapo,Hitler,Goebbels, Georg Deutsch,propaganda,muerte,suicidio
Fotograma de ‘Viktor und Viktoria’, de 1933.

De entrada, no queda claro si fue asesinato o suicidio. La hipótesis de asesinato tiene claro a lo ejecutores, la Gestapo. La del suicidio se debate entre los que echan la culpa a la presión de los nazis y los que creen que se debió a su propia inestabilidad mental, extremo que niegan los primeros, que dicen que esos problemas mentales solo estaban en la cabeza de los propagandistas del régimen.

A ver si puedo explicar las versiones principales y que se entienda. Según algunas fuentes, en septiembre de 1937 tuvo un accidente al caer de una ventana: algunos dicen que de su casa, a causa de una borrachera; otros, que estaba en una clínica de desintoxicación.

Otras versiones vieron a agentes de la Gestapo acercándose a la casa (o clínica) para seguir insistiéndole en que tenía que dejar de ver a su amante judío. Al verlos entrar por la puerta, dicen, Renate no pudo más y saltó por la ventana. No soy conspiranoico, pero he de confesar que agentes de la Gestapo y ventanas en la misma escena dan a pie a múltiples conjeturas.

Renate Müller, Renata Muller,Marlene Dietrich,cine alemán,Weimar,expresionismo,Max Reinhardt, Robert Wiene, Murnau, Fritz Lang, G.W. Pabst,Leni Riefenstahl,nazismo,UFA

El funeral en Berlín, días después, se filmó para los ‘informativos’ y Goebbels mandó una corona. En la película debieron aparecer extras del partido nazi, porque a sus compañeros de profesión no se les permitió asistir.

Sus propiedades fueron confiscadas y subastadas, a pesar de que tanto su padre como su hermana vivían. Un castigo a la familia. La muerte no era suficiente para una enemiga del estado.

 

Por si quieren verla en acción:

 

Posts relacionados:

  • 10000
    La puerta del cielo, un milagroLa puerta del cielo es una de esas malas películas cuya producción contiene una gran historia. Bueno, varias, con diferentes nombres: De Sica, un tal Pratelli, María Mercader, Goebbels, Pío XII y Giovanni Montini, el futuro Pablo VI… y un…
  • 10000
    Alice Guy inventó el cineA lo largo de sus más de 600 películas Guy fue la primera en casi todo. La primera en usar efectos especiales, en la cámara lenta y rápida, la superposición de imágenes, en el movimiento hacía atrás, el retoque, el…
  • 10000
    Círculos de costura en HollywoodLas reuniones eran casi secretas y no se invitaba a cualquiera, solo a mujeres con ganas de divertirse o vivir una experiencia interesante. Mujeres sobre todo discretas, ya que lo que se hacía en dichos círculos no podía trascender.
  • 10000
    Hedy Lamarr, el glamour de la inteligenciaHedy Lamarr fue mucho más que una belleza del Hollywood de los años 40. Ingeniera en telecomunicaciones inventó un sistema en el que se basa la comunicación inalámbrica del wifi y el 3G, por ejemplo. Una pionera de la tecnología…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.