A quien pueda interesar

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

Hoy es 20 de febrero, otra vez. Otro 20 de febrero, hace 19 años, fue sin duda uno de los mejores días de mi vida.

No voy a comparar lo de hoy con aquello, pero me gusta que sea otro 20 de febrero cuando empiece esta aventura que no se adónde me llevará. Tal vez acabe pronto en un callejón sin salida, tal vez dure mucho y me lleve por soleadas avenidas. No lo se y tampoco quisiera saberlo. Ya se verá, paso a paso.

Todos los augurios son buenos. El parto, la tarde anterior, plácido y rodeado de amigos.

Es solo el primer paso, pero de momento la cosa va bien.

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

¿Por qué insostenible?

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

El nombre tiene, como todo en la vida, varios motivos.

El primero. Con poco tiempo desde tomar la decisión, no se me ocurría otro. Este blog iba a ser una mezcla de cosas diferentes y temas diferentes, sin rumbo definido. Cuando se fue definiendo, el nombre ya estaba allí, como el dinosaurio.

El segundo. No podía dedicarle mucho tiempo. No era sostenible en el tiempo. Luego ha resultado que sí.

El tercero. Parecía que la situación económica y política era insostenible. Error de novato, lo reconozco. Aguantamos lo que nos echen y más. Resiliencia le llaman ahora en marketing.

El cuarto. ‘Sostenibilidad’ y ‘sostenible’ eran palabras un poco gastadas. Tengo cariño por las palabras gastadas, ellas no tienen la culpa.

Con el tiempo el blog fue dejando el deshago la opinión sobre política  para irse decantando a “historías mínimas” de la historia universal. ¿Por qué? Mis opiniones no son muy interesantes, ya hay mucha gente opinando en la red con mayor capacidad para ello. Me divierto más, y creo que vosotros también, contando historias olvidadas, curiosas, sorprendentes y reales. Que también es una forma de opinar, o al menos lo intenta, pero sin soltaros un rollo.

Así que, volviendo al principio, cuando el blog cambió, el nombre ya estaba ahí. Quizás ahora sea sostenible, aunque eso ahora nunca se sabe.

 

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

Pedazos de la Historia. Historias 'mínimas' que nos cuentan quiénes fuimos y por qué somos. Vistas desde el fondo a la izquierda.