Me gusta Ramoncín

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Se que decir esto en Internet es como entrar en el campo del Barça con un letrero de ‘Viva Mourinho’, pero ahí lo dejo.

La verdad es que el titular tiene un poco de trampa, como todos. No es que me guste el personaje en el que se ha convertido tras dejar la música por las tertulias y luego por la SGAE, una bajada en picado a los infiernos que él sabrá si le compensó.

Pero he de reconocer que lo escucho de vez en cuando, porque tengo una edad y en mi adolescencia era uno de los héroes del barrio. En mi barrio podías bajar por la calle de Los Chichos (qué grandes), girar por la esquina del Heavy Metal o sentarte en la plaza de los cantautores, en la que pasaba buenos ratos. O subir por la cuesta de lo que se llamaba rock urbano: Leño, Burning, Ramoncín y otros. Y me dió por ahí.

Ramoncín barriobajero, mucho antes de la SGAE
Qué jóvenes éramos. Yo mucho más, que conste.

Aquel chaval no era el tipo que es ahora, y me refiero a los dos.  Cuando me pongo las canciones, normalmente a escondidas, se produce la magia y los dos volvemos a aquellos maravillosos años.

Porque las canciones te acompañan toda la vida, e incluso evolucionan, pero siempre vienen marcadas por el lugar y el momento en el que nacen. En el estudio de grabación y en tu memoria, un lugar al que apetece volver de vez en cuando con un ipod y una cerveza.

Y vuelvo a aquellos vinilos, llenos de energía y con toda una vida por delante. Y mientras escucho veo las caras de mis amigos de entonces y de aquella chica que nunca volveré a ver, porque ya solo está cuando escucha conmigo Ángel de cuero, Hormigón mujeres y alcohol, Valle del Cas, Canciones desnudas, Forjas y aceros o Putney Bridge. ¡Cómo voy a desprenderme de ellas!

Así que mientras con Rosendo, el hermano bueno, legal, puedes salir a plena luz del día por las avenidas y sentarte en el parque, a Ramoncín lo veo en pequeños locales llenos de humo (en los bares de mi cabeza se fuma, pero no se lo digáis a la Pajín). Nos sentamos en un rincón y, como ahora mismo, recordamos, por ejemplo, aquel concierto en el que por primera vez toqué unas tetas por debajo de la ropa. La chica iba desabrochada y estaba tan borracha que se me cayó encima, yo solo quise evitar que se cayera y la agarré como pude. Puro romanticismo.

Llevo gafas de pasta, pero no me pidáis que renuncie a Ramoncín.

Prometo hacerlo a escondidas.

N.B. Ví el vídeo, y la ejecución que Ramoncín hace de la canción de Nirvana es algo cruel que nunca debía haber pasado. Una cosa no quita la otra.

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

12 pensamientos sobre “Me gusta Ramoncín”

    1. Lo acabo de volver a ver y cada vez es peor. Eso no se le hace a Cobain ni a nadie. Tienes razón, si el amigo Kurt resucitara y viera como ha perpetrado la canción el Ramoncín, se volvía a pegar un tiro.
      Por cierto, cuando entienda lo que es un florero (sufície qué é? a mi háblame sencillo) me lo pienso y te lo digo.

  1. Unos cuantos habrá que les pase lo mismo y no tienen narices de reconocerlo…el caso es que mi relación con la música de éste personaje no pasaba de bailar medio borracho en cualquier garito la de litros de alcohol…lo de Nirvana tiene tela macho…

  2. Ramoncín es de los 4 o 5 mejores rockeros de este pais… sus primeros discos son de la altura de Rosendo o Loquillo y tiene, para mi gusto, 20 o 25 canciones IMPRESCINDIBLES para el que quiera entender los 80 y 90 en cuanto a música española se refiere…

    1. Ostras Javier, ésta si que no me la esperaba, otra ‘rara avis’ en Internet. Como comprenderás, estoy de acuerdo contigo y creo que es una injusticia valorar la obra por la evolución posterior del personaje, o siquiera por el personaje en cuestión. Bueno, no se si es una injusticia o no, porque la verdad es que me da lo mismo.
      Lo único que les digo es que escuchen las canciones, porque la mayoría de los que le odian sospecho que no escuchó ninguna, o solo la lamentable versión de la de Nirvana. En todo caso, ellos se lo pierden, nosotros a lo nuestro ¿no te parece?

  3. No es amor, es admiración… aunque siempre me quedará la espina de no haberlo visto en directo en aquellos 90…
    Creo que era el 85 u 86 cuando compré mis dos primeras “cintas” en el “Discoplay”, que fueron una de Rosendo y otra de Ramoncín… aún las guardo y cuando escucho Trozos de cristal, amor español, sin aire… todavía tienen una fuerza increible.
    Después conseguí Corta! y más tarde vendría el Vivo y salvaje… ¡¡afortunados los que aistieron a ese concierto!!!
    No entiendo porqué se menosprecia la carrera de alguien sólo porque nos caiga mal.
    John Wayne creo que era bastante “facha” el tío pero me siguen gustando sus Westerns por ejemplo…

    Ahh!! Miguel, has oído su último disco? Cuando el diablo canta, yo aún no, ¿que tal suena?

  4. Muy de acuerdo contigo sobre la separación de lo humano y de lo divino, si se puede decir así. Y suscribo lo de John Wayne. Por ejemplo, el trabajo de propaganda nazi de Leni Riefenstahl es acojonante, a mi modo de ver. Pero bueno, tambien es verad y puede pasar que una mujer bella nos lo parezca menos si es antipática…

  5. Osionooyoquesé
    A mi me molaba mucho Ramoncín….recuerdo haber dicho en alguna noche de copas (de muchas copas) algo así como que “Ramoncín es el Bruce Springsteen español”. Bueno, también he dicho, en situaciones similares, que…bueno, mejor me callo.
    Mis preferidas eran las que combinaban barrio, gritos y chulería como: ‘Chaval’, ‘Golfa’, ‘Sal de Naja’, ‘La Cita’, ‘Muerte en Putney Bridge’, ‘Hormigón, mujeres y alcohol’, etc.
    Cierto que es que ha manchado su nombre y prestigio alinéandose con los ladrones (sic) de la SGAE. Se trata de una lucha que en principio es justa, pero que -por las formas utilizadas- han acabado convirtiendo en deleznable (¿existe el vergo deleznar?). Si es que un buen asesor de imagen/comunicación notieneprecio. No se…a los juntaletras, por ejemplo, no nos gustaría que algo que escribiéramos para cobrar/pacomer se acabara distribuyendo de forma gratuíta, pero eso es otra guerra.
    Volviendo con el Rey del Pollo Frito, y su autodesprestigio, este al menos, no va ahora de cultureta y poeta, como Loquillo (por cierto, me gusta la obra del ‘Loco’ más que la de Ramoncín), dandoselas de trascendental. Ramoncín tuvo que ir de medio punk y gamberro, para vender, cuando realmente no lo era, y desde siempre ha sido un tío puesto en la vida y en la lectura.
    Chaopescao

    1. Hola Mao. Añadiría algunas más, pero de acuerdo en las canciones que citas. Respecto a los derechos de autor no lo discutiremos aquí, es un tema complejo, aunque en el fondo estamos de acuerdo ya que solo los muy jetas o muy obtusos pueden creerse en el derecho de disponer del trabajo de otros por la cara. Otra cosa es que la industria debió hace ya tiempo adaptarse a los cambios y es la propia industria intelectual (música, libros, periodismo, etc), al menos en España, la primera en despreciar a los autores, a los que no les paga lo que valen. Ya dijo Valle que las letras en España ‘solo son colorín, pingajo y hambre’. Que no le echen la culpa ahora a los que descargan. Es como despreciar la labor del maestro y luego quejarse de la calidad de la educación.
      Pero bueno, no nos pongamos trascendentes, Viva Ramoncín, pero en disco, paso del tertuliano. Y Loquillo también me gusta, sobre todo el de la ‘etapa Sabino’ Ahora le he perdido la pista, pero ¿por qué no evolucionar con la edad? Tampoco va a pasarse toda la vida de rockabilly, no?

  6. No puedo estar más de acuerdo con lo qué se ha escrito en este blog, ramoncín se ha convertido en una caricatura de si mismo, pero que fue un gran músico de rock en los 80 es innegable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *