La cárcel de Stanford somos todos

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email
7 min de lectura aprox.

stanfordprisonexpSeguro que no soy nada original –a estas alturas pocas cosas tengo más claras– pero al hilo de los últimos brotes de violencia callejera contra personas e incluso contenedores, yo no paro de acordarme del experimento del profesor Zimbardo, conocido también como el “experimento de la cárcel de Stanford“.

Zimbardo quiso demostrar, nada menos, que las líneas morales son extremadamente inestables y que es muy fácil moverlas dependiendo de la situación. Y lo hizo con uno de esos atrevidos experimentos que se llevaban en los 60, como el de su colega Milgram, y que ahora están demodés, criticados ferozmente por la psicología oficial. La no oficial vaya usted a saber lo que tiene ahora a fuego lento.

El de Phillip Zimbardo tuvo lugar en el verano de 1971 y es muy probable que hayan oído hablar de él o hayan visto una película basada en el mismo.

La película, claro, exagera, pero la verdad es que al profesor aquello se le fue un poco de las manos. Previsto para 2 semanas, tuvo que cancelarse a los seis días.

Stanford-Prison-Experiment-20Zimbardo recibió financiación del ejército estadounidense que, como todo ejército, estaba muy interesado en conocer los límites de nuestra capacidad tanto para aguantar el castigo como para ejercerlo. Se trataba de recrear la vida en una prisión y la respuesta de presos y carceleros improvisados a la presión. “Ver cómo se comportaba gente buena en una situación malvada“, en palabras del propio Zimbardo.

Selección aleatoria

Todo empieza con un anuncio en prensa en el que se piden estudiantes voluntarios para un experimento y se les ofrece 15 dólares diarios. De los 75 que se presentan, y tras una serie de test de personalidad, se selecciona a 24, que se dividen en dos grupos de 9 con 6 reservas. Todos son universitarios blancos y psicológicamente estables; o sea, aspirantes a pilares de la comunidad con un futuro de columpio en el jardín y un hijo en el equipo infantil de béisbol que ellos mismos entrenan en sus ratos libres.

El profesor Phillip Zimbardo
El profesor Phillip Zimbardo

A un grupo se le asigna el rol de presos y a otro el de guardias. La selección se realiza de manera aleatoria, como la vida misma, por mucho que nos guste pensar lo contrario. Se habilita una zona de la universidad de Stanford como prisión: una sala de confinamiento donde hay una celda por cada tres presos y un patio. Los guardias tienen habitaciones individuales y podían irse a sus casas cuando acabaran su turno de 8 horas, aunque muchos se ofrecen gustosos para hacer horas extras.

Camino de Stanford

A los elegidos como presos se les dice que vayan a sus casas y que ya se les avisaría cuando empezara el experimento. El aviso fue como para no darse por enterado: policías reales de Palo Alto, que colaboraron en el experimento, los detienen, esposan, les toman las huellas, les vendan los ojos y los conducen a la falsa prisión de Stanford.

Pero la experiencia traumática no acaba ahí. Una vez en prisión se les despoja de su vestimenta, dándoles solo una especia de túnica, sin ropa interior. Se les obliga a llevar unas sandalias incómodas, una media en la cabeza y sus nombres son sustituidos por números, que llevan adheridos en sus túnicas. También se les ata una cadena al tobillo.

Todo está pensado para lograr, en tiempo récord, un sentimiento de vulnerabilidad  y deshumanización en el grupo de presos. Y se consiguió, en seguida asumen su rol. Tras un motín al segundo día, se muestran depresivos y dependientes, dándose casos de crisis emocionales que obligan a liberar del experimento a algunos de ellos.

Hábitos y monjes

235255_net_2¿Y los guardias? Pues lo mismo. O peor. Aquellos sanos muchachotes también asumen su papel desde el principio, como en aquel viejo chiste del extraterrestre que se encuentra un tricornio. Se les equipa con uniformes militares y gafas con espejos, lo que evita el contacto visual. Así los presos se sienten más indefensos y los guardias más libres de hacer su voluntad. Parece que es importante que la víctima no pueda atravesar ese espejo del alma, y así se protege mejor al guardia de su conciencia.

La regla es no infringir castigo físico, a partir de ahí se les da libertad para ejercer su poder como estimaran oportuno. Milgram ya había descubierto de lo que somos capaces cuando nos sentimos respaldados por la autoridad para imponer un castigo.

Y pasó ¿lo que tenía que pasar? Empezaron las humillaciones, los insultos, los castigos físicos, la división de los presos en buenos y malos. A algunos se les hace limpiar retretes con sus manos, se les arrebatan los colchones obligándoles a dormir desnudos en el suelo, se les niega la comida. Los derechos más básicos, los guardias los convierten en privilegios que se otorgan a discreción.  A medida que pasan los días algunos guardias incrementan su sadismo, con visitas nocturnas a los presos, creyendo que a esas horas las cámaras están desconectadas.

stanford experiment

Mientras, los presos también incrementan día a día su angustia y sus desórdenes emocionales. Lloran, no pueden pensar con claridad y asumen las reglas y el razonamiento de sus carceleros. Cuando llega a prisión uno de los reservas (sustituyendo a un preso roto emocionalmente), el nuevo queda horrorizado por la situación de la cárcel y empieza una huelga de hambre como protesta. Se le castiga y aísla. El resto de los presos lo rechaza como un alborotador que puede perjudicarles.

Fascinados tras sus pantallas

Todo esto era observado por Zimbardo, erigido en alcaide de su pequeño reino, y su equipo a través de monitores y micrófonos. Otros que formaban parte del experimento sin saberlo, ya que se habían autoerigido como la autoridad superior. Las condiciones se degradaban y ellos seguían atentos a sus pantallas, fascinados, ideando nuevas tretas para continuar manejando a sus juguetes.

Hasta que llega Christina Maslach, una estudiante de posgrado que conocía el experimento y que llegó para hacer unas entrevistas a los participantes. Cuando entra en la prisión y ve el panorama se queda horrorizada. Entre la cincuentena de personas participantes en el experimento fue la única que se dio cuenta que lo que pasaba no era normal, ni admisible.

De pronto alguien gritó “el rey está desnudo” y todos tuvieron que despertar. Era el sexto día y el experimento se canceló. A partir de ahí las críticas se multiplicaron, considerando aquello como una representación al límite de la ética y fuera de lo que debería ser cualquier método científico.

A otra escala y lógicamente con otra intensidad todos estamos metidos en nuestro Stanford. Cada uno en el bando que le ha tocado en el sorteo. Por eso las Christina Maslach son una joya que hay que cuidar. Porque son necesarias más malasch que griten que esto no es normal, que hay que pararlo porque se nos está yendo de las manos. Aunque tal vez ya lo ha hecho y no hemos oído nada, con tanto alboroto de goles y concursos en la tele.

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

2 pensamientos sobre “La cárcel de Stanford somos todos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.