Julia Pastrana-México- Indescriptible-mujer mono-hirsutismo

Julia Pastrana, La Indescriptible

Tiempo lectura: 5

 

Julia Pastrana nació mujer, india y pobre en el estado Sinaloa, México, en 1834. Así que lo normal es que su vida no fuera fácil. Pero  además Julia era muy especial.  Tanto que cuentan en su pueblo, Ocoroni, que su madre la mantenía recluida en casa. También cuentan que en la casa no había espejos.
Julia Pastrana hubiera sido una india pobre y anónima más si no hubiera nacido con hipertricosis lanuginosa (otros hablan de hirsutismo) y con hiperplasia gingival. O, en términos de marketing –que puede ser extremadamente cruel–  si no se hubiera convertido en la famosa mujer mono, la mujer oso, la mujer más fea del mundo, un “híbrido maravilloso, producto de los amores pecaminosos entre un hombre y una hembra de orangután”. 
La enfermedad provocaba que Julia midiera 1,37 cm, estuviera completamente cubierta de abundante pelo negro y que su mandíbula fuera especialmente prominente. Su aspecto era indudablemente simiesco. 

Así que lo de ser pobre e india, por una vez, no iba a ser el problema principal. 

Theodore Lent

De su infancia se conocen pocos datos. La mayoría gracias al profesor Ricardo Mimiaga, que afirma que tras la muerte de su madre pasó a trabajar de sirvienta en la casa del gobernador de Sinaloa, Pedro Sánchez. Pero su destino no era ser sirvienta, está claro. 
theodore lent, julia pastrana

Sánchez la vendió a uno de sus correligionarios, Francisco Sepúlveda, administrador de aduanas, que vio el negocio en exhibir a Julia en el circo. Como no sabía inglés y no conocía Estados Unidos contrató al estadounidense Theodore Lent, al que hoy algunos círculos llamarían un “emprendedor” y mi padre “un sinvergüenza de los de toda la vida”. Mi padre tiene solo estudios primarios, discúlpenle. Lent era un ‘empresario del mundo del espectáculo’ que se dedicaba a exhibir freaks para todos el que quisiera pagar una entrada. 

Julia tiene 20 años y Lent se casa con ella, que traducido a la época (y a la actualidad de algunos lugares) es como si se la hubiera comprado. Perdonen la rudeza, pero es como lo veo. Se casaron al día siguiente de su exitoso debut en el espectáculo. Luego hicieron giras por Estados Unidos y Canadá. 

Cuentan que Julia tenía una bella voz de mezzosoprano. Salía al escenario cubierta por velos, y como cantaba y bailaba muy bien, el interés por ver quién se ocultaba tras aquellos velos iba creciendo. Hasta que se mostraba tal cual era. Imaginen la exclamación de sorpresa, entre la fascinación y el rechazo. Y lo que debía sentir Julia, cuando el freak empujaba a la cantante del escenario. Al fin, estaban allí por el monstruo. 

Viaje a Europa y muerte

De Estados Unidos saltaron a Europa: primero Londres y luego otras capitales europeas como Berlín, París o Moscú. Parece que Julia Pastrana era una mujer sensible e inteligente, amante de la lectura.  Aprovechó su carrera para aprender a comunicarse en varios idiomas:  en sus espectáculos cantaba en inglés, francés y español. Quienes la conocieron hablan de una persona generosa, bondadosa y divertida. julia pastrana
En 1860 la pareja descubre que ella se ha quedado embarazada. El parto les pilla en Moscú y es un niño, que nace con la enfermedad de la madre y apenas vive 36 horas. Julia tampoco logra sobrevivir a las complicaciones del parto y muere, cinco días después. 

El negocio debe continuar 

El final de su vida y su muerte es posiblemente la parte más triste, si cabe, de la historia de Julia Pastrana. Uno de los motes con los que Julia se anunció en los diarios a su llegada a Europa era  La Indescriptible”, nombre que se me antoja mucho más apropiado para su marido/mánager. Aunque, a bote pronto, se me ocurren otros calificativos que podrían describirlo perfectamente. Señoras y caballeros, no se pierdan lo que viene a continuación.
julia pastrana,cartel,freaks,momia,Theodore LentDurante los cinco días que Julia lucha por su vida en un hospital de Moscú,  Lent vende entradas para quien quiera visitarla en su lecho de muerte. Indescriptible ?¿verdad? O tal vez no tanto. 

Pero no acaba ahí. El señor Lent, un mago de los negocios, nunca nos decepciona. Tras la muerte de su mujer, decide que el show debe continuar. Entrega el cuerpo de Julia y el de su hijo a una universidad de Moscú para que los embalsamen. Tras disputas por la propiedad los recupera y monta un retablo con las momias de la madre y el hijo, a los que exhibe en una urna por toda Europa. 

Con las momias gana aún más dinero que con sus actuaciones en vida. Son mucho más rentables, de entrada no comen.  Al poco tiempo se casa con otra mujer barbuda, exhibiendo a los tres. Un especialista. Lo hará hasta su muerte, feliz acontecimiento que tiene lugar en 1884. 

Momias viajeras

Tras la muerte de Lent las momias tienen una historia convulsa que acaba llevándolas hasta Oslo en 1921, compradas por el empresario noruego Haakon Lund, que las exhibe en su parque de atracciones. 
Su hijo Hans hereda las momias, las esconde de los nazis que quieren llevarlas a Berlín y durante años las exhibe por diferentes ferias. Tras numerosos y morbosas vicisitudes llegan al Hospital General de Oslo, donde se ocultan en los almacenes, a salvo de miradas curiosas. La sensibilidad del público ha cambiado, ahora prefiere contemplar horrores diferentes. 

En 2003, la artista plástica Laura Anderson conoce la historia de Julia Pastrana cuando la contratan en Nueva York para el vestuario de una obra de teatro sobre la vida de la mexicana. A partir de ahí empieza su batalla burocrática por conseguir repatriar el cuerpo, para que por fin pueda ser enterrada en su país. 

Es una lucha que durará nada menos que 10 años, hasta que el 12 de febrero de 2013 Julia es enterrada en el Panteón Municipal de Sinaloa de Leyva. Su cuerpo es recibido con actos oficiales de bienvenida y se celebra una misa en su honor. Su féretro se cubre con miles de flores llegadas de todas partes del mundo. Un acto por el respeto y la dignidad que merece toda vida humana. Por fin puede descansar en paz.
féretro julia

Fortuna y desgracia de Julia Pastrana

La historia de Julia, con solo 26 años, fue muy intensa, y deja más interrogantes que certezas. Entre las segundas está la catadura moral de gente como Lent, que en vida nunca debió considerarla una persona. Al menos no la trató como tal. Todo lo que le pasó después de su muerte no tiene duda ni vuelta de hoja: es una indignidad que convierte a los implicados en los monstruos de esta historia.

Pero la visión de Julia Pastrana queda, al menos de momento, sin respuesta. No dejó un diario o testimonio escrito de qué pensaba o qué sentía: sería muy interesante para orientarnos sobre la inmensa zona gris en la que vivió. ¿Qué sentía por Lent: amor, agradecimiento, miedo, asco? 

Todos nacemos con unas cartas e intentamos hacer la mejor jugada que podemos. Por mucho que se filosofe, hay quien nace con cuatro reinas y quien lo hace con una pareja. Y creo que Julia, como mujer inteligente, jugó lo mejor que se podía con pareja de doses. 
Podemos pensar que su enfermedad le permitió escapar de alguna manera de un futuro marcado por su condición de mujer india y pobre, y dedicarse a viajar por el mundo cantando y bailando. O tal vez su ingenio le hubiera permitido igualmente escapar de ese futuro negro que se le venía al nacer, quién sabe. 

Tal vez nunca le compensó ser tratada como un fenómeno y no como una persona. Tal vez hubiera cambiado, sin dudarlo, su destino por el de cualquier otra mujer india y pobre. Pasó la vida exhibiéndose pero lo más interesante de ella, lo que pensaba, ha quedado bajo ese velo con el que empezaba sus actuaciones.

Postdata

Aprovecho para recomendarles Freaks (1932), de Tod Browning , gran película. Retrato de una época y, sobre todo, un canto a la dignidad humana.

Posts relacionados:

  • 10000
    Las mujeres del doctor MoebiusMoebius tenía claro que eso no era así: la mujer no era igual al hombre, era físicamente diferente. Y mentalmente inferior. Esta inferioridad no es patológica, sino natural. La Naturaleza (no hay referencias a dios, es un científico) ha adaptado…
  • 10000
    Zoos humanos, un esqueleto en el armarioA finales del s. XIX y principios del s. XX se ponen de moda en Europa, bajo los eufemismos de "exposiciones coloniales" o "etnológicas" auténticos zoológicos humanos. Personas secuestradas de las diferentes colonias europeas eran enjauladas para diversión de los…
  • 10000
    Charley Parkhurst, una leyenda del Far WestConducir una diligencia en el Far West en plena fiebre del oro no era tarea fácil. Era una labor solo al alcance de hombres habilidosos y duros como el pedernal. Charley Parkhurst, un hombre respetado y admirado, tenía fama de ambas…
  • 10000
    Hildegart, la hija imperfecta  La madrugada del 9 de junio de 1933 había sido una noche calurosa en Madrid. Una noche especialmente terrible en un piso de la calle Galileo, el que ocupaban Aurora Rodríguez Carballeira y su hija Hildegart, de 18 años.…

7 comentarios sobre “Julia Pastrana, La Indescriptible”

    1. Bueno, digamos que las momias fueron abandonadas en un sótano y se ‘degradaron’. Perdona pero no quise, conscientemente, entrar en más detalles. No quiero entrar en el morbo porque no es el asunto.

  1. Que has querido decir con eso….,Así que lo de ser pobre e india iba a ser casi lo de menos.
    Estaba leyendo todas tus entradas con mucho interés hasta que leí esta frase….que lástima. Seguiré buscando artículos interesantes en otra parte

    1. Hola Juanca. En primer lugar gracias por leerme y por el interés.
      Lo que quería decir es que aunque el nacimiento (lugar y clase social) sea determinante en la vida de cualquiera, el otro hecho, su apariencia, açun iba a ser más determinante. Que ya es decir.
      Creo, aquí se trata de opiniones, que de haber nacido en aquella época rica y blanca, Julia hubiera tenido también una vida desdichada. Probablemente habría vivido toda su existencia encerrada, como un secreto que avergüenza a toda la familia. Por eso lo decía, su vida está marcada por su apariencia aún más que por su clase social.
      Me parece bien que seas tan exigente y evidentemente puedes leer lo que te venga en gana, pero quiero agradecerte tu atención antes de esa frase maldita. Si me permites, me quedo con eso.

  2. Tranki, Miguel
    Como decía aquel: ‘tesentiende’ lo que querías decir, tanto a la hora de vaticinar que en cualquier condición habría sido infeliz, por el ‘problemilla’ (espero que no ofenda el diminutivo, o la palabra utilizada). No olvidemos el contexto de la epoca, lo de ‘india y pobre’ era, por sí solo en aquellos momentos, ya un abono para tener una existencia ‘difícililla -hola, holita, vecinito-‘.
    Que pereza, tener que cogersela con papel de fumar, estar pendiente de lo políticamente correcto (cuando el tiroteo está ahí fuera), y querer ver insinuaciones racistas, o clasistas donde no las hay…Pensaba que ese curso ya estaba aprobado, en según que niveles de análisis. Desde luego, dan ganas ‘de tomarse una coñás’…hombreya!

    1. Gracias Marius. Me alegra que te pases por aquí a ‘escuchar’ estas historias.
      Sí que es verdad que a veces da mucha pereza tener que cogérsela con papel de fumar, en eso estamos de acuerdo. Pero también se que no siempre funciona la comunicación (si funcionara el mundo sería otro) y que quien escribe siempre está expuesto a que se le interprete ‘mal’, por impericia suya o del receptor, tanto da. Y que se puede disentir de lo que uno dice aquí, por supuesto. También agradezco esos comentarios, en serio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.