Jardín prohibido
(Sandro Giacobbe – 1975)

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email
5 min de lectura aprox.

sandro giacobeLas letras de las canciones son poemas friendly user para aquellos que no tenemos la suficiente capacidad de atención/comprensión para la poesía. En esta sección iré recogiendo mis letras favoritas en español. Trata solo de letras, la música la dejo a quienes tengan oído.

Me gustaría empezar esta sección por la puerta grande.  A mí me parece la mejor canción que se haya escrito nunca. Aunque fuera una canción dirigida a un público con picores adolescentes, atentamente escuchada es digna de un Javier Krahe en estado de gracia, por eso la he elegido como buque insignia de esta sección.

Sandro Giacobbe es un cantautor genovés  que graba su primer disco en 1972. Desconozco su discografía y su biografía, miren en Internet, que está todo. En 1975 logra un gran éxito con Il Giardino Proibito, que traspasa las fronteras italianas. Graba la versión en español y es un auténtico bombazo, que llega al número 1 de las listas españolas.

Para quien le apetezca escucharla, solo quiero destacar la excelente calidad del playback, que logra imitar perfectamente el efecto de retardo del satélite.

Ahí va la letra

Esta tarde vengo triste
y tengo que decirte,
que tu mejor amiga
ha estado entre mis brazos.

Así, sin más, entrando en materia sin circunloquios. No solo vengo a decirte que te he puesto los cuernos sino que ha sido con tu mejor amiga. ¿Se agradece la sinceridad? Bueno, tal vez sean reminiscencias hippies, por aquello de decirlo todo, sobre todo lo doloroso.

Sus ojos me llamaban
pidiendo mis caricias,
su cuerpo me rogaba
que le diera vida.

La cosa va a mejor. Como un perfecto gentleman le echa la culpa a la amiga, que le andaba buscando. Él no quería, pero una dama le rogaba ‘que le diera vida’. El eufemismo del último verso es precioso.

Comí del fruto prohibido
dejando el vestido colgado
de nuestra inconsciencia.
Mi cuerpo fue gozo
durante un minuto,
mi mente lloraba tu ausencia.

Desatado de sinceridad, empieza a dar detalles escabrosos. El chaval se está creciendo. Quizás le parecía que la novia no reaccionaba lo suficientemente cabreada. Eso sí, mientras gozaba, lloraba; el gachó. Yo aquí empiezo a sentir un gran respeto por la amiga y sus artes amatorias, eso es ponerle a mil y lo demás son tonterías. Lo que no tengo claro si con el minuto se refiere al gozo (entonces toda la historia es decepcionante, liarla tanto para eso) o es sólo un minuto el que lloró su ausencia, en plan tristeza intercoitum.

No lo volveré a hacer mas
No lo volveré a hacer mas.

Hombre, tras los cuernos con su mejor amiga y el lujo de detalles, se supone que a ésta novia ya no la vuelve a engañar, parece obvio. Pero él, por si acaso, se adelanta a la situación. Muy astuto.

Pues mi alma volaba
a tu lado y mis ojos
decían cansados que
eras tu, que eras tu
que siempre serás tu.

Él sigue a lo suyo, derramando halagos por doquier.  Esta parte debería contársela a la amiga, que también iba a quedar encantada. Cuando creíamos que no se podía superar, va el tipo y sube otro escalón.

Lo siento mucho,
la vida es así. No la
he inventado yooo.

Y este es el estribillo para la historia. A mí que me cuentas, es la vida, tía, yo qué culpa tengo. Es esta perra vida, y el gobierno, y la UEFA, que son unos mangantes.

El placer me ha mirado
a los ojos y cogido por mano,
y yo me he dejado
llevar por mi cuerpo
y me he comportado
como un ser humano,
lo siento mucho,
la vida es así,no
la he inventado yooo.

Como un ser humano, dice.  Ya sabemos todos cómo te has comportado, no hace falta decirlo en voz alta. Pero el tipo insiste en que en este asunto él es una víctima más y que la culpa es de la amiga, de su novia o de la vida, que es mu perra. él está tranquilo consigo mismo, que es lo importante. Además, ya ha dicho que no lo volverá a hacer más.

Sus besos no me permitieron
repetir tu nombre,
y el suyo si.
por eso cuando la
abrazaba me acorde de ti.

Por un lado, quiero destacar que era incapaz de repetir el nombre de su novia al tener la boca ocupada con su amiga. El atenuante, señoría, se viene un poco abajo porque el nombre de la amante sí que se abría paso en ese frenesí de labios. ¿Magia? ¿mala suerte?

Fino conocedor de la psicología femenina, sigue repitiendo hasta la pesadez que mientras se beneficiaba a la amiga no paraba de acordarse de ella, cosa que, aparte de ser muy halagador para ambas, empieza a rayar ya en algún tipo de afición sexual. Me da a mi que en este momento empieza a excitarse otra vez el muchacho, que lo saborea.

Ahora lo veo. Todo esto no va de sinceridad es que le gusta recordarlo en voz alta.

O sea, el chaval se montó un  trío en su cabeza, va loco por hacer uno de verdad y no sabe cómo proponérselo a la novia. Aunque, llámenme tiquismiquis, creo que diciéndole lo de los besos y los nombres (nuevo puyazo, zas, en toda la boca) no va por buen camino.

A partir de aquí sigue repitiendo hasta el final que vaya a pedirle cuentas a la vida,  que pelillos a la mar porque a la que quiere de verdad es a ella y todo el rato que andaba retozando con su mejor amiga –como cualquier ser humano hubiera hecho en su lugar, ojo– no paraba de acordarse de ella aunque en realidad dijera el nombre de la otra.

Visto lo visto, cuando el tipo iba al encuentro de su novia ¿cuál era el plan? ¿Había plan? Es imposible que este discurso lo llevara así preparado de casa. Si había preparado algo, está claro que al final se lió.

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

36 pensamientos sobre “Jardín prohibido
(Sandro Giacobbe – 1975)”

    1. Me gusta esa teoría. Tal vez hay una tercera mujer y él les explica todo eso para que le dejen y no tener que romper él con ellas. Hay gente muy retorcida.

  1. Ya que en ningún momento relaa que esté frente a una persona de cuerpo presente y dándole una vuelta de tuerca a la canción yo he llegado a pensar, que puede estar contándolo frente a la tumba de su fallecida esposa, haciendo que la cosa cambia de tono.

    Por eso podría ser lo de los lloros y lo de mientras estar pensando en ella.

    1. Jo, los comentarios a esta entrada es posible que sean los mejores de todo el blog.
      También tienes razón. Además era un tiempo pre-internet, no podía desfogarse en un chat. Le quedaba lo de comentárselo al camarero (siempre que no fuera el de ‘Amanece que no es poco’, claro) pero igual no le gustaba ir de bares, solo el adulterio.

  2. Qué tiempos aquellos. Por cierto, corría el año 1976. Lo recuerdo muy bien porque coincidió con mis 16 añitos. El amigo de un amigo descubrió la letra de la canción en un bloc de notas de su novia y, claro, se le heló la sangre. Al menos mientras la presunta infiel no le contó que solo era la letra de una canción que nada tenía que ver con ellos dos.
    Mi amigo y yo pinchamos incontables veces El Jardín Prohibido en la jukebox de un bar en Torres de Segre (Lleida) mientras mirábamos con ojos concupiscentes a la guapa encargada… Imitando un título de Sinatra, yo digo: When I was sixteen it was a very good year!
    Te sugiero para el próximo análisis lírico la canción De amor ya no se muere, de Gianni Bella, todo otro clásico de la época.

    1. Muchas gracias Manel. Gran comentario y gran historia la del jukebox. Me alegro de haber reavivado esos recuerdos y que los compartas aquí.

    1. Muchísimas gracias a tí por molestarte para escribir tu comentario. Lo que has sentido tú con el post lo he sentido yo (diferente, ya me entiendes) por tu comentario. Estamos empataos!!

  3. Me pico la curiosidad de la letra con e, anuncios de ING y encontré tu blog, que harta de reír me he dado,gracias por este buen rato.

    1. Gracias Maga. No es fácil encontrar tiempo a veces para hacerlo, pero comentarios como el tuyo me ayudan a seguir. Lo haré.
      Y ya he puesto los iconos para compartir, gracias también por el aviso.

  4. Aunque tarde, felicidades por el análisis! Es adictivo, hay más de este estilo? Me has dado un ratito de diversión y, por supuesto, lo voy a compartir hoy en la oficina, que es viernes y apetecen unas risas. Además, igual encuentro a alguno de esta quinta que lo haya vivido…

  5. Muchas gracias LeFay. Nunca es tarde, como dice el dicho. Me alegro de que te haya divertido, misión cumplida entonces.
    Hay alguna otra letra ‘destripada’, dentro de esta sección ‘Pedazos de letra’. Aunque sí es verdad que la sección la tengo un poco abandonada. Tompoco es tan fácil encontrar letras como esta (bueno, esta es insuperable). Pero a ver si me pongo a buscar.

  6. Pero vamos a ver…… ¿es que toda la culpa la tiene él? ¿y a la amiga de la novia no se le reprocha nada? Claro, que con ese pivonazo (me refiero a Sandro) yo también me olvidaría de que es el novio de mi amiga y solo pensaría en el momento, jajaja.

    1. Jajaja. Pues, Asun, tienes toda la razón. No lo había mirado yo por ese lado. Supongo que la tal amiga dejó de serlo automáticamente y, posteriormente, cogió una enfermedad venérea, nada grave pero si muy molesto.
      Pero al menos ella tiene la decencia de callarse y no le da la charla a su amiga, como hace el figura de Sandro :))

  7. Hola, Miguel: gracias por darme la razón, aunque sea parcialmente. Está claro que cada cual defiende su parte y creo que es evidente la que defiendo yo, jajaja.
    Al margen de que te has pasado un poquito con lo de la enfermedad venérea, opino objetivamente que la valentía es de Sandro, precisamente, por atreverse a contárselo a su novia, e insisto en que la amiga de decente no tiene nada.
    Espero que ahora me des la razón completamente, jajaja.

    1. Jajaja. Eres persistente en tu opinión. Me gusta. Me he explicado mal. No le quito culpa a la amiga, lo que hizo está mal.
      Pero puede haber matices. La historia solo la conocemos por Sandro, no por la amiga. Y para Sandro aquello fue un polvo que no significó nada, por lo que dice. Si mientras lo hacía iba pensando en su novia… entonces ¿pa qué? Es pura frivolidad (no deshecho la idea de que sea una propuesta de trío disfrazada ¿por qué tantos detalles, ese regodeo?).
      En cambio, de la amiga no sabemos nada.
      Para ayudar la explicación llamemos a la amiga Marta, por ejemplo. A la novia, Asun, claro.
      ¿Y si Marta lleva años enamorada en secreto de Sandro? ¿Y si Sandro conoció a Asun a través de Marta, que le había dicho a Asun lo mucho que le gustaba el chico? Pero eso a Asun no le importó porque, con un ego mayúsculo, piensa que nada puede interponerse a sus planes. Marta sufre y Asun hace como que no se entera.
      Y al final Marta flaquea y pasa lo que pasa.
      Ha perdido a una amiga (aunque conociendo a Asun tal vez le convenga), vale. Hizo mal, sí, estamos de acuerdo. Pero en su debilidad, mi corazón esta con Marta :)))

      Y Sandro no te conviene, tía. Pasa de él.

  8. Uffffff, es impredecible la versatilidad de la mente humana y, en este caso, me refiero a la tuya Miguel.
    Nos acabamos de conocer (por supuesto, a través de nuestros comentarios, que no piensen mal los malpensados habituales, jajaja) y, además de poner a parir a Sandro, también te pones de parte de Marta ¡¡sin duda, estás ganando muchos puntos!! jajaja
    Te iba a contar que la versión es al revés: que Asun no es la novia, sino la amiga. Te aseguro que lo que dice Sandro en su canción: “no lo volveré a hacer más, no lo volveré a hacer más” fue literal porque no volvió a ser infiel a su novia: doy fe que, desde aquel momento, la dijo…….¡¡hasta nunki!! La novia se quedó sin novio y sin amiga, pero……”la vida es así, no la he inventado yo”, jajaja
    Bueno, he dicho que te lo iba a contar, pero…. lo dejaré para otro momento. A presto!!

    1. Jo Asun, no es justo. Estás jugando con mi mente y ahora mismo ya no tengo claro nada (y tú hablas de versatilidad de la mente !!). Yo ya no se ni quien se acostó con quién, ni si tú eres Sandro o todo fue un sueño de algún personaje de Lost.
      Ruego que, cuando tenga usted a bien, me aclare los términos de su relato. Por favor, tenga la caridad de dar un poco de reposo a una mente confusa. Me despierto a medianoche, sobresaltado y empapado en sudor, gritando “que eras tú, eras tú, siempre serás tú”.

  9. Mamma mia!! No pensaba que tu propia argumentación te causara tantos problemas en tu propia mente. Creo que lo he dejado bastante claro…. ¿o no? Tú pusiste nombre a los protagonistas y yo he aclarado el lugar de cada uno de elos. Por tanto, no me eches la culpa de que te despiertes a medianoche sobresaltado y empapado en sudor; es que ya hace mucho calor y es lo que tiene si aún no has quitado el edredón de plumas, jajaja. De todos modos, lo de que te despiertes gritando “que eras tú, que eras tú, que siempre serás tú” a quien debe preocupar realmente es a tu pareja o…. a tus vecinos!! No te preocupes, que yo te comprendo, o, al menos, lo intento, jajaja.

    1. Como decías en uno de tus comentarios, nos acabamos de conocer. Ahora ya sabes que sí soy muy capaz de liarme con mi propia argumentación. Y hasta con el orden de mis apellidos, en un mal día.
      Me asaltan dudas sobre todo. Solo hace falta que cambies los personajes de mi historia –cambiar los nombres es cambiar los personajes, eso no me lo discutas; aunque capaz eres– y ya estoy perdido.
      Así que ahora mismo la canción es toda tuya. Tú diriges el guión y yo seguiré a donde lleves a Sandro, Marta y Asun. Que preveo sea un camino de infidelidades, hastanuncas, traiciones y confusión. Mucha confusión. Pero oye, si hay que ir…

  10. Ya sé que tú irías al fin del mundo para no perderte nada de esta historia ¡¡no eres cotillo, ni ná!! Pero todo es mucho más sencillo de lo que planteas y no hay ninguna confusión, al menos, para las mentes normales. De todos modos, todo depende del planteamiento que se haga y de las dimensiones que alcancen las cosas ¡¡y, si no, que se lo digan a la autora de Harry Potter!! En principio, podríamos comenzar por la trilogía (y nunca mejor dicho, jajaja) de El Jardín Prohibido y, después, ya veremos. Y, aunque es improbable, en el remoto caso de que a alguien no le guste, la respuesta será: “lo siento mucho, la vida es así, no la he inventado yo”.

    1. Jeje, me has clavado en lo de cotillo. Me parece un a gran idea, la trilogía “El jardín prohibido”. El primer libro se titularía “El jardín prohibido: Asun”. Después vendrían Marta y Sandro.
      Cada uno dando versiones diferentes del mismo hecho, un modo de narrar que está bastante de moda. Habría que estudiar si metemos elementos fantásticos o de novela negra. Otras opciones es de enfoque serían novela romántica o erótica tipo ‘sombras’.
      Mis preferencias van por la novela negra, pero tú eres la editora y responsable de la primera entrega 🙂

  11. Uffff, anda que no me haces trabajar y, además, dejándome para mí solita la responsabilidad de editar la primera entrega. Sin duda, este es un claro ejemplo de la “historia interminable” y no me refiero a la obra de Michael Ende, sino al comportamiento masculino “tipical spanish”, que no deja de ser el mismo (o sea, interminable) a lo largo de la historia.
    Volviendo al tema que nos ocupa, yo me inclino sin duda, por el romanticismo, pero, al mismo tiempo, sin olvidar la realidad: por ejemplo, si alguien pone los cuernos a su pareja, por algo será ….¿o no?
    Por otro lado, creo que en esta historia, la novela negra no tiene cabida. Simplemente se trata de una relación de dos, que, en un momento determinado y sin querer, se amplía a tres, jajaja.
    ¿Tú te has fijado en la cara de angelito y chico bueno que tiene Sandro? Pues eso, “BUONISSIMO”, tanto psíquica, como físicamente, jajaja
    Por cierto, voy a pasar mis vacaciones en ……italia; a ver si encuentro a Sandro por allí y nos metemos en los personajes de la novela, con el único fin de que, después, la versión escrita resulte lo más real posible (si no hago esta puntualización, seguro que los malpensados habituales ya estarían pensando mal), jajaja.
    A presto!!

    1. Muy bonito Asun. Pa criticar siempre estás dispuesta pero montar una trilogía literaria ya no te viene bien. Claaaaro. Te proponía que empezaras porque veo que tienes por la mano a los personajes. Pero de la edición me encargo yo, ojo, que jo se te puede dejar sola.
      Por cierto, guapo será, pero su discurso es, cuanto menos, torpe. Yo sigo sin saber qué pretendía explicándole eso a su novia de esa manera. Te has dejado seducir por el personaje y eso es un peligro. Literario, me refiero. Lo que hagas en tu vida privada con tus personajes mayores de edad es cosa tuya.
      Pero valoro muy positivamente tu compromiso con el proyecto, con ese viaje de investigación a Italia en búsqueda de Sandro (o sandros). Dí que sí, hay que documentarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.