Cuando Estados Unidos invadió Rusia

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

Los planes militares no siempre salen bien, pero si además ni siquiera existen, el asunto está condenado a salir mal. Desconozco si el 20 de agosto de 1918, recién desembarcado en Vladivostok, el general William Sidney Graves pensaba que acababa de entrar en la historia. Lo que sí sabía es que acababa de desembarcar al mando de los regimientos 27 y 31 de infantería de los Estados Unidos, con unos 9.000 hombres en total, o sea, con una mano delante y otra detrás si el objetivo era invadir Rusia. Aunque tal vez el objetivo era derrocar a los bolcheviques, vigilar a los británicos y a los japoneses o ayudar a unos soldados checos, o vaya usted a saber. El único plan que se le había proporcionado era un documento de siete páginas, llamado El Memorando, redactado por el presidente Woodrow Wilson en el que se divagaba sobre política, sin rastro de estrategia, logística, implicaciones o consecuencias de la acción. Un despropósito que apenas ocupa un breve en la historia, escondido en pequeños rincones como este. ¿Para cuándo la película? Una especie de remake de Sopa de Ganso basada en hechos reales.

En honor al general Graves hay que dejar claro que era un profesional que en medio del sainete intentó comportarse con sentido común, teniendo en cuenta además que, cuando el secretario de guerra estadounidense le entregó el famoso memorando en la estación de Kansas City poco menos que se disculpó por la faena y le vino a decir algo como “invade Rusia pero no te metas en líos”.

Desfile en Vladivostok

Los motivos

Todas las acciones militares necesitan un motivo y una excusa, que a veces hasta coinciden.  En este caso, el envío de las tropas estadounidenses tenía dos excusas: recuperar las armas que se habían donado a Rusia una vez ésta había firmado la paz con Alemania y recoger a unos soldados checos que eran aliados contra Alemania para retornarlos a la batalla en Europa. El motivo, derrocar al gobierno bolchevique para retornar a Rusia a la guerra y eliminar el mal ejemplo de una revolución socialista.

El tablero

Si el objetivo ya se presumía ambicioso, la situación del tablero eran tan caótica que a Graves no sé si le dio tiempo a asimilarla. A ver si soy capaz de explicarla. Los bolcheviques de Lenin se habían hecho con el poder en octubre de 1917 y, más pendientes de consolidar la revolución que de otra cosa, firman la paz con Alemania en Brest-Litovsk el 3 de marzo de 1918. El Ejército Rojo de Trotski libra una batalla contra el Ejército Blanco, al mando del almirante Alexander Kolchak, que quiere volver al zarismo. Formando parte de ese ejército blanco estaban los cosacos de Grigori Semiónov, que pasaban bastante de Kolchak porque estaban más por la labor de robar, violar y saquear que de derrotar a Trotski.

Pero no solo una parte de los rusos están contra la revolución, también quieren derrocarla franceses e ingleses. Por si fuera poco aparecen los japoneses, que desembarcan más de 70.000 soldados, a ver si pillan cacho en la confusión.

Semiónov con Graves (sentados, de izquierda a derecha)

La legión checa

A todos estos hay que añadir un contingente de soldados checos que empezaron la guerra como aliados del zar contra Alemania y Austria, de la que querían independizarse. Los checos eran la excusa. Estaban perdidos en Siberia y había que rescatarlos utilizando el ferrocarril transiberiano. Pero cuando Graves llegó a Rusia vio que los checos no solo andaban a su aire saqueando Siberia sin mucha necesidad de rescate sino que controlaban partes de la línea del ferrocarril y la propia ciudad de Vladivostok, donde los americanos habían desembarcado para salvarles. Otro detalle tuvo que hacer sospechar a Graves sobre los verdaderos motivos de su viaje: los presuntos barcos para evacuar a los checos nunca llegaron al puerto.

Así que Graves está en Vladivostok con un plan de acción que no sirve ni para calentarse haciendo una hoguera (7 folios) en una zona que es una macedonia de ejércitos. Hacia donde se moviera existía peligro de confrontación. Y Graves, militar disciplinado, siguió el único consejo que le habían dado antes de partir: evitó problemas y no hizo nada. Bueno, en realidad llevó a cabo un interesante recurso bélico, sustituyó las bombas por el alquiler, lo que, si echas cuentas, igual al final sale más barato y mucho menos cruento. Sus soldados se quedaron custodiando edificios vacíos alquilados por su gobierno a terratenientes rusos y confraternizando con las siberianas en los ratos muertos. Aunque para ser justos tuvieron un enfrentamiento con los bolcheviques en septiembre que les causó algunas bajas.

Recapitulando, esto es un Bolcheviques vs Resto del mundo.  Solo que el resto del mundo juega con muchos balones diferentes. Por una parte los occidentales: franceses (1.000 efectivos), británicos (1.600) y americanos se vigilan entre sí. Por otra parte están los japoneses (72.000). Los checos van un poco a su bola, aunque algunos apoyan al ejército blanco que a su vez se divide entre los de Kolchak y los cosacos de Semiónov, que también van a su bola y que tienen un pacto con los japoneses. Por lo visto también había soldados polacos, pero no quiero enredar más las cosas: hagamos como si no estuvieran. Aquello era un maldito anuncio de Benetton pero con tiros de los que matan.

Alemania firma el armisticio

A todo esto la recién nacida república de Weimar decide complicarle aún más la vida al bueno de Graves y firma el armisticio, poniendo fin a la I Guerra Mundial el 11 de noviembre de 1918. El 17 de noviembre, el líder blanco Kolchak se autoproclama, en la remota ciudad siberiana de Omsk, Gobernante Supremo de todas las Rusias. Casi nada. Las tropas occidentales son sus aliadas y Kolchak le da a Graves algo que hacer: vigilar ciertos sectores del transiberiano. En cumplimiento de su deber el general norteamericano tiene que custodiar envíos de armas occidentales para los zaristas de Kolchak pero es atacado por los cosacos de Semiónov. Ahí tenemos a los soldados americanos, perdidos en Siberia y atacados no solo por su enemigo bolchevique sino también por sus presuntos aliados cosacos.

Almirante Kolchak

Graves se fue a Omsk para ver a Kolchak (¿para ver si éste entendía algo?) pero llega justo a tiempo para presenciar como El Supremo (el apelativo es del propio Kolchak) abdica en favor del cosaco Semiónov. En este teatro de operaciones se abren y cierran más puertas que en un vodevil.

En este punto ustedes dirán: ¿Y los checos, qué? Pues los checos, hartos ya de Siberia, se han dado cuenta que los bolcheviques tienen las de ganar, así que desertan del ejército blanco y secuestran a Kolchak, entregándolo a los bolcheviques (junto con grandes cantidades de oro del zar que había robado) a cambio de permiso para salir del país. Confirman lo que desde el principio parecía evidente, los checos eran los que menos ayuda necesitaban allí. Éstos solitos también tienen una buena peli.

Sin Kolchak, con unos cosacos incontrolables y con el Ejército Rojo cada día más dueño del país, el presidente Wilson tuvo que reconocer que él no iba a pasar a la historia por derrocar al régimen soviético. El 1 de abril de 1920 los últimos soldados norteamericanos abandonan Vladivostok. Las cifras hablan de 137 muertos en combate y otros 200 por accidente o enfermedad. Al menos unos 100 de ellos ganaron: se casaron con mujeres rusas.

El general William S. Graves se retiró en 1925 y escribió un libro sobre esta aventura, supongo que para intentar entender algo.

Aunque, si lo importante es participar, a Graves y a sus soldados les cabe el honor de ser los únicos soldados estadounidenses a lo largo de la historia que han ocupado suelo ruso.

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

4 pensamientos sobre “Cuando Estados Unidos invadió Rusia”

  1. 13 de Marzo del 2014.

    “El Blog Insostenible”. Saludos…, estoy buscando Información sobre la República de Rusa, debido a los acontecimientos actuals. Porque sabía, que es Estado Ruso, fue Invadido y Atacado desde hacía mucho antes. Y fue, cuando el Imperio Sueco, y hacia el “Año 1709…aprox. En aquél tiempo, Gobernaba y estaba de Rey; “Carlos XII”. Y la Guerra se decidió en una Famosa Batalla de Poltava en el mismo año, antes señalado. Y donde fué el final del Imperio Sueco, y la Ascensión de la Gran Tierra Rusa!.

    ¡Gracias por su “Artículo y Fotos”.

    Muy Agradecido Aníbal “Revolución”

  2. Gracias por el comentarios Aníbal. Invasiones y guerras ya había sufrido Rusia antes, claro, como todos los países, lamentablemente. Sin ir más lejos, la Grande Armée de Napoleón.
    Pero me pareció curioso y poco conocido que una vez Estados Unidos invadiera Rusia. Y ya si lees los detalles, la cosa se pone de película cómica, si no fuera porque moría gente (comparando, no mucha) de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.