El estómago del doctor Beaumont

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

beaumont portada

En 1833, el doctor William Beaumont (1785-1853) era un desconocido médico de Connecticut que durante años había prestado sus servicios en el ejército como cirujano auxiliar, lo máximo a lo que podía aspirar por su formación de aprendiz de médico sin pasar por la universidad.

Pero ese mismo año su nombre pasa a la historia de la medicina al publicar “Experimentos y observaciones sobre el jugo gástrico y el funcionamiento de la digestión”. Su trabajo es un bombazo, una auténtica revolución respecto al conocimiento sobre la  fisiología del aparato digestivo. Fue su salto a la fama, a la gloria médica. Con su descubrimiento se abandonó la idea de que el proceso digestivo humano se basaba en la molienda y putrefacción de los alimentos en el estómago, para confirmar que se trataba de un proceso químico ‘limpio’, en el que toda fermentación supone una patología.

¿Cómo un oscuro médico con una precaria preparación teórica llegó a descubrir la verdad de la digestión humana? Gracias a un colaborador especial que le acompañó en todo el proceso, un humilde transportista canadiense llamado Alexis Saint Martin.

Todo había empezado 11 años antes. El 6 de junio de 1822, Alexis Bidagan, llamado Saint Martin, un voyageur (transportista de pieles en canoa) de 28 años, se encuentra cerca del lago Hurón, en Michigan; aunque sería más correcto decir que está exactamente en el lugar equivocado en el momento más inoportuno ya que recibe, accidentalmente, un balazo. Herido de muerte, es llevado al fuerte de la isla Makignac, donde le atiende un tal William Beaumont, un médico del ejército con una larga experiencia en heridas de ese tipo. Con ojo de experto el doctor no le da dos días de vida: el proyectil había atravesado las costillas y el estómago. “Cuando llegué, se le estaba saliendo el desayuno”, escribió en su diario.

No es una crisis, es una oportunidad

Pero Saint Martin estaba hecho de una pasta especial, y sorprendentemente sobrevive con ese boquete en el estómago. Durante los primeros 17 días se le suministra comida directamente por el orificio de la herida. No tengo claro si en un primer momento la curación se resistió o Beaumont vio en seguida el cielo abierto en forma de estómago: “este caso representa una oportunidad única para experimentar los fluidos gástricos”, escribe. Aquella bala le había proporcionado a Beaumont una ventana al estómago, convirtiéndole en el primer investigador que, mediante esta rudimentaria fístula, podía observar como ocurría la digestión humana.

beaumont_chest
Dibujo de la fístula de Alexis Saint Martin realizada por el propio doctor Beaumont

Se inicia en ese momento una relación en la que Beaumont deja de ser médico para convertirse en científico y Saint Martin deja de ser paciente para convertirse en rata de laboratorio. Beaumont olvida el juramento hipocrático y mantiene abierta la herida para experimentar. Consigue, mediante excusas, dilatar tanto el cierre del agujero en el estómago del voyageur canadiense que este quedó abierto para siempre. El doctor nunca explicó por qué ni siquiera intentó operar para cerrar el agujero, algo que hubiera sido posible.

Directo al estómago

Beaumont recoge jugos gástricos del paciente para experimentar en recipientes de vidrio e introduce diferentes tipos de alimentos directamente en el estómago del paciente con un hilo o cuerda. Así metía pan, verduras, carne, etc. Luego, tirando de la cuerda los sacaba en diferentes intervalos de tiempo y observaba el grado de digestión de cada uno de ellos. A lo vivo, claro. Entre otras cosas comprobó que, en contra de lo que se creía, la verdura era muy costosa de digerir e, incluso, que el estado de ánimo también influía en al digestión.

stomY Saint Martin accedía. No se si en agradecimiento por haberle salvado la vida, o por otros motivos, pero los experimentos se prolongaron durante años. Creo que el hecho de que Alexis fuera analfabeto y pobre tal vez tuviera algo que ver. El caso es que Beaumont lo convenció para que trabajara para él, le dio un techo y un sueldo. Las heridas curaron, pero con la fístula natural incorporada para siempre. Cuando Saint Martin acababa sus labores en la granja Beaumont, empezaban los experimentos del doctor. Experimentos que se realizaron en dos periodos diferentes, entre los cuales Saint Martin se casó, tuvo varios hijos y recibió un empleo en el ejército que en realidad consistía en ceder su estómago a Beaumont.

En noviembre de 1833 tiene lugar el último experimento de ambos, al desaparecer Saint Martin con su familia. Beaumont intenta contactarlo, ya que estaba en trámites para que el Congreso de los Estados Unidos le financiara sus investigaciones, lo que no consiguió. Sí logró contactar con Alexis, pero no convencerlo. Éste imponía como condición que el doctor se ocupara también de su esposa e hijos, y ambos nunca llegaron a un acuerdo,

Tras la muerte de Beaumont en 1853 otros médicos intentaron contratar a la cobaya más famosa del momento, pero tampoco tuvieron éxito y Saint Martin ya no sufrió más experimentos hasta su fallecimiento en 1884.

Experimentar recto con renglones torcidos

L0011056 Portrait of Alexis St. Martin, aged 67En el libro que lo instala en la Historia de la Medicina, Beaumont describe unos 240 experimentos, todos con su ‘cobaya humana’. Incluso en aquel tiempo salieron voces contra la dudosa ética del doctor. Pero eso nunca inquietó al Beaumont investigador, que no era ningún sádico, no disfrutaba con el dolor ajeno. Para él  Saint Martin era poco más que un estómago con una ventanilla para observar, y su sacrificio se justificaba en aras de un bien general. Y de su propia gloria personal, claro.  Tampoco era época para considerar relevantes las presumibles molestias de un paciente con el estómago al aire, ni el daño psicológico que pudiera ocasionarle la situación. Desprecio hacia el paciente y altas dosis de clasismo, nada demasiado extraordinario en la ciencia de ¿aquella? época.

Daños colaterales. Minucias comparadas con el importante avance que, gracias a Beaumont, experimentó nuestro conocimiento sobre la digestión humana. Las cobayas y ratas de laboratorio son fundamentales para el progreso, dirán algunos. Aunque siempre es más fácil cuando no son conscientes de su condición.

¿Se consideró afortunado Saint Martin por su contribución a la ciencia?  No lo creo. Alexis muere en la miseria y casi alcoholizado y su familia rechazó las peticiones para vender su estómago. También mantuvieron el cuerpo oculto en casa mucho más tiempo de lo normal para que la descomposición evitara su uso científico.

Eso sí, en 1962, la Sociedad Canadiense de Fisiología le erige una placa y le rinde homenaje por su contribución a la ciencia.

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

5 pensamientos sobre “El estómago del doctor Beaumont”

    1. Muchas gracias Kerchak. Me he pasado por tu blog y también te felicito: muy completo, con buenos temas. He estado saltando de uno a otro un buen rato.

    1. Muchas gracias por leer y comentar, Myrna. Supuso un avance para al ciencia, pero a costa de cierto sufrimiento –consentido– para su “cobaya”. Un debate que no es fácil, el del fin y los medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *