james-robertson-detroit-explotación-laboral

La inspiradora historia de James Robertson

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email
4 min de lectura aprox.

Escucho la noticia en la radio, voy a internet y me encuentro la historia inspiradora de James Robertson, un hombre de 56 años de Detroit que acude cada día puntual al trabajo, de lunes a viernes, en una fábrica de productos plásticos. En años no ha faltado ni un solo día, llueva o nieve. Hasta ahí no parece una historia digna de llegar desde Detroit hasta aquí.

Lo extraordinario, o tampoco tanto, es que empieza el turno a las 14 horas y se levanta a las 8 de la mañana para no llegar tarde. Pierde 6 horas diarias en llegar a la fábrica porque ésta se encuentra a 37 kilómetros de su casa y recorre la mayor parte del trayecto, 33 kilómetros, a pie.

Luego vuelve a casa, donde llega sobre las 4 de la mañana. En total le quedan unas cuatro horas de vida para sueño y ocio. O sea, que todo su ocio es dormir un poco.

James no hace esto por gusto ni por deporte. Lo hace porque no hay transporte público y su trabajo no le da lo suficiente para comprarse un coche. En Detroit. El sueño americano.

james-robertson-detroit-explotación-laboralLos detalles los tienen aquí y aquí, así que no me extenderé. Hay sacrificio, superación, fraternidad en forma de crowdfunding y un final feliz en el que James consigue un coche.

Será deformación profesional, pero lo interesante de algunas historias no son los hechos en sí  sino el relato que las explica. Eso que se podría llamar la ideología que las envuelve. Un enfoque determinado que viene a ser como la salsa de curry:  comas lo que comas, al final te sabe a curry.

James Robertson, ciudadano ejemplar

A partir de aquí, el relato que sobre esta historia me he encontrado a primera hora de hoy.  Tiene dos capítulos montados en paralelo. A saber.

Primera parte: Superación. La historia de James Robertson es, por una parte, la de una superación personal. La del hombre que con coraje y constancia se sobrepone a las dificultades. Eso no se lo quita nadie a James Robertson. Pero el relato le pone mucho curry. Su hazaña le convierte en un trabajador serio y cumplidor. James es un ejemplo para la comunidad y sobre todo para todos aquellos quejicas que son unos flojos y protestan por todo. Él mismo lo expresa en una de las noticias que leo: “Lo hago sin excusas, si quieres algo tienes que ir a por ello”. Toma chute de resiliencia.

james-robertson-new-car-detroit-caridad
James consiguió un coche gracias a la caridad, que ahora se llama crowfounding

Segunda parte: Bondad. Todo el mundo es bueno. Chapeau para toda la gente que ha dado dinero para comprarle un coche a James, ellos no pretenden construir ningún relato sino ayudar a un semejante. Pero el relato establece que la solución es la caridad. Un dólar por aquí y otro por allá y se resuelve el problema. Así de fácil, no hay conflicto sino final feliz.

Quejicas negativos

Fuera del relato quedan las reflexiones de los quejicas, siempre dados a protestar y mostrar el conflicto en vez de construir y mirar el lado positivo.

Esos quejicas dirán que James Robertson es uno más de la legión de pobres con trabajo, esa modernidad vintage que nos llega directamente desde el siglo XIX para atrás. Un tipo que produce para la sociedad, un individuo útil que en compensación recibe 4 horas de ocio al día que ocupa en dormir.

En las noticias que he leído, varias, nadie se plantea eso, porque sería romper la magia del relato. No hay conflicto social ni precariedad, la palabra injusticia no comparece. Porque todo irá bien siempre que nos comportemos: nadie quiere ser el tipo que se carga el banquete señalando que uno de los novios tiene un amante. Está fuera de lugar.

Ninguna de las noticias se plantea por qué no hay en la zona un transporte público en condiciones para la gente que no puede mantener un coche. Tampoco que la empresa no se preocupe no ya en darle un sueldo más justo, sino ni siquiera de facilitarle un poco el desplazamiento al lugar del trabajo.

Qué tipo de sistema provoca situaciones como la de Robertson, que apenas puede sobrevivir dándole a la rueda como un hámster, a expensas de la caridad. Todo eso el relato ni lo roza porque es natural, tanto como que todos los días sale el sol, chipirón. Y eso es tontería discutirlo.

Además, bien está lo que bien acaba y ahora James ya puede dormir sus 8 horas, como un marqués.

GuardarGuardar

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

7 pensamientos sobre “La inspiradora historia de James Robertson”

  1. Me encanta este artículo. Describe muy bien la doble moral o hipocresía norteamericana: “El País de las Oportunidades”. Si tienes iniciativa y talento no lo dudes, este es tu sitio!! “Nacidos para triunfar”! Este “eslogan” tan americano de paso culpabiliza a todos los millones de estadounidenses que llevan vidas mediocres y sin haber “triunfado socialmente”. Les está diciendo a millones y millones de estadounidenses que si sus vidas son mediocres, aburridas o directamente marginales es porque no se han “esforzado lo suficiente”. No han puesto “toda la carne en el asador”; no han perseguido sus sueños con la vehemencia y determinación necesarias. Si tu vida es una mierda, quizás sea porque en el fondo te lo mereces chico, no das para más o no fuiste lo suficiente espabilado para tener una vida mejor.
    Siempre he pensado que el sistema social estadounidense genera unas desigualdades enormes y es particularmente cruel con los menos “favorecidos”. Pero claro, seguro que estoy equivocado porque luego sale en TV3 “el notas” del Xavier Sala y nos ilumina a todos hablando maravillas del sistema financiero.económico-capitalista estadounidense. Ese hombre es que me pone enfermo, es de lo más infame que he visto en TV en mucho tiempo.
    Felicidades Miguel por tu artículo y de paso por el blog.

    1. Muchas gracias Víctor. Estoy de acuerdo contigo en el análisis. No se si nació en estados Unidos, muy probablemente, pero es un discurso que se está imponiendo también en Europa y, por cierto, es un post que tengo pendiente desde hace tiempo. A finales de los 70 la derecha norteamericana y británica se dio cuenta de que no tenía discurso, que las palabras para describir la realidad social eran ‘propiedad’ de la izquierda. Y gastaron muchos millones de dólares en conseguir cambiar el discurso (palabras como flexibilidad o competitividad, por ejemplo) para imponerlo socialmente, sino sus medidas no calarían. Y lo consiguieron. Y en esa ‘nueva’ ideología impuesta esta el híperindivivualismo (se apropian de la palabra libertad, entendida como hacer lo que te parezca sin que el estado -un ente malvado- se meta más que para defender la propiedad privada, cumbre de todos los derechos). Así niegan realidades sociales o comunitarias, lo que te pasa a tí es por tu culpa, con lo que los pobres, además de pobres son culpables. Eso se potencia con una de las nuevas religiones ‘asociadas’: tantos libros de autoayuda que siguen el mismo discurso. Parten de la falsedad de que todo el mundo tiene las mismas oportunidades y que todo depende de tu carácter.
      Bueno, imagino que no toda la autoayuda es así, pero creo que no me equivoco si es el discurso dominante.
      Respecto a Xavier Sala te recomiendo usar el mando a distancia. Es un instrumento medicinal.

  2. Feliz día del trabajo para todos!! sé lo difícil que es la investigación periodística, por que yo también me dedico a eso.leí varios de tus historias, aunque aveces no te deje comentarios.por acá todo bien.desde buenos aires.hasta pronto.

    1. Gracias Luciana por seguir pasándote por aquí. Ahora me picaste la curiosidad ¿tienes algo escrito -sea investigación o no– que se pueda leer en la red?

      1. hola! por ahora no publiqué nada mio sola pero más adelante puede ser.vos tenes mucho talento al escribir y podrías ser corresponsal desde españa para algún canal o diario argentino. lo intentaste alguna vez? con mandarles muestras de tu trabajo, para que te conozcan capaz que te llaman para cubrir alguna noticia importante.te sugiero @c5n.noticias , @cronicatv , @a24.con y quien sabe podrías lograr grandes cosas.desde buenos aires.

        1. Muchas gracias Luciana. Nunca había pensado ofrecerme, pero se puede pensar, por supuesto. Aunque no a esos canales de televisión, no doy nada bien en cámara 🙂 Lo mío es ocultarme tras el negro sobre blanco.
          Cuando tengas algo escrito estaré encantado de leerlo. Espero que ya hayan parado las tormentas y se pueda recuperar la normalidad en Buenos Aires. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.