El desembarco en Kiska fue un éxito

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

kiska_tumba

Tal vez no sepan que durante la Segunda Guerra Mundial los japoneses invadieron territorio norteamericano. Concretamente dos diminutas islas del archipiélago de las Aleutianas, perteneciente a Alaska, llamadas Attu y Kiska.

Reconquistada Attu, se puso en marcha el último tramo de la Operation Cottage, la recuperación de Kiska. Los aliados Iban a por todas: más de 30.000 soldados y unos 90 barcos (acorazados, destructores y cruceros) además de apoyo aéreo. Primero estuvieron bombardeando la isla durante semanas. Finalmente, el 15 de agosto, marines estadounidenses –y unos pocos canadienses– desembarcaron en Kiska.

En poco tiempo los norteamericanos recuperaron la isla. Una hazaña olvidada en la historia. Un olvido en el que quizás tenga que ver la lista de bajas de ambos contendientes. Por parte americana: 300 muertos y más de 500 heridos. Por la parte japonesa: cero. Ni un herido, ni un rasguño. Ni siquiera un prisionero.

Porque cuando llegaron los americanos, los japoneses ya se habían largado de allí. Habían invadido un isla vacía con unas 500 bajas entre muertos y heridos.

Aleutians_Map

Recapitulemos. La Isla de Kiska fue descubierta en 1741 por Vitus Bering (sí, el del estrecho) junto al resto del archipiélago de las Aleutianas, pasando a soberanía rusa. En 1867, Estados Unidos se la compró a los rusos por 7 millones de dólares. En el paquete iba también el citado archipiélago. Nada hay remarcable en la historia de dicho lugar hasta  el 6 de junio de 1942, cuando 500 soldados japoneses la tomaron en nombre de su emperador. Tampoco esta invasión escribió un hito en la historia militar: los japoneses se encontraron con la oposición de 10 hombres y unos cuantos perros que guardaban una estación meteorológica.

En realidad la operación japonesa en las Aleutianas (que también lograron tomar la isla de Attu) no era más que una maniobra de distracción en la operación nipona sobre Midway. Las pequeñas islas de Alaska no suponían ningún emplazamiento estratégico importante. Por eso los norteamericanos tardaron casi un año en recuperarlas, ya que el valor de las mismas era más simbólico  que real.

Una cuestión de orgullo

No obstante, seguía siendo territorio estadounidense y el lugar más cercano al continente americano al que habían llegado los japoneses, con lo que en verano de 1943 se montó una gran operación para su recuperación, que supondría una victoria moral y un elemento propagandístico importante.

Flota de invasión aliada en Kiska
Flota de invasión aliada en Kiska

La reconquista de Attu conllevó muchas más dificultades de las esperadas, con mas de 4.000 bajas estadounidenses  entre muertos –por una fanática resistencia nipona, hipotermias, enfermedades– y heridos. Por eso, ante el siguiente reto, Kiska, quisieron prepararse bien. El lugar fue bombardeado ininterrumpidamente durante una semana, tanto desde el aire como desde el mar. Previamente se había llevado a cabo un bloqueo naval para evitar que los ocupantes recibieran ayuda y ‘ablandar’ aún más la resistencia japonesa.

Y en cierto sentido se podría decir que funcionó, ya que la resistencia enemiga no pudo ser más blanda: unos días antes de la invasión, aprovechando la densa niebla y las tormentas de un territorio marcado por unas condiciones meteorológicas pésimas, los japoneses destruyeron cualquier cosa que pudiera servir al enemigo y se largaron de allí. A su espalda quedó una isla llena de los cráteres de bombas y de chatarra militar, y absolutamente deshabitada.

Norteamericanos desembarcando en Kiska
Norteamericanos desembarcando en Kiska

Los norteamericanos no se habían enterado, así que tras nuevos bombardeos, en la madrugada del 15 de agosto unos 5.000 marines desembarcan en la playa, junto a una brigada canadiense. Dando tiros a diestro y siniestro, como se hace siempre en estos casos. Y, como pasa siempre en estos casos, esos tiros acaban dañando a alguien, en este ocasión a los propios compañeros.

Tras los marines llega la artillería, para asegurar la cabeza de playa y continuar su imparable avance, mientras desde el aire y los barcos se destruían las baterías y los antiaéreos japoneses. Nuevas oleadas de hombres llegan a la playa. Así, se desata la locura de la guerra hasta que alguien decide parar el fuego y se dan cuenta de que en frente no hay nadie.

Restos de la base de submarinos japonesa en Kiska
Restos de la base de submarinos japonesa en Kiska

Tras la sorpresa, los aliados no se fían y dedican una semana a peinar la isla, por si acaso. Por el camino, algunas trampas japonesas hacen de las suyas. Además, la mezcla de niebla y miedo sigue sumando bajas por fuego amigo. Accidentes y otra mina contra un barco dejarán la cifra final de más de 300 muertos y más de 500 heridos.

Hoy día la isla todavía muestra las secuelas de la batalla olvidada. Chatarra militar oxidada y montones de agujeros forman parte de su inhóspito paisaje. Está declarado Monumento Histórico Nacional y una placa recuerda a los que allí perdieron la vida. Murieron en una batalla sin enemigo para recuperar un trozo de tierra inhabitable que no le importaba a casi nadie. Por eso, por el respeto que me merecen esos soldados, a mí me parece que el monumento pretendidamente patriótico es más bien una caricatura del patriotismo y un recordatorio del absurdo que en sí mismo es la guerra.

Yo creo que da para una peli. Con plano de bandera ondulante al viento incluido.

Por si quieres compartir..Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *