dock kerr lidies,fútbol femenino,mujeres,pioneras,fútbol inglés, fútbol

Dick Kerr Ladies, pioneras del fútbol

Tiempo lectura: 6 minutosTiempo lectura: 6 minutos

 

Aunque creo que hay que ser optimista de cara al futuro, el fútbol femenino siempre ha ido a la contra. Ahora contra el negocio/espectáculo: no hay suficientes patrocinadores porque no hay público; por tanto no hay tele. Y si no hay tele no hay público; y por tanto no hay patrocinadores. Es difícil salir del círculo.
Pero antes era todavía peor. Les voy a contar la historia de unas pioneras: las Dick Kerr Ladies.


La Primera Guerra Mundial fue también la primera guerra industrial. Se enviaban grandes cantidades de hombres a morir en el barro de Francia, y a su vez había que mandar enormes cantidades de material para que siguieran matándose. Y como  con solo los hombres no daba para todo, se incorporaron mujeres a las fábricas para mantener el esfuerzo bélico.

La guerra se alargaba más de lo previsto (siempre lo hace y siempre hay quien se sorprende) así que para elevar la moral se patrocinaban todo tipo de actividades, incluyendo las deportivas.

Se funda el Dick Kerr Ladies

Entre los obreros de las fábricas de municiones el fútbol era el rey, así que empezaron a aparecer por toda Inglaterra equipos femeninos.

dkl_pioneras. Dick Kerr Ladies, pioneras fútbol femenino.

El más famoso y longevo de esos equipos fue el que se montó en la Dick, Kerr & Company, en Preston (Lancashire). Allí, en principio, se formaron dos equipos, uno de hombres y otro de mujeres. Un día, Alfred Frankland, administrador de la fábrica, observaba desde su oficina uno de esos partidos que se jugaban en la pausa del trabajo.

Las chicas sabían muy bien qué hacer con el balón y estaban barriendo del campo a los hombres.

Entonces a Frankland se le ocurrió una idea descabellada: alquilar el estadio del Preston -Deepdale- para disputar un partido benéfico con el equipo femenino el día de Navidad de 1917. En palabras de su nieto, era como pensar hoy día “vamos a montar un partido benéfico, alquilemos Old Trafford”. La broma costaba 20 libras de la época (más de 5.500 € actuales).

Pero se organizó el partido: las ya conocidas como Dick Kerr Ladies (DKL) contra el Arundel Coulthard Foundry. El resultado fue un 4-0 que presenciaron nada menos que 10.000 espectadores, que vieron como las jugadoras del DKLsufrieron menos que sus rivales el miedo escénico y entendían mejor el juego. Su juego de ataque era sorprendentemente bueno y una o dos de las jugadoras mostraron un control del balón admirable”, según crónica del Daily Post.

El partido consiguió recaudar 200 libras, 10 veces la inversión inicial.

Formación del DKL el día de su debut. Dick Kerr Ladies, Pioneras del fútbol femenino.
Formación del DKL el día de su debut.

Estadios llenos

Pero Frankland hace mucho más que recaudar un buen dinero. Saca al fútbol femenino de la calle y el patio de la fábrica y lo lleva a un estadio, con todos los honores. Las chicas responden. Con Frankland como mánager, el equipo se profesionaliza.

Tras la jornada laboral entrenan a las órdenes de preparadores expertos y se van incorporando nuevas jugadoras talentosas; algunas, como Alice Woods -campeona británica de los 80 metros lisos- provenientes de otros deportes.

Su camiseta a rayas negras y blancas -a veces completamente blanca- sus pantalones azules y su característico gorro de lana se hacen famosos en todo el país. Todos quieren ver al Dick Kerr Ladies.

Juegan en estadios como Anfield (Liverpool) Old Trafford (Manchester United) Saint James Park (Newcastle) o Goodisson Park (Everton). En este último convocan a 53.000 espectadores.
Su fama se extendió por todo el país e incluso atravesó el Canal de La Mancha.

Primer partido internacional

Esa fama les lleva a jugar, en 1920, el primer partido internacional femenino, contra un equipo francés. La prensa de la época destaca un choque de estilos. Administrativas y estudiantes de clase media, ligeras y atléticas las francesas; potentes y guerreras obreras las mujeres del norte de Inglaterra.

Aquel partido lo ganaron la inglesas por 2-0. Hubo tres más, con otra victoria, un empate y una derrota para el DKL. En otoño de ese año el Dick Kerr Ladies devolvió la visita y realizó una gira por Francia que tuvo un gran seguimiento.

Fútbol femenino, primer partido internacional. Dick Kerr Ladies

No es solo la novedad exótica, da gusto verlas jugar. Muchos espectadores acuden por la curiosidad y quedan impresionados por la calidad técnica y de fundamentos del equipo.

Durante la existencia del DKL, desde 1917 a 1965, pasaron por su filas extraordinarias jugadoras. El resultado habla por sí mismo: de más de 800 partidos solo perdieron una veintena de ellos, marcando más de 3.000 goles.

Lily Parr

Entre las destacadas de la primera época están Florrie Redford, su número 9, una de las fundadoras y el alma del vestuario; Jennie Harris, talentosa extremo izquierda, muy habilidosa en el regate; Alice Kell, la capitana, una central poderosa y también goleadora y Lily Parr,  considerada la mejor jugadora de la historia del club.

Dick Kerr Ladies en 1922. Lily Parr, sentada, primera por la derecha. Fútbol femenino.
Dick Kerr Ladies en 1922. Lily Parr, sentada, primera por la derecha.

Lily Parr es el resultado del planteamiento profesional de un equipo que no deja de ser amateur, porque hay que recordar que las chicas jugaban tras una dura jornada en la fábrica. Frankland descubre a una espigada jovencita de 14 años que tiene una zurda “con un remate de un defensor de primera división” y la ficha para su fábrica, a cambio de un empleo y 10 chelines por partido.

Cuarta de siete hermanos, había aprendido junto a ellos a dominar la pelota y hacerse respetar en campos de fútbol y rugby. En su primera temporada de blanquinegra marcó nada menos que 43 goles; en toda su carrera -de 1919 a 1951- anotó 967.

En 2002 se convertirá  en la primera mujer en tener su sitio en el Salón de la Fama del Museo Nacional del Fútbol de Inglaterra.

Fútbol prohibido

Pero la guerra había terminado, muchos veteranos estaban desempleados y se suponía que las mujeres tenían que volver a sus casas, el experimento de igualdad debía terminar. Y el éxito del Dick Kerr Ladies iba en contra de ese plan. Ese éxito es el que le hirió de muerte, llenaban más que muchos equipos masculinos.

Puede que también molestara en algunos ámbitos que las recaudaciones de sus partidos –siempre benéficos– no solo iban destinadas a los soldados, el DKL también había decidido donar a los mineros en huelga contra los despidos de sus nuevos patronos privados.

dkl_tunel _ Dick Kerr Ladies, DKL

El caso es que el 5 de diciembre de 1921 la Federación Inglesa prohibe el fútbol femenino en sus estadios. Lo justifica mediante un informe médico que dice que el fútbol es una actividad perjudicial para las mujeres. Siempre hay a mano algún estudio científico cuando se necesita. Imagino que el informe no decía nada sobre la idoneidad de pasarse 10 horas trabajando rodeadas de azufre en una fábrica de municiones; lo dañino era el partido de después.

Así que a Frankland y sus jugadoras sólo les queda el fútbol de exhibición. Les obligan a convertirse en una especie de Harlem Globetrotters, aunque ellas se rebelaban contra esa idea y siempre saltaron al campo con la máxima seriedad.

Gira americana y decadencia

En 1922 inician una gira por América del Norte. Cuando llegan a Canadá les prohíben jugar. Pasan a Estados Unidos y juegan nueve partidos contra equipos masculinos, de los que solo pierden en tres, y muy disputados.

De vuelta a Inglaterra, sin posibilidad de jugar con regularidad, el equipo se fue deshaciendo lentamente. En 1926 los cambios en la empresa Dick, Kerr & Co. dejan fuera de la misma a Frankland. El Dick, Kerr Ladies se convierte en el Preston Ladies FC. Con Frankland al frente pero sin aire para progresar, inicia una lenta decadencia. Sobrevive a la muerte de Frankland en 1957, para desaparecer en 1965.

La Federación Inglesa levantó la prohibición en 1971. Cincuenta años tarde, como es habitual en estos casos.

cuadro futbol femenino, Dick Kerr Ladies

El primer partido femenino

El DKL no fue el primer equipo femenino, aunque a su manera sí lo fue. El primer partido de fútbol femenino  fue un derby londinense que se jugó el 23 de marzo de 1895. Estaba organizado por Nettie Honeyball, líder del British Ladies Football Club, que quería demostrar que el fútbol también podía ser cosa de mujeres. Formaba parte de una reivindicación más dentro de la campaña sufragista por la igualdad.

Pero no prosperó, no porque el fútbol no fuera cosa de mujeres, sino porque no era asunto de clases medias y altas, que eran quienes encabezaban la lucha feminista y jugaban aquel partido. El fútbol era un asunto de la clase obrera, de esas chicas del DKL que años después aprendieron a jugar  en las calles de los suburbios obreros, donde un partido improvisado es mucho más que un juego.

Y en esos partidos, que conozco bien, hay una regla por encima de todas: el que juega bien se gana el respeto del resto, sin importar quien sea o de donde venga.

Este post va dedicado a Cristina, aquella amiga de la infancia a quien siempre elegía primero para mi equipo, allá donde esté.

GuardarGuardar

Un comentario sobre “Dick Kerr Ladies, pioneras del fútbol”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.