Dan Burros, el judío neonazi

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email
7 min de lectura aprox.

burros y kkkEl complejo debate sobre el odio, la violencia y su relación con las ideas políticas y religiosas que llenan las noticias estos días me ha llevado a recordar la figura de Dan Burros. Daniel fue un joven activista neonazi norteamericano que en los años 60 llegó a ser “Gran Dragón”  de la sección de Nueva York del Ku Klux Klan. Antes había pasado por el Partido Nazi Americano y había jurado lealtad a George Lincoln Rockwell, su fundador, y a Adolf Hitler.

Su fascinación por la milicia y un temperamento inestable y violento encajaban bastante bien con la actividad política y la opción elegida por Burros. Su alto coeficiente intelectual (154), por el contrario, puede generar muchas dudas y una importante discusión sobre los limites de la inteligencia humana.

Lo que parece indudable es que su origen no encajaba en la ecuación. Daniel era judío, un judío neonazi. Una contradicción insuperable que le llevó a suicidarse en 1965, con 28 años.

La “culpa” fue de la investigación que John McCandlish Phillips, un joven periodista del New York Times, hizo sobre su figura y cuya publicación Burros no puedo superar. Por Phillips conocemos los detalles de su vida.

McCandlish Phillips en 1966
McCandlish Phillips en 1966

Desde niño Daniel  había mostrado una gran inteligencia y unas claras limitaciones físicas. Era bajito, miope y regordete, con nulas capacidades para el deporte. Y lo llevaba muy mal. Tenía un carácter competitivo y las burlas de los compañeros no ayudaban, con lo que estaba metido en peleas constantemente. No soy psicólogo, así que no se si eso tiene que ver con la fascinación que siente hacia todo lo militar, también desde edad temprana. Empieza a fantasear con la estética nazi, llenando sus cuadernos escolares con dibujos de carros de combate y fotografías de generales alemanes de la Segunda Guerra Mundial. ¿Tal vez una manera de rebeldía y de superar sus limitaciones?

De adolescente se alista en la Guardia Nacional, y luce orgulloso su uniforme en las aulas. Ya de adulto pide su ingreso en West Point, pero la realidad de sus limitaciones físicas se impone. Prueba en 1955 con los paracaidistas de la 101ª Compañía Aerotransportada, que sí le da una oportunidad. La misma que él empieza a darle a sus contradicciones. Dicha compañía paracaidista tuvo un papel muy destacado en las operaciones del Desembarco de Normandía, donde labró su leyenda. Es curioso que Burros elija precisamente uno de los cuerpos más destacados en la derrota de sus admirados nazis.

Fracasada carrera militar

Pero una vez más la realidad se convierte en un muro donde se estrella el “impossible is nothing”, tan efectivo para vender cosas como para arruinar vidas. Según Phillips, ”tenía sobrepeso, mala coordinación, era lento y llevaba gafas gruesas, por lo que el resto se reía de él”. O sea, vuelta al instituto: peleas con los compañeros e insubordinación,  con intentos de suicidio añadidos. En uno de ellos incluye en la nota alabanzas a Hitler.

RockwellBurrosFDescartado de la carrera militar por “falta de idoneidad, carácter, y trastorno de la conducta”, inicia un camino también seguido por otros en su situación: continuar su guerra mediante la política. Y, como otros, empieza a buscar entre los grupos neonazis. Es en 1960 cuando se presenta en la sede del Partido Nazi Americano de Rockwell. Allí valoran su inteligencia y su entusiasmo. Es brillante, aprende alemán para comunicarse con neonazis de aquel país y se vuelca en la organización. En ese período se hace pintar un cuadro al óleo con camisa parda y las chimeneas de Auschwitz al fondo y escribe cosas como “no hay mal en América que un progromo no cure” o “los judíos tienen que sufrir, sufrir, sufrir”.  También lleva encima una pastilla de jabón envuelta en un papel que verde con un texto en alemán que reza “hecha con la mejor grasa judía”.

Sus orígenes todavía no se han destapado, aunque algunos compañeros sospechan porque de vez en cuando se zampaba algún knish y rondaba chicas judías. A la vez, quizás para compensar o por un proceso interior más complejo de “autoodio”, su antisemitismo se hace más agresivo.

dan burros_busA un fanático cada vez más entusiasta hasta el partido neonazi se le queda pequeño, así que en 1961 abandona a Rockwell por blando. Burros parece que quiere sangre, a poder ser judía. Consigue trabajo en una imprenta de Manhattan y publica un fanzine llamado Kill!, cuyo primer editorial se titula “The importance of Killing”. Tras coquetear con distintos grupúsculos nazis decide probar en una organización mayor y “ficha” por el Ku Klux Klan.  Allí también valoran el potencial del joven, envuelto en una espiral de insultos y violencia antisemita, y lo promocionan a “Gran Dragón” de Nueva York, máximo responsable de la organización en la región.

Y eso supone el principio del fin.

El New York Times descubre la verdad

Ahora Dan Burros es una figura mediática y eso impulsa la curiosidad de los periodistas. El New York Times le encarga a John McCandish Phillips que investigue de dónde ha salido la nueva esperanza blanca -con perdón- del KKK. Y el joven periodista se pone manos a la obra y consigue una exclusiva histórica.

prensa-burrosDescubre que Daniel es hijo de padres judíos, George y Esther Burros, y nieto de judíos rusos. Phillips consiguió las pruebas que certificaban que sus padres se habían casado en el Bronx según el rito judío y que el pequeño Dan había estudiado el Talmud, con muy buenas notas, en la escuela de la sinagoga de Queens. Y también que, en julio de 1950, con 13 años, había celebrado su bar mitzvah.

Con toda esa información Phillips se presenta en una peluquería de Queens que frecuentaba Barros. Allí, mientras a Dan le van rapando el pelo, el periodista le pregunta sobre su historia, su paso por el ejército y su ideario racista. Todo va bien hasta que Phillips le enseña la copia del certificado de boda de sus padres y le revela que conoce toda su historia, estudios hebraicos y bar mitzvah incluidos. Conteniendo su ira, Burros amenaza al periodista con matarle si lo publica.

prensa_suicidioEl domingo siguiente y a cuatro columnas los lectores del NYT se encuentran con un titular: “Un jefe del Klan neoyorquino esconde el secreto de su origen judío”. En ese momento Burros estaba en Pennsylvania, en casa de Roy Frankhouser, otro “gran dragón” del Klan. Había acudido nervioso al kiosco, temiendo que su amenaza no surtiera efecto y su vida ficticia saltara por los aires. Llegó a la casa, cogió un revolver que Frankhouser guardaba en un cajón y ante él y otros invitados dijo “No tengo ninguna razón para vivir”. Se disparó un tiro en el pecho pero falló, hubo gritos en la sala y  tras musitar “esto sí lo hará”, se disparó en la cabeza un tiro mortal.

Atrapado en la vida que había creado se vio sin salida posible. La vergüenza de que sus correligionarios conocieran sus orígenes le llevó al suicidio. Al final cometió un crimen de odio.

No conoceremos nunca el mundo interior de Daniel, la razón de renegar de esa forma tan drástica de sus orígenes, la búsqueda de una nueva familia y, sobre todo, cómo y por qué se deslizó por esa pendiente de odio, algo que siempre acaba mal. ¿Su ideología le embarcó en ese odio o era una consecuencia del mismo?

Camino del hospital para identificar el cadáver, Esther, su madre, repetía una y otra vez: “era un niño tan bueno”.

Para compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

6 pensamientos sobre “Dan Burros, el judío neonazi”

  1. Es increíble renegar de sus orígenes para ser el enemigo de su propio pueblo no tiene sentido. No pudo hacer nada ante las evidencias de su orígen.

  2. Da asco gente asin, pero para mí los nazis y los judíos no son tan diferentes, unos mataban a los otros y estos últimos matan palestinos sin ton ni son, y lo peor es que lo sabe todo el mundo y no hace nada. Damos asco.

    1. Hola Francisco. Estoy de acuerdo contigo en que lo que hace el gobierno de Israel con los palestinos es una vergüenza internacional. Y seguramente la historia los juzgará severamente. Pero el gobierno de Israel no son “los judíos” y yo siempre estoy a favor de las víctimas, sean judíos, musulmanes, budistas, cristianos o ateos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.