Archivo de la categoría: Mucho cerdo y poca corralina

No se vayan todavía, aún hay más

Tiempo lectura: 6 minutos

Miguel-Blesa-Rodrigo-Madrid-EFE_EDIIMA20141010_0513_13He tenido que rebuscar y me he ido al 3 junio de 2012, en este mismo blog. En aquel post hablaba de un rescate moral en España, tanto o más urgente que el financiero del que se hablaba en aquellos días. Han pasado más de dos años y con la perspectiva del tiempo transcurrido me doy cuenta de lo equivocado que estaba: no habíamos tocado suelo, ni mucho menos. Todavía podía ser mucho peor y así ha sido.

Se embozaron las alcantarillas del Régimen del 78, en algún momento se acumuló tanta mugre que ya no pudieron tragar más y la pestilencia que emanaba desde consejos de administración y plantas nobles privadas y públicas se ha esparcido de tal manera que nos ahoga. Los medios oficiales siguen regando con incienso, pero la historia del fontanero que trabaja sin factura ya no puede tapar la fetidez que baja desde las alturas.

La experiencia nos dice que otro latrocinio –de los sinvergüenzas habituales o de nuevos aspirantes–puede volver a sorprendernos, aunque hay que reconocer que lo de esta semana deja el listón muy alto. Entre la Operación Ébola y las tarjetas black de Cajamadrid el sinvergüenzómetro ha acabado en el taller. El problema es que era tecnología alemana, muy fiable pero no preparada para captar estos niveles y los ingenieros germanos no saben por dónde empezar, ojipláticos los pobres.

Seguir leyendo No se vayan todavía, aún hay más

Tratado Transatlántico, atado y bien atado

Tiempo lectura: 6 minutos

ttip

Mientras nos distraemos con la última ocurrencia sin sustancia de la campaña de las elecciones europeas, las corrientes subterráneas siguen fluyendo, la revolución neocon no se detiene. Una sola frase del tecnócrata digital Draghi vale más que mil discursos vacíos de quienes nos piden el voto, por nuestro bien. Hastiados y anestesiados por la cháchara intrascendente de la campaña electoral y el sálvame político de marhuendas de uno y otro signo, el ruido impide escuchar lo que importa. Pocos son los friquis que dedican un tiempo a leer la web de ATTAC, por ejemplo. Allí podrían enterarse de lo que las élites están cocinando para el futuro de Europa: la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (Transatlantic Trade and Investment PartnershipTTIP).

Sus valedores, entre los que está ese trueno de Javier Solana, alegan a su favor que es la manera de defenderse de la creciente influencia de las nuevas potencias como China, principalmente. Estados Unidos y Europa deben unirse para defender sus intereses comerciales en el mundo ante los nuevos bárbaros. Y en esas están la Comisión Europea y el Departamento de Comercio de EE.UU. defendiendo la democracia a brazo partido. La Comisión Europea dice que provocará la creación de 400.000 empleos, Obama habló de millones de puestos de trabajo. Un nuevo hito para el progreso y nuestro bienestar.

¿Será por eso que todas las conversaciones se llevan en secreto?

Seguir leyendo Tratado Transatlántico, atado y bien atado

Kristallnacht, la noche gloriosa de Der Stürmer

Tiempo lectura: 5 minutos

La noche del 9 al 10 de noviembre de 1938,  un país presuntamente civilizado protagonizó uno de los actos más indignos de la historia contemporánea. Hito que no es nada fácil, con la propensión a los actos malvados que tiene la historia de cualquier época. Fue la Kristallnacht, la noche de los cristales rotos. 
Por toda Alemania y Austria se desató la violencia contra los judíos. Las cifras varían pero se estima que hubo un centenar de muertos y más de 30.000 detenidos, en su mayoría deportados posteriormente a los campos de concentración. 
Para que nadie se confunda: los detenidos no fueron los linchadores sino las víctimas. Sus viviendas y comercios fueron saqueados,  las sinagogas incendiadas, así como las escuelas y hospitales judíos.
Seguir leyendo Kristallnacht, la noche gloriosa de Der Stürmer

Kristallnacht, la noche gloriosa de Der Stürmer

Tiempo lectura: 5 minutos

kristallnacht+streicher

Hace exactamente 75 años, la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938,  un país presuntamente civilizado se volvió loco y protagonizó uno de los actos más indignos de la historia contemporánea. Cosa que no es nada fácil, con la propensión a los actos malvados que tiene la historia de cualquier época. Fue la Kristallnacht, la Noche de los cristales rotos. Por toda Alemania y Austria se desató la violencia contra los judíos. Las cifras varían pero se estima que hubo un centenar de muertos y más de 30.000 detenidos, que en su mayoría fueron deportados posteriormente a los campos de concentración. Para que nadie se confunda: los detenidos no fueron los linchadores sino las víctimas. Sus viviendas y comercios fueron saqueados,  las sinagogas incendiadas, así como las escuelas y hospitales judíos.

¿La causa? Según los nazis una reacción espontánea de ira antisemita en repulsa al asesinato en París  del diplomático Ernst von Rath a manos de un judío. En realidad una operación orquestada por la autoridades nazis. Incluso, con motivo del aniversario, estos días se publican nuevas informaciones por las que Hitler habría colaborado en la muerte del diplomático, negando la ayuda que le podría haber salvado, con el fin de tener la excusa para desencadenar la acción.

Pero la planificación por parte de las autoridades no absuelve de la vergüenza a una población que de repente atacó salvajemente a sus vecinos o que, en el mejor de los casos, miró hacia otro lado.  Bueno, lo de repentino no es del todo cierto.  El gigantesco y disparatado salto de castigar a toda una comunidad por el acto de uno de sus miembros no es producto de un mal momento.

Aquella infame noche debió ser una gran noche para Julius Streicher y la redacción de Der Stürmer. El fruto de un trabajo de años.

Seguir leyendo Kristallnacht, la noche gloriosa de Der Stürmer

Cambio de ciclo para Amaya

Tiempo lectura: 4 minutos

desahucio Amaya

El ministro de Guindos dijo el otro día que a él en su excel le salía que se había producido un cambio en la “inercia” de la economía española, que estamos ante “un cambio de ciclo”. Los famosos “brotes verdes” en versión 2013. Después de perderlo todo en la ruleta financiera, con la última ficha hemos doblado, ya tenemos dos. Toma ya. Ahora sí que hemos cogido la racha buena. Gracias a los esfuerzos de este gobierno, con su reforma laboral por delante, volvemos al Siglo de Oro. Pero no a la parte de Quevedo y Velázquez, sino la de los pícaros, curas fanáticos, incultura y hambre.

De Guindos solo ha sido uno más del coro de peperos que andan lanzando mensajes positivos sobre el fin de la crisis porque, tal como ellos lo ven, en España empieza a amanecer. Montoro dice que la gente ya lo nota en la calle. Un hombre que se patea las calles cada día seguro que no se equivoca. Si a la suya, querido lector, todavía no le ha tocado el turno, no desespere, que está llegando. La cosa no ha hecho más que empezar, va por la b de Botín, a él ya le está lloviendo dinero. Usted puede ser el próximo.

De Guindos, se muestra un poco más cauto, aunque se vino arriba y  dijo que  las reformas del gobierno eran el pasmo de Occidente, y que “estamos perdiendo el miedo a perder el empleo” (sic).

Y Amaya Muñoz sin enterarse.

Seguir leyendo Cambio de ciclo para Amaya

Muslyumovo, el culo del mundo

Tiempo lectura: 4 minutos

El pueblo de Muslyumovo, en la República de Tartaristán a unos mil quinientos kilómetros al este de Moscú es, casi oficialmente, el culo del mundo. Dicho esto con todo el respeto a sus cerca de 4.000 habitantes. No lo digo yo, lo dice el Worldwatch Institute, que lo califica comoel lugar más contaminado del mundo”. 
En un planeta cada día más sucio, el galardón no es moco de pavo.  La isla de basura del Pacífico (también llamada sopa de plástico), por ejemplo, está ahí disputándole el sitio. Esto último al menos aparece de vez en cuando en el informativo; Muslyumovo ni eso. Olvidados, la radioactividad mata a la chita callando. 
Seguir leyendo Muslyumovo, el culo del mundo