Archivo de la categoría: La zona gris

Nunca es blanco o negro pero hay situaciones y personas en la historia que habitan en territorios especialmente borrosos. En la zona gris, de la que hablaba Primo Levi.

¿Culpable? ¿inocente? ¿Podía haber actuado de otra manera? ¿Qué hubiera hecho yo en esa situación? Preguntas muy difíciles si las pensamos con calma.

Milgram y la obediencia debida

 

La extrema buena voluntad de los adultos para aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio.

 Stanley Milgram (Los peligros de la obediencia, 1974)

El antidisturbios que golpea al anciano en youtube es su vecino, coincide con usted en el parque donde los hijos de ambos juegan juntos. La directora de la sucursal que le vendió preferentes a unos analfabetos está a su lado en la barra del bar, ha pedido el café exactamente como usted. El broker experto en evasión a paraísos fiscales se enamoró de la misma mujer que usted, y a él tampoco le hizo ningún caso. El CEO de la agencia de calificación sufre por su hija, que va por mal camino, como la de usted. La señora ministra, a la salida de su última reunión , no puede dejar de pensar en esa mancha que le ha salido en el brazo. El del medio de la troika toma las mismas pastillas que usted para poder dormir.

Por las calles, las universidades, las plantas nobles de los bancos, los palacios y los estadios de fútbol caminan algunos verdaderos psicópatas. Son muy pocos. Fanáticos hay unos cuantos más, pero siguen siendo minoría. El resto son personas como usted y como yo: personas normales, mediocres si me permiten, que en determinadas circunstancias pueden convertirse en torturadores. Sobre todo si cumplen órdenes de otros.

En julio de 1961, Stanley Milgram, psicólogo de la Universidad de Yale, realizó un histórico experimento.  En él intentaba medir hasta dónde llega la obediencia a la autoridad cuando se enfrenta a la conciencia personal. Los resultados sobrecogieron al propio Milgram.

Seguir leyendo Milgram y la obediencia debida

Hildegart, la hija imperfecta

El 9 de junio de 1933, Aurora Rodríguez Carballeira le mete cuatro balazos a su hija Hildegart mientras dormía. Tres en la cabeza y uno en el corazón. No es un asesinato cualquiera, es un escándalo que conmociona a una España efervescente por la recién nacida II República. Para Aurora es un experimento que le salió mal

Seguir leyendo Hildegart, la hija imperfecta