alan-turing-inteligencia-artificial-prejuicios-homofobia-test

Alan Turing, el pecado de un genio

Tiempo lectura: 6 minutos

 

Alan Mathison Turing (1912-1954) era un genio. Fue uno de los padres de la computación, un precursor de la informática. O sea, uno de los culpables de que ahora estés leyendo esto y luego pases a algo mucho más interesante con solo un clic.

Eminente matemático, diseñó uno de los primeros computadores digitales. También fue uno de los antecesores de la Inteligencia Artificial, creador de un test que aún se usa hoy día para establecer la inteligencia de las máquinas.

Por si eso fuera poco, fue un héroe de la Segunda Guerra Mundial. Cuando Churchill dijo aquello de “nunca tantos debieron tanto a tan pocos” se refería a los pilotos de la RAF, pero hubiera encajado igual  referido a Turing y su equipo. Turing trabajó para el espionaje británico y consiguió descifrar la potente máquina alemana Enigma. Eso salvó miles de vidas y ayudó enormemente a los aliados a ganar la guerra.

Pero todo eso no le sirvió de nada ante un delito imperdonable: “indecencia grave y perversión sexual”, que es como el “pecado nefando” de la Inquisición pero en versión tribunal inglés de los años 50. No hace tanto de eso. Y sigue pasando hoy mismo en otros lugares. Turing fue condenado por ser homosexual, fue castrado químicamente y todo indica que acabó suicidándose con cianuro inyectado en una manzana.

Así se las gastan las leyes de los hombres.

The imitation game

La historia de Turing es bastante conocida. Pero escribo a bote pronto este post por si cae por aquí alguien que no la conozca. Por eso y porque una película sobre Alan Turing, The Imitation Game, se estrenó en Gran Bretaña el 14 de noviembre, el 28 en Estados Unidos, y llegará a España en enero de 2015.
película-plan-turing-enigma-homofobia-
La película está protagonizada por Benedict Cumberbatch, Keira Knightley y Matthew Goode. Leo que el guión está inspirado en la biografía escrita por Andrew Hodges, «Alan Turing: The Enigma».

Hodges es matemático, escritor y uno de los pioneros del movimiento de liberación gay de los años 70, así que espero que la película trate el drama personal y la profunda injusticia hacia Turing, aunque el trailer en español sugiere más aventura y épica hollywoodiense que otra cosa. Veremos.

Turing fue un niño prodigio. Desde pequeño mostró especial predilección por las matemáticas y siendo muy joven ya era capaz de resolver problemas complejos. En 1936, con 24 años, crea la máquina de Turing, un dispositivo hipotético que representa una máquina de computación.

No se preocupen, yo tampoco lo entiendo muy bien, pero los que saben de esto lo consideran un gran paso para que usted esté disfrutando  de este maravilloso artículo.

Enigma

Cuando llega la Segunda Guerra Mundial Turing ya es un reputado matemático, así que su país le pide que se sume al esfuerzo bélico con lo que mejor sabe hacer, pensar con números.

enigma-espionaje-alemán-bletchley-park-turing-segunda guerra mundia
Ejemplar de la máquina alemana Enigma

Los alemanes había creado la máquina Enigma, un artilugio de cifrado infranqueable con el tamaño y el aspecto  de una máquina de escribir rara. Para que se hagan una idea, dos letras idénticas del mensaje original daban como resultado dos letras diferentes en el mensaje cifrado resultante. Si usted es experto en cifrado tal vez eso no le impresione. A mí me deja con la boca abierta.

Enigma servía tanto para cifrar como para descifrar y su tamaño la hacía muy útil para los espías alemanes y un enemigo temible para los aliados. La carrera para descifrar enigma fue de fondo. Empiezan los polacos en 1929 y acaban los británicos. Éstos, ya en plena guerra, montan en una mansión de Bletchley Park, al norte de Londres, un equipo para quebrar los códigos alemanes. Un equipo formado por criptógrafos, ajedrecistas, jugadores de bridge y matemáticos. Entre los últimos destaca Turing.

Mujeres-servicio-naval-británico-Bletchley-Park-1942-Colossus-computadora-programable-Segunda-Guerra-Mundial-Turing
Mujeres del servicio naval británico en Bletchley Park (1942) con Colossus, la primera computadora programable. (SSPL/Getty Images)

Toda la operación fue conducida con estricto secreto. Los resultados eran metidos en una caja cerrada y llevados directamente a Churchill, el único que tenía llave de la caja. En el verano de 1940 ya estaban en condiciones de descifrar los códigos usados por la Luftwaffe. Los de la marina alemana eran un poco más sofisticados y se tardó un año más.

Turing se había convertido en un héroe. Las guerras, como casi todo en la vida, las gana la inteligencia y aquel matemático prodigioso se había convertido en uno de los vencedores destacados. Pero, gajes de los servicios secretos, todo aquello no se sabrá hasta finales de los años 60, después de la tortura y muerte de Turing.

Test de Turing

Acabada la guerra su mente no se detiene y continúa sus estudios de computación. En 1950 presenta el llamado test de Turing, una prueba para comprobar la inteligencia de una máquina. Según el mismo, si una máquina se comporta en todos los aspectos como inteligente es que debe serlo.

La prueba consiste en que un juez hace una serie de preguntas a una máquina y a un ser humano, situados en habitaciones diferentes. Luego se trata de ser capaz de identificar, por las respuestas, quien en la persona y quién la máquina. Desde 1990 se lleva a cabo una competición anual, el Premio Loebner, basado en dicho test. Una computadora conversacional logró superar el test (engañar a más del 30% de los jueces) en 2010.

turing_doodle-padre-informática-matemático

Delito contra natura

Pero todos esos avances en computación y cibernética, y algunos más, no le valieron de nada ante el atraso y la intolerancia legal. Usar ordenadores o máquinas complejas no nos hace más sabios.

En 1952 Turing sufre un robo en casa en el que se haya implicado su amante de entonces. El matemático lo denuncia y en los interrogatorios confiesa su homosexualidad, algo que, por otra parte, tampoco se esforzaba en ocultar a su círculo de amigos y conocidos.

En ese momento, gracias a una ley de 1885, la víctima se convierte en delincuente, por delito de indecencia. Desde los años 30 los juicios por conducta homosexual habían aumentado considerablemente, en un intento de la sociedad bienpensante de frenar la cada vez mayor visibilidad de los gays.

Teoría muy particular al respecto: las guerras -y los desastres en general–  suelen tener el efecto de visibilizar lo que es importante y lo que no lo es, como la orientación sexual de cada uno. La actitud de Turing, que no pedía perdón por sus preferencias en la cama, tampoco ayudó a que pesaran más sus derechos como ciudadano y su servicios a la patria que la condena ejemplarizante.

Castración y muerte sin resolver

Así que se le dio a elegir entre cárcel y tortura, entre prisión o  castración química a base de estrógenos. Él quería seguir trabajando, así que optó por lo segundo. Pero las hormonas tenían muchos efectos secundarios: cambios de carácter, obesidad, aumento de los pechos e impotencia.
Turing-estatua-univeridad-manchester
El 7 de junio de 1954 fue encontrado muerto en su habitación tras haber ingerido una manzana envenenada con cianuro. Hay quien sospecha de asesinato. Al fin, él había trabajado para el servicio secreto y tal vez sabía cosas.  En los días previos Turing no había dado muestras especiales de querer quitarse la vida y proseguía su trabajo matemático, con planes a corto plazo. Tampoco se encontró nota de suicidio.

A pesar de eso, la hipótesis más generalizada apunta al suicidio. Parece que Turing estaba muy agobiado por las secuelas del tratamiento y abrumado por la repercusión de su juicio y el rechazo social. A eso hay que sumar la sensación de ingratitud por el trato recibido a alguien que había dado tanto por su país.

Fanatismo y homofobia

Reflexionando sobre el caso de Alan Turing, me parece algo más propio de España que de Inglaterra. En general, la historia nos muestra que los ingleses suelen reconocer a sus compatriotas distinguidos y mostrarles respeto.

Sackville_park_turing_plaque_computación_homofobia

Al contrario que en España, que suele maltratar a los suyos. A Federico García Lorca, por poner un ejemplo. Al que asesinaron  con nocturnidad en una cuneta, más a nuestro estilo.

En lo que sí coinciden los dos, en diferentes grados, es en cómo la cerrazón y el fanatismo tienen esa tendencia irrefrenable a aplastar lo mejor del espíritu humano. A menudo lo consiguen.  En sus últimos años, tras la condena por homosexualidad, un Turing desmoralizado teme que todo el escándalo afecte a sus logros y le escribe a un amigo su famoso falso silogismo:

Turing cree que las máquinas piensan; Turing se acuesta con hombres; luego las máquinas no piensan.

Puede parecer hasta gracioso, pero es triste. Yo escucho argumentaciones así todos los días. Y no en el bar, sino en las redes, la tele y algunos periódicos.
GuardarGuardar

GuardarGuardar

4 comentarios sobre “Alan Turing, el pecado de un genio”

  1. Yo creo que el fue uno de los mejores matematicos, el mundo perdio una gran persona el salvo la vida de millones de personas y la verdad su historia es muy triste el solo queria seguir con sus estudios yo creo que la homosexualidad no es un delito todos tenemos nuestras diferencias.

    1. Hola Sindy. Muchas gracias por el comentario. Cierto, aparte de una mente brillante, fue un héroe maltratado injustamente.
      Y como bien dices, ‘todos tenemos nuestras diferencias’, eso es lo bueno del asunto.
      Completamente de acuerdo contigo en todo.

  2. Turing fue un genio independientemente de su orientación. Ojalá que dentro de unos años estos asuntos sean vistos como algo estrambótico y propio de seres atrasados.

    1. Ojalá. Yo espero que sí. Creo que hoy día, aunque sigue existiendo mucha homofobia, no le hubiera pasado lo mismo.
      Confiemos en el progreso y esperemos que la cosa avance a mejor, una idea de la que, en general, no estoy muy seguro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.