Nuevo mensaje a los mercados

Tiempo lectura: 4 minutos

Nuevo mensaje, alto y claro, a los mercados: la Agencia Tributaria desmantela su unidad contra la corrupción en Baleares. Los agentes habían sido claves para sacar a la luz tanto el caso Urdangarín como algunos asuntillos del PP de las islas. Como se ve una vez más, a nuestro gobierno no le tiembla el pulso para sacarnos de la crisis. Si esto no genera confianza en nuestro país la culpa será de esos mercados que, como todas las divinidades, no son nada claros en sus demandas y generan cierta confusión, incluso en sus mas fervorosos creyentes. Antes de criticar la medida reconozcan que no es fácil acertar con dioses tan esquivos.

Históricamente España, salvo raras excepciones, ha tenido gobiernos que se han pasado más tiempo mirando al cielo que a los gobernados. Desde los tiempos del glorioso imperio , aquel en el que sus súbditos salían a matar por el mundo porque aquí se morían de hambre, los gobiernos españoles han tenido a bien ser depositarios de la esencia de la verdadera religión, que diría Alatriste. A cambio de una comisión y, sobre todo, de la satisfacción del deber cumplido, claro. Hay dos cosas que nunca han faltado en una iglesia: la cruz y el cepillo. La verdadera religión no ha cambiado, aunque sí el nombre de la divinidad, ahora son los mercados. El cepillo ha pasado a primer plano.

Pero, como decía al principio, el problema con las divinidades es que no son transparentes. Gustan de los mensajes ambiguos, las paradojas y las contradicciones. Que no es aconsejable jugar al póker con ellos, vamos. El Rajoy candidato, el de la niña de los (sic) chuches, pensó que con sólo sentarse a la mesa le iban a dar fichas; y ahí lo tienen todo el día debajo de la mesa: no es que esté escondido, es que las está buscando. Las fichas, no las chuches.

Ya antes, el PSOE lanzó sus ofrendas, incluso nos cambió el libro sagrado de la democracia porque se le apareció ese nuevo dios que ya no vive ni en Jerusalem ni en Roma, sino a caballo entre Nueva York y Berlín, con chalet de verano en la Islas Caimán. Iba Zapatero camino de Damasco cuando el nuevo dios le susurró la verdad en toda la boca. Se les notaba a los del PSOE, eso sí, una conversión un poco forzada, no era un mensaje rotundo.

Fe y confianza

Así que llegó el PP, los verdaderos creyentes de siempre, los de la cruz y el cepillo. La cruz la blande Gallardón, el cepillo todos los demás. Estos sí que tienen fe y están dispuestos a lo que sea, con ánimo y fervor. Solo había que verles aplaudir hasta dejarse la manos cuando su presidente lanzó el enésimo mensaje, cristalino, a los mercados: privatizaciones, rebaja de prestaciones a los parados, rebaja de sueldo de funcionarios, etc. En fin, ya lo saben, y el que no lo sepa que se joda, que diría Andreíta, la diputada de colegio de pago. En otros tiempos, para calmar a los dioses se quemaron brujas o se llamó a la cruzada. La base científica era parecida, pero las medidas bastante más violentas, no me negarán que no hemos avanzado.

Pero una vez más los mercados dioses son reacios a responder claramente. No se pronuncian o dicen cosas contradictorias. Sus exégetas están divididos y por ahí otro de sus cualificados intérpretes, el FMI, contradice a nuestros ilustres timoneles. Entre los más fanáticos nos invitan a perseverar, ya que este es el camino de la virtud, el único posible, la verdad revelada. Tenemos que profundizar aún más en la purga por nuestro pecados para ponernos en paz con el nuevo dios, tal como dice Arturo Fernández, empresario de la CEOE y amigo de sus amigos. Lo demás es herejía, el demonio conspirando para ¿llevarnos a una crisis económica?

Pero la fe del pueblo es frágil, no está a la altura de la de sus gobernantes. La respuesta más clara de los mercados hasta ahora ha sido más paro y más pobreza. Así que las filas de los creyentes ya no están tan prietas y cuentan que por las noches en la Moncloa, debajo de una cama, se oye mascullar “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?«.

Por eso el gobierno aprieta el paso y toma cada día medidas imaginativas, como endurecer la ley contra las manifestaciones o la amnistía fiscal. ¿Qué qué tiene que ver una cosa con otra? Los caminos de los mercados son inescrutables y doctores tiene la iglesia. Nosotros solo debemos tener confianza y mucha fe, que ellos tienen el secreto de nuestra ascensión a los cielos de Moody’s.

Verán como desmantelando la unidad anticorrupción de Baleares sube la bolsa y la prima se queda a mitad de la cuesta.  Un sacrificio necesario más. Y sino, pues una prueba más, tampoco hay drama. Al fin y al cabo sólo los han reubicado, nadie se ha levantado con una cabeza de caballo a los pies de la cama.

2 comentarios sobre “Nuevo mensaje a los mercados

  1. Como diría Balmanya: ‘totalmentedacuerdo, JoseMaría’.
    Siempre he sido un entusiasta seguidor de la actualidad económica, sin llegar a nivel pro, pero si avanzadillo, que más de una ristra de risas de mis colegas me he tenido que comer los domingos morning por leer las paginas salmon de los ‘perucos’ (así llamaba a los periódicos mi sobrina primogénita Menchu, y a muchos de los que se publican hoydía, el nombre les viene al pelo). Y la verdad es que hace un par de meses que empiezo a estar asustado (desde mi situación laboral privilegiadísisisisima). Cuando ganaron estos salvapatrias, opuseros, meapilas, guerrillerosdeCristo, ñoños, pijos, liberales (je), etc… me temía lo peor. Era la tormenta perfecta: Crisis internacional+Crisis Nacional multiplicadapordiez+Necesidad de recortar derechos sociales para no bancarrotear+Gobierno con mayoría absoluta de la derecha esta cutre que tenemos (si hubieran seguido los otros, la movida habría sido parecida, pero tengo claro que es muy distinto hacer las cosas con incomodidad (PP), que con mucho dolor (PSOE)). Aun así pensaba que, siendo la 4ª economía de la UE, y con los hachazos que habían metido e iban a meter, la cosa se apaciguaría, pero no, ya estamos en el tobogán hacia el desastre, y no el de los parquecitos de los niños, sino en el del salto de trampolín ese de los Juegos Olímpicos de invierno (el que lleva a dejar sin pagas extra a los jubilados, o a recortar el subsidio de desempleo, o a dejar sin médicos a los que menos tienen). Ya se sabe que uno empieza tonteando y matando a su padre, y acaba haciendo salvajadas y cosas serias como no regar las macetas. Aquí empezaron con la edad de jubilación, siguieron abaratando el despido, quitando pagas extras y subsidios, recortando en sanieducación, y al final van a acabar haciendo cosas serias como dejar sin postre a Fabra el aeroportuario, o ponerle un monigote en la espalda a Rodrigo Rato el bankiajario, pobrets.
    Leyéndote me ha venido a la cabeza el recuerdo de un colega que, cuando estábamos de fiesta, ya a las tantas de la mañana, con todos bastante pasados de vueltas, pero ya empezando a estar de bajón, decía siempre: ‘pero bueno, ¿aquí quién manda, ‘pa’ que nos mande a todos pa casa?’. ¿Mandan los mercados (estos son los menosmalos, los más imparciales y fríos de todos, y acusarles de actuar como lo hacen es tan tonto como pedir a alguien que curre gratis, o a Mourinho que tenga respeto y educación. Van a lo suyo, que es ganar pasta, only business, sin manías ni sentimientos, y se lo hemos puestoagüevo)? ¿Manda el FMI, el BM, la UE, el BCE….o la BMW ? ¿Mandan las Agencias Calificadoras de Riesgos? ¿Manda la UE? ¿Manda el BCE? ¿Manda la Merkel?…bueno, lo que está claro es que quienes no mandamos ná somos nosotros los de abajo, ni losdeenmedio, ni Guindos….ni Rajoy ‘el chuche’, que, en su fuero interno igual pensaba que solo por ser ‘Conservador’ le iban a hacer la ola, o pensaba que todavía existía en Europa aquella especie de ‘Alianza Católica’ de antaño, y que por legislar contra el aborto les iban a hinchar a billetes. No es plan de quemar a gente en las plazas (bueno, esto lo digo con la boca pequeña, y por no parecer politicamenteincorrecto), pero que fueran 200 o 300 políticos a la carcel seguro que aliviaría mucha tensión, no la de los mercados, pero sí la de los que están empezando a pasar hambre, dichoesto sin querer tirar de demagogia.

    1. Gracias Maomao por el pedazo c0mentario que te has marcado. ¿Quién manda? Siempre manda el que tiene las armas, eso es así históricamente. No hablo de tirarse al monte sino de ‘comprarlas’ mediante el voto. Porque al final los que mandan son los que las han comprado, en este caso con el apoyo de tanta gente que ha votado PP y les ha dado el ‘monopolio de la violencia’, como diría el politólogo clásico. Lo curioso es que no sabía que hubiera tanta clase alta. Si no tuviera resultados tan trágicos sería cómico ver como tantos millones de personas votan en contra de sus propios intereses. La riqueza sigue trasvasándose de los más pobres a los más ricos y todo el mundo se escandaliza por unos carros del Mercadona. En fin.

      Aparte de eso, lo que pretendía decir es que bajo la excusa de las dificultades económicas el PP hace pura ideología de clase y aprovecha para beneficiar los intereses de los privilegiados a costa de los demás, incluso en cosas que, en principio, nada tienen que ver con la puñetera prima de riesgo ni el engaño del déficit público.

      Nos anda haciendo falta un juramento del Frontón de París, una Asamblea Nacional o… me callo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.