El tifus del doctor Lazowski

lazowski_tifusEugene Lazowski, y Estanislav Matulewicz eran dos médicos polacos que decidieron, por su cuenta y riesgo, inocular a cientos de personas una bacteria llamada Proteus OX-19,  sin el conocimiento de nadie, ni siquiera de los propios pacientes.

La bacteria era inocua en la gran mayoría de los casos, aunque en determinadas condiciones podía ser perjudicial para la salud.

Estuvieron haciéndolo durante un par de años, sin que se descubriera. De hecho, pasaron más de 30 años hasta que se conoció su historia.

Una historia que los convirtió en héroes.

Sigue leyendo El tifus del doctor Lazowski

Making a murderer, el poder incontrolable

makingamurderer-netflixEste es un post de urgencia, solo para decirles que si tienen la oportunidad y un estómago resistente para historias jodidas como la vida misma, no se pierdan Making a Murderer. No es una película, sino una serie documental de 10 capítulos, pero más adictiva que la mayoría de ficciones que he visto últimamente. Un documental sobre la historia de Steven Avery con un mensaje muy potente y contado de tal forma que tienes que seguir viéndolo hasta el final.

No suelo hablar de series en este blog porque a mí me resulta muy difícil hacerlo sin espoilers, supongo que hay que tener un talento especial para ello. Pero Making a murderer es de esas series de las que necesitas hablar recién las acabas, una historia que tienes contarle a todo el mundo, aunque solo sea para desprenderte de esa malla pegajosa de desazón que deja en tu visión del mundo civilizado. Y por lo que veo no soy el único, tras su estreno en Netflix habla de ella  hasta el presidente Obama.

Sigue leyendo Making a murderer, el poder incontrolable

Solos en Berlín

hempel_bodaOtto y Elise se tenían el uno al otro y poco más. Estaban siempre alerta, completamente solos en una gran ciudad. Cada día se cruzaban con cientos de personas, todas potencialmente hostiles. El nazismo había convertido su barrio de Berlín en terreno enemigo y ellos vivían disimulando, un día tras otro.

Tal vez les pesaba su soledad y por eso escribían mensajes anónimos, con la ingenua  esperanza de levantar la venda que impedía a sus vecinos ver que el rey estaba desnudo. Y así no estar tan solos. Sus motivos profundos probablemente no los sabremos nunca, sus únicos testimonios fueron fruto de los hábiles interrogatorios de la Gestapo, con lo que no son muy fiables.

El crimen de Otto y Elise Hampel fue de “alta traición“ por “socavar la moral militar”, en sentencia del 22 de enero de 1943. Desde septiembre de 1940 hasta el otoño de 1942, este matrimonio humilde con estudios básicos se opuso activamente, en solitario, al régimen nazi. En el corazón de la bestia. Durante dos años.

Sigue leyendo Solos en Berlín