Cruzarse de brazos

Muchas veces los actos más heroicos son los gestos más simples. Como cruzarse de brazos. Todo depende del contexto, de lo que hagan los demás. Entonces decir no o mantenerse con los brazos cruzados es lo más difícil,  como muestra la fotografía tomada en los astilleros Blohm und Voss de Hamburgo el 12 de junio de 1936. Ese día se procedía a la botadura del barco escuela Horst Wessel y el propio Adolf  Hitler  había venido a presidir el acto. Al paso del Führer todos los trabajadores levantan el brazo, como está mandado. Bueno, no todos, uno de ellos, solo uno, se cruza de brazos y le niega el saludo al dictador. Ha pasado a la historia como el hombre de los brazos cruzados.

Era el acto de protesta de un hombre común que tenía problemas con el régimen nazi por algo tan común como enamorarse y casarse. Pero para el régimen su boda, en abril de 1935, no era admisible: él era ario y ella de ascendencia judía.

El valeroso ejemplo de resistencia –o de puro cabreo, que no es lo mismo pero se parece– pasó desapercibido en ese momento, aunque años más tarde los aliados lanzaron la foto desde el aire para alentar a otros alemanes a sublevarse. En ese momento su identidad aún se desconocía.

Sigue leyendo Cruzarse de brazos

Benjamin Murmelstein, el último de los injustos

Benjamin Murmelstein vuelve a estar de actualidad. Se acaba de estrenar en los cines un documental sobre su figura, El último de los injustos. Su director, Claude Lanzmann, retoma el material que grabó con Murmesltein en Roma en 1975. Aquella entrevista estaba destinada a la gran obra de Lanzmann, Shoah, una serie documental de casi 10 horas de duración en la que se cuenta el Holocausto desde la narración directa de víctimas y testigos de la infamia. Ni una sola imagen de archivo, solo palabras, gestos y miradas que que te golpean fuerte en el estómago.

Pero Murmesltein fascinó a Lanzmann, que vio que su figura daba para un documental propio y dejó el material para mejor ocasión. El director francés, minucioso y paciente, ha tardado casi 40 años, pero “El último de los injustos”, ya está en el cine.

El título se recoge de un extracto de la propia entrevista, cuando Murmelstein dice: “No quiero ser el último de los justos porque ya ha habido demasiados, de ahí que prefiera ser llamado el último de los injustos. Se asimila justo a mártir, y ya son demasiados los mártires, lo que no significa que todos ellos sean justos”.

Probablemente Murmelstein es una de las figuras más controvertidas del Holocausto. Cuando muere en su exilio de Roma en 1989, el gran rabino de la ciudad se niega a enterrarlo junto a su mujer y no se permite a sus familiares recitarle la oración para que el difunto tenga paz. Era un traidor a su pueblo. Cuando acaba la guerra es el único de los “ancianos judíos” (líderes de la comunidad, que negociaban con las autoridades nazis) que sobrevive en Europa. Solo ese motivo le hace sospechoso. Otros defienden su actuación y alegan que no era más que otra víctima de los nazis y que atrapado en esa zona de nadie (odiado por diferentes motivos por unos y otros) hizo lo que pudo por salvar vidas. ¿Colaboracionista o agente doble? ¿Culpable o dos veces víctima?

Sigue leyendo Benjamin Murmelstein, el último de los injustos