Stanislav Petrov, héroe de guerra

Seguro que aquella noche de septiembre de 1983, Stanislav Petrov no era la única persona que se sentía sola en el mundo. Muchas otras sentían la angustia de estar ante una situación desesperada, la desazón de no saber exactamente qué hacer. Pasa a cada momento, está pasando ahora mismo. 

Seguro que aquella noche de 1983, muchos hombres y mujeres sentían que el peso del mundo caía sobre sus hombros. 

Pero aquella noche, en el caso del teniente coronel Petrov, era rigurosamente cierto. Al menos durante 10 minutos, el destino del mundo estuvo en sus manos

Sigue leyendo Stanislav Petrov, héroe de guerra

Todos los políticos son iguales (Cambalache)

Raquel Lopez_Diego Sanjuanbenito

Esto es una entrada de urgencia dedicada a aquellos que repiten, sin pensar, que todos los políticos son iguales. Los que lo dicen pensándolo son aquellos que tienen cosas que ocultar: corrupción y vasallajes inconfesables; que cada vez son más confesables porque sigue habiendo gente que repite las cosas que escuchan sin pensar. Debe ser la edad pero cada día se me hace más difícil la paciencia y comprensión con la gente que habla sin pensar lo que dice. ¿Son iguales todos los periodistas, los médicos, los cantantes, los jugadores de fútbol? Pues los políticos sí. El argumento se aguanta menos que un helado al sol de Almería, pero es muy conveniente a los corruptos –que sí, son legión– para esconderse y seguir hasta el infinito y más allá.

Por eso se mezcla en un cambalache  películas muy diferentes: a Raquel López con Diego Sanjuanbenito (“Barrenderos de Madrid”) o a David Fernández con Rodrigo Rato (“El Día de la Sandalia”).

 “Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador”.

Aunque leyendo cierta prensa, deudora de sus bancos, no es lo mismo, ellos tienen muy claro la conclusión: la mala de la peli es la sandalia.

Sigue leyendo Todos los políticos son iguales (Cambalache)

Kristallnacht, la noche gloriosa de Der Stürmer

La noche del 9 al 10 de noviembre de 1938,  un país presuntamente civilizado protagonizó uno de los actos más indignos de la historia contemporánea. Hito que no es nada fácil, con la propensión a los actos malvados que tiene la historia de cualquier época. Fue la Kristallnacht, la noche de los cristales rotos. 

Por toda Alemania y Austria se desató la violencia contra los judíos. Las cifras varían pero se estima que hubo un centenar de muertos y más de 30.000 detenidos, en su mayoría deportados posteriormente a los campos de concentración. 

Para que nadie se confunda: los detenidos no fueron los linchadores sino las víctimas. Sus viviendas y comercios fueron saqueados,  las sinagogas incendiadas, así como las escuelas y hospitales judíos.

Sigue leyendo Kristallnacht, la noche gloriosa de Der Stürmer