Cuando Estados Unidos invadió Rusia

Los planes militares no siempre salen bien. Pero si ni siquiera existen, el asunto seguro que saldrá mal. Que se lo pregunten al general Graves. Desconozco si el 20 de agosto de 1918, recién desembarcado en Vladivostok,  William Sidney Graves pensaba que acababa de entrar en la historia. Estados Unidos había decidido invadir Rusia y él comandaba la expedición.

Sigue leyendo Cuando Estados Unidos invadió Rusia

El Padrino, el espejo del arte

Con la semana que hemos pasado, entre Gallardón, Ignacio González, la que buscaba polvo en el despacho de la oposición y Bárcenas el repartidor, me he saturado. No tengo ninguna gana de hablar de política así que hablemos de cine. Retomo mi sección de escenas de películas con El Padrino (The Godfather, 1972), dirigida por Francis Ford Coppola e interpretada en sus papeles principales por Marlon Brando, Al Pacino, James Caan y Robert Duvall, entre otros. La historia se basa en una novela de igual título escrita por Mario Puzo en 1969 y que se había convertido en poco tiempo en todo un bestseller. El guión lo adaptaron Puzo, Coppola y Robert Town, no acreditado pero que escribió algunas escenas, entre ellas la que luego destacaré.  Lo que inicialmente iba a ser una película de bajo presupuesto dirigida por un Coppola de 31 años prácticamente novato, se convirtió en una trilogía (The Godfather II, 1974; The Godfather III, 1990) que aparece en todas las listas de las mejores películas de la historia del cine.

Desde el principio soy consciente que no hay nada nuevo que decir sobre El Padrino.  Pero cada vez que me la encuentro el resto de mi vida se espera un rato hasta que acabe. Tal vez haya mejores películas pero a mí ninguna me provoca el mismo efecto y muy poquitas me gustan cada vez más pasados los 10 visionados.  En esencia la película cuenta un periodo de la vida de una de las familias del crimen organizado (cuidadosamente se eliminó la palabra mafia del guión) de Nueva York justo después de la Segunda Guerra Mundial, concretamente el traspaso del poder del padre a uno de los hijos. En ese sentido se ven ecos de El rey Lear en la película, un film que habla de casi todo: el poder, la política, la violencia, la moral, la familia (sobre todo); en definitiva, de la condición humana.

La película está repleta de escenas intensas, memorables. Precisamente eso es lo que algunos críticos le echan en cara como uno de sus defectos: a veces más que una narración fluida se convierte en una sucesión de buenas escenas que no se integran en el relato. Como sea, el caso es que acabada una, ya quieres ver la siguiente.  Todas son formidables, pero hoy destacaré mi favorita tras el enésimo visionado: en la que Michael toma las riendas y se convierte en el jefe de la familia. El cambio se ritualizará en la escena final, pero lo vemos antes, cuando todavía están vivos tanto el padre como Sonny, su sucesor oficial.

Sigue leyendo El Padrino, el espejo del arte

Desmontando a los Reyes Magos

No hacía falta que los hermanos Wachowski hicieran Matrix (hicieron 3 ¿por qué, por qué?) para decirnos que vivimos en un mundo falso en el que todo es apariencia y representación. Las sociedades occidentales tienen depurado un mecanismo para que sus miembros jóvenes menos dotados se den de bruces con esa idea bastante pronto: Santa Claus y Los Reyes Magos. Si has sido incapaz de llegar por tus medios a dicha conclusión, hay un momento de tu vida en que alguien muestra ante tus narices que las cosas no son lo que parecen.

Cierto es que individuos en edad adulta creen lo que algunos políticos dicen por la tele, y otros incluso lo analizan sesudamente. En su ¿defensa? diré que los segundos cobran por ello y que cada uno se divierte como quiere. Además, todos vivimos ese momento en que conocimos la trama oculta de la ‘Operación Oriente’ y en lugar de desarticularla nos callamos porque nos convenía, como unos concejales de urbanismo cualquiera.

Esta  concisa introducción, tan de mi estilo, viene a cuento de mi cruzada personal en favor de la libertad de información del reino. Tenía un cuarto de hora libre y he decidido investigar de manera concienzuda el oscuro pasado de los Reyes Magos. Para empezar, tienen un color sospechoso, extranjeros sin permiso de residencia que con la excusa de los regalos vienen a aprovecharse de nuestra sanidad. Tal como intuía, he encontrado turbiedades como para llenar dos campos de fútbol con colaboradores de Sálvame o de las tertulias políticas de la Sexta, tanto da. Procedo.

Sigue leyendo Desmontando a los Reyes Magos