Amnistía fiscal: el que tiene padrino, delinque

El jueves tuvo lugar en España una huelga general y en Barcelona una manifestación en la que se quemaron contenedores de basuras, carreras, pelotas de goma, etecé, etecé. Ya lo sabrán, si han leído prensa nacional no ocurrió nada más en todo el país. Pues a los señores que reventaron la manifestación de Barcelona, con la inestimable colaboración de unos Mossos que son la envidia de las discotecas poligoneras “¿qué toman? yo también quiero de eso”, les relevaron al día siguiente otros que, BOE en mano, están reventando el Estado de Bienestar a la carrera, lo suyo si que es vandalismo social y sin capucha ni nada, con un par.

Además de recortes varios que nunca aparecieron en su programa electoral, quemaron un contenedor enorme: el anuncio de amnistía para los delitos fiscales.

Las cosa es, más o menos, que quien regularice las rentas no declaradas (¿ven como se puede decir bonito “los delincuentes que roban a Hacienda”?) podrán hacerlo a cambio de pagar un 10% de los sustraído, en lugar de las penalizaciones contempladas en la ley. Blanqueo a buen precio cortesía del PP, su banca amiga. ¿Hablamos? Viva la Pepa! que viene muy a mano, ahora que sabemos que la hicieron los peperos de la época. Una medida que pretende que los delincuentes se arrepientan y aflore el dinero negro. El GESTHA, el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, calcula que la economía sumergida equivale a 243.000 millones euros anules, se dice pronto, lo que conrrespondería al 23% de PIB español. En esa cifra hay pequeño defraudador (19% en pequeñas empresas, 8% en autónomos) pero, sobre todo, algunos grandes defraudadores (más del 70% del fraude) que tienen sus fortunas en SICAV y paraísos fiscales (asómbrese con el dato pinchando aquí). El sindicato de técnicos (que sigue clamando en el desierto mediático) cree que con mayor voluntad política y mayores competencias gran parte de ese delito se podría reducir, y así podríamos recuperar nuestro dinero todos aquellos que, nómina en ristre, pasamos religiosamente y en procesión ordenada por caja. Pero a los diversos gobiernos que en este reino han sido, no les parece ése el camino. Ahora el de Mariano El Discreto, da una vuelta de tuerca y prefiere mirar para otro lado. O tal vez se trata de ser compasivo, o caritativo, o poner la otra mejilla al defraudador: no se, me hago un lío, no soy teólogo.

Sigue leyendo Amnistía fiscal: el que tiene padrino, delinque

Noche de Huelga General

Empiezo a escribir esto minutos antes de que empiece en España la huelga general convocada para hoy 29 de marzo. Así que empezaré el día trabajando, pero son servicios mínimos que he pactado conmigo mismo. Soy un tipo flexible.

El caso es que me apetecía recoger un día como hoy en el blog, un día espero que histórico. No porque vayan a pasar cosas espectaculares a cada minuto, eso solo ocurre en las películas americanas que, aunque muchos no lo crean, no son la vida real. Pero sí espero que sea un punto de inflexión, o el canto del cisne. En todo caso algo para recordar en unos años como un grito de dignidad ante el panorama sombrío que se cierne sobre asalariados y clases bajas.

Se trata de la reforma laboral, pero también de mucho más que eso. Se trata de seguir aumentando la brecha entre pobres (con trabajo o sin él, pero pobres) y ricos, con lo que los pobres son cada vez más pobres y los ricos acumulan más dinero. Y más dinero es más poder, para eso sirve al fin y al cabo, no para otra cosa. Si quieren datos pueden pinchar aquí.

Los ricos tienen el dinero suficiente para contratar expertos y comunicadores que presenten un modelo que nos devuelve al siglo XIX (soy un moderado, otros hablan de la Edad Media) como el colmo de la modernidad. El caso es que aprovechan el robo sistemático de los bancos y la burbuja inmobiliaria para decirnos que la culpa es nuestra y eliminar derechos (un peldaño por encima del esclavismo ellos les llaman privilegios) que se habían conseguido durante años de luchas y tras salir de una guerra mundial devastadora en Europa. El atraco perfecto, muchas gracias por robarme porque me da la ocasión de reinventarme a mí mismo.

A los que piensen que hablar de ricos y pobres también es algo demodé, no tengo nada que decirles. Bueno, sí, que es mu tonto. Lea un poco, lea.

Sigue leyendo Noche de Huelga General

Javier Krahe a juicio, por blasfemo

Un buen amigo que sabe de mi devoción por el mejor letrista (tal como él mismo se define) que ha dado este país me manda la noticia: Javier Krahe será juzgado, el 28 de marzo (el día antes de la huelga general, para entendernos) por un cortometraje titulado Cómo cocinar un Cristo. Junto a Krahe será juzgada la productora de la película, Montserrat Fernández.

La querella la presenta el Centro Jurídico Tomás Moro (CJTM) que, entre otras actividades, se distingue es su defensa de la familia cristiana, la persecución del aborto y cualquier posible ofensa a sus sentimientos religiosos. A los señores del CJTM no les gustó nada que Canal + emitiera en diciembre de 2004 dicho cortometraje. La justicia casi siempre es lenta y en ocasiones como ésta, más lenta todavía. No puedo imaginar las noches de angustia en el CJTM a la espera de que la señora de los ojos vendados entre en escena.

Pero si desde la querella han pasado ya 8 años (en 2004 Mourinho gana su primera Champions con el Oporto y era querido por el barcelonismo, imagínense) qué decir del cortometraje en sí, que data de 1978: Guardiola tenía 5 años y soñaba con ser titular en el Gimnàstic de Manresa. Se va a juzgar ahora una peli de 1978, con un par, eso es memoria histórica. Era aquella una España de la que seguimos siendo deudores (otro día hablamos de la Cultura de la Transición, de mi admirado Guillem Martínez) pero que ya no tiene mucho que ver con la actual. Juzgar aquellos hechos ahora (la ofensa a la fe no prescribe, dirán en el CJTM; las sacristías contraatacan, dirán otros) no deja de ser, al menos para un profano, un reto. Estoy barruntando llevar a los tribunales a los productores de El liguero mágico (1980) que, aunque en su momento reconozco que despertó una parte dormida de mi ser, vista hoy seguro que tiene una querella, o querella y media si me apuran.

Sigue leyendo Javier Krahe a juicio, por blasfemo

Esos políticos valientes

De los productores de “derechos = privilegios”, los creadores de “neoliberal = técnico apolítico” y los guionistas de “fontanero autónomo = empresario”, llega con más fuerza a sus pantallas (no es nuevo) “El político valiente”. Al minuto de convocarse por los sindicatos mayoritarios una Huelga General para el 29 de marzo veremos protagonizar dicho papel, un clásico de la escena, a Mariano Rajoy, Artur Mas y otros tantos. Ha llegado su hora, el momento de ponerse los leotardos en una cabina a toda pastilla para combatir a la turba de supervillanos que convocan una huelga. A éstos nuevos héroes no les temblará el pulso contra los huelguistas y sindicatos. Pero los políticos valientes son tantos e intercambiables que a veces cuesta apreciar al verdadero. ¿Cómo reconocerlo?

Al político valiente lo reconocerán porque no le tiembla el pulso a la hora de seguir a pies juntillas lo que dictan los mercados, algo difícil de definir, tan etéreo… pero que al final se las arregla para pagar la campaña electoral del susodicho. Y si sale mal acaba condonándole la deuda, alehop.

El político valiente es el que viendo la situación desesperada de muchas familias pega un puñetazo en el escritorio acolchado y le pide a los bancos, porfi porfi, un código de buena conducta ante los desahucios o, en su defecto, que le dejen volver a casa mas tarde de las 10.

Porque el político valiente, inflamado por su voluntad de servicio público y su visión de estado, se arriesga a ser caricaturizado e insultado en las calles. ¿Quién soportaría que le silben e incluso le ridiculicen haciendo muñecos, mofa y escarnio mientras él, estoico, aguanta en su despacho trabajando, hablando con la policía o viendo fútbol en la tele?  Por cierto, lo de los pitos e insultos me suena a lo de Cristiano Ronaldo cada domingo que juega fuera, y con la gente mucho más cerca.

Sigue leyendo Esos políticos valientes