Amunt València

Si no es ahora, ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos que el orín de los perros;
si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos, infinitamente menos categoría que el estiércol;
si no es ahora … ¿cuándo se pierde el juicio?

León Felipe (Pero ya no hay locos)

En primer lugar, mis felicitaciones al autor o autores del vídeo que encabeza esta entrada, es magnífico. El final es espectacular.  Esta entrada es mi excusa para colgarlo.

Iba a titular esta entrada “Independencia pa Valencia” por razones obvias pero tras unos segundos de reflexión (una norma que aconsejo a todo el mundo, incluso en el Sálvame) he decidido expresar mi solidaridad a todos aquellos valencianos que, bajo la pátina ‘siciliana’ que gobierna la comunidad, sufren, luchan y trabajan honradamente. Ellos son los que menos se merecen todo esto.

Aunque la verdad es que tras el veredicto del jurado popular (5-4, estuvimos a punto de remontar pero parece que en Valencia es imposible ganar, que diría Mourinho) que declara no culpable a Camps de sus problemillas de guardarropa, no creo que sea el mío el único grito que desde otros rincones de España clama por la segregación de la Comunidad Valenciana. Tienen sus propias leyes, que tengan su país.

Cierto es que el que esté libre de pecado que tire la primera comisión, aunque sea de un 3%, pero lo que en otro lugares es motivo de cuchicheos soto voce, disimulo y un poquito de vergüenza, parece que en tierras levantinas se hace a base de estruendo de tracas a plena luz del día. Debe ser el fet diferencial valencià.

Sigue leyendo Amunt València

Disculpen mi género masculino singular

 

Digo –respondió Sancho–, que confieso que conozco que no es deshonra llamar hijo de puta a nadie, cuando cae debajo del entendimiento de alabarle. 

Don Quijote de la Mancha, 2ª parte, cap XIII

 

Mientras Internet se incendia con lo que parece el inicio de la Primera Guerra Digital tras el cierre de Megaupload y que tal vez quede en poca cosa (yo viví el caso Napster) a mí  me apetece cambiar de tema y meterme en un jardín, solo y en pleno uso de mis facultades mentales, sean las que sean.

Es sabido que una de las maneras, no se si más eficaces, de cambiar la realidad es cambiar el lenguaje, retorcerlo hasta crear una neolengua tal como nos explicaba Orwell en su 1984. Ya saben: la guerra es la paz, la libertad esclavitud y la ignorancia, fortaleza. Y la verdad es que me han parecido bastante fuertes algunas de las recomendaciones que ha publicado la Unidad para la Igualdad entre Mujeres y Hombres de la Universidad de Murcia para evitar el uso sexista del lenguaje. La polémica ha ido tomando cuerpo cuando el departamento de Lengua Española y Lingüística general de la misma universidad ha contestado a dichas recomendaciones con un duro informe en el que publican su “mas firme rechazo” a la guía. En dicha carta los lingüistas llegan a afirmar cosas como «aconsejamos una relectura, en caso de que haya habido una lectura previa, de cualquier gramática de la lengua española…». Con un par.

En primer lugar hay que reconocer el arrojo de los lingüistas al hacer pública dicha repulsa: acaban de estigmatizarse como machistas redomados. Lo de menos en estos casos es que, como lingüistas que son, sigan las normas que establece la Real Academia de la Lengua Española y alerten del mal uso del idioma. Eso siempre es y será secundario hasta que no quiten puntos del carné por decir que un accidente es algo puntual, hablar bajo los efectos de la problemática o llamar a gente que no te ha hecho ningún mal capital humano. El otro día escuché en un telediario que los bomberos usaban, para un rescate, unidades caninas, también conocidas hasta ahora como perros.  ¿O es para evitar tener que decir perros y perras?

Sigue leyendo Disculpen mi género masculino singular

El cautiverio de Cabrera, nuestro Guantánamo

Cuevas de “los tártaros” durante el cautiverio de Cabrera (1809-1814)

De 1809 a 1814, unos 11.200 prisioneros de guerra del ejército napoleónico fueron olvidados en el infierno de la isla de Cabrera en uno de los episodios más negros y menos conocidos de la historia de nuestro país. Miles de personas fueron encerradas hasta morir en una pequeña isla sin nada que comer y apenas agua dulce. Una cárcel sin vallas porque entre los acantilados y las corrientes no eran necesarias. Al final quedaron poco más de 4.000 esqueletos vivientes que a su regreso a Francia contribuyeron, muy a su pesar, a aumentar la famosa leyenda negra sobre España; muchas veces, como en ésta ocasión, ganada a pulso. Un episodio que fue nuestro Guantánamo.

Volvamos a Cabrera. En honor a la verdad las responsabilidades de este triste episodio habría que compartirlas con las autoridades francesas, que se desentendieron de sus compatriotas, y con los ingleses, que presionaron para que no se llegara a ninguna solución.

El 19 de julio de 1808, en Bailén (Jaén) un ejército de soldados españoles mal equipados y poco adiestrados asombraron al mundo, el mito de la invencibilidad de Napoleón en batalla campal se había roto. Los 14.000 soldados españoles al mando de Castaños derrotaron a unos 10.600 franceses comandados por Dupont, que aún hoy se debe estar diciendo, allá donde esté, Oh mon Dieu, comment il est passé ça? El comandante español, general Castaños, se debe debe estar preguntando exactamente lo mismo.

Lo de Bailén lo comento porque es el inicio de la historia, no la historia de hoy, que no trata de victorias heroicas, de gloria a base de sangre y mierda. La de hoy no tiene gloria, sólo sangre y mierda. Aunque oficialmente se inician en la segunda guerra anglo-bóer (1899-1902), el cautiverio francés en la isla balear se puede considerar uno de los primeros campos de prisioneros de la historia.

Sigue leyendo El cautiverio de Cabrera, nuestro Guantánamo

Batallitas

Rocroi según Augusto Ferer-Dalmau

El artículo de Arturo Pérez-Reverte del pasado día 24 de octubre, El perro de Rocroi (en el que alude al cuadro que encabeza la entrada, de Augusto Ferrer-Dalmau) y el magnífico Una historia de violencia del 26 de septiembre, me han agarrado fuerte de la oreja y me han traído hasta el ordenador con dos reflexiones. La primera es evidente: ando un poco atrasado en mis lecturas. La segunda hace tiempo que la vengo barruntando, espoleada por algunos artículos y libros de Reverte y por otras lecturas varias sobre la historia de España. Algunas están a medias, otras solo empezadas; sobre algunas de estas historias leerán aquí si tienen la paciencia para seguir visitándome de vez en cuando. Roger de Flor, Cortés, Álvaro de Bazán, Blas de Lezo, Alvarado, Elcano, Juan de la Cosa, Núñez de Balboa y tantos más.

Hay buenas historias, para pasar solo un rato de aventuras o para que nos lleven un poco más allá de la diversión. ¿Y por qué no de gente que compartió éste país, nación, estado,  lugar conmigo? Hablo de ficciones basadas en nuestra historia, como la serie de Alatriste, donde el autor nos cuenta una aventura dejándonos retazos de nuestra historia, de lo que somos. Y no salimos muy bien librados, dicho sea de paso. Pero también me refiero a la historia de verdad, a la más objetiva posible.

No se trata de glorificarlos ni de esconder su crueldad, megalomanía o arbitrariedad. Por el hecho de haber nacido en Las Españas no son mejores que otros que nacieron hablando otra lengua o profesando otra religión. Ni peores. ¿Por qué admirar los logros de Julio César o asombrarse por las dotes de Napoleón o Nelson y no de la increíble historia de la conquista de México por Cortés? Otros países lo hacen, recuerdan a sus héroes, supongo que con sus luces y sus sombras. Aquí simplemente se les silencia y se les ningunea. Estoy de acuerdo con el desaparecido Fernando Fernán Gómez cuando decía que, contrariamente al tópico, el pecado capital español no es la envidia, es el desprecio.

Sigue leyendo Batallitas