Nos han vuelto a robar

Las noticias, especialmente en estos últimos años, solo hablan de robos: dinero inexistente que desaparece y hay que sustituir con pasta de verdad, deshaucios, sanidad pública (en la catalana, por ejemplo, hay mucha tela que cortar y mucha “corralina” por escribir), enseñanza, el sentimiento de solidaridad, el futuro. Seguro que me olvido algo. Comparado con esas noticias (hoy ha tenido lugar un escalofriante consejo de ministros), la que me trae hoy aquí puede ser insignificante, pero me ha cogido con la guardia baja, qué quieren que les diga.

Unos presuntos hijos de la gran puta, perdonen mi francés, nos han robado un trozo de historia, un mosaico romano del siglo IV dedicado a Baco que se encontraba en Baños de Valdearados, Burgos.

Hasta el momento la Guardia Civil investiga si ha sido un robo por encargo o simple vandalismo, como si una cosa quitara la otra. Se sospecha que pueda ser vandalismo porque normalmente los ladrones profesionales de obras de arte suelen ser muy cuidadosos para que no resulte dañado lo que se llevan y, en esta caso, el robo parece ser obra de unos, nada presuntos, cafres. Aparte de los que se han llevado han dejado el resto muy malparado. Un “daño irreparable”, dicen los expertos.

El mosaico forma parte de la villa romana de Santa Cruz, de la que solo se ha excavado un 25 % y lleva parada varios años, según leo en la web de Público. Visto lo visto, mejor que siga así.

Podrá decirse que había pocas medidas de seguridad, que no estaba bien protegido o bien cuidado, más teniendo en cuenta que era patrimonio nacional;  o tal vez por eso. Puede. Pero no es eso lo que me interesa ahora.

Sigue leyendo Nos han vuelto a robar

Minijobs y bloggers, una historia de amor

“Las letras no dan para comer. ¡Las letras son colorín, pingajo y hambre!”
Ramón del Valle-Inclán 

Los minijobs, que ahora son lo más cool porque se lo acaba de copiar de Alemania el Banco Central Europeo (dios lo confunda y haga algo útil para la gente) parece que no son tan nuevos. Al menos la comunidad de escribas de Internet, siempre a la última, les pueden pasar la mano por la cara en ese aspecto. Digo pueden porque me refiero a los bloggers profesionales, y yo no lo soy: están ciegos los cazatalentos. Lo de los minijobs (¿tecnología alemana para curar jamones?) tiene mucha tela que cortar en otras entradas, ahora me interesa hablar de los juntaletras.

Como dirían en Star Trek, Internet es la última frontera porque el negocio del futuro está en crear contenidos para la red.  Hay demanda de contenidos que atraigan a nuevos colonos/consumidores y, entre esa demanda, se encuentran los escritores. Pensé que me moriría sin ver éste momento y hasta me da un escalofrío pelopúntico cuando lo pienso: ¿trabajadores esenciales, con su tarjeta azul y todo?  Imaginen la alegría de éste proletario de las letras ante la puerta del maravilloso parque temático que nos está preparando Merkozy al saber que su trabajo iba a ser valorado, por fin. Atrás quedaban, ceniza y polvo, las palabras del maestro Valle-Inclán.

Sigue leyendo Minijobs y bloggers, una historia de amor

Alfredo Sáenz, El Imprescindible

 

¿Quién los jueces con pasión,
sin ser ungüento, hace humanos,
pues untándolos las manos
los ablanda el corazón?
¿Quién gasta su opilación
con oro, y no con acero?
El dinero.

Francisco de Quevedo

Hace ya muchos años escuché aquello de que ‘los cementerios están llenos de gente imprescindible’ y me creí el refrán. Pero ahora descubro que no es cierto, en nuestro país hay un imprescindible, un elegido. No es Messi, ni Mourinho. Incluso, con dos gintonics, me atrevo a predecir que después de Guardiola el Barça ganará más títulos, así que tampoco es él, por temprano que se levante. El Elegido, el hombre que sustenta sobre sus hombros a nuestro maltrecho país (y no digo Occidente por falta de gintonics) es Alfredo Sáenz, consejero delegado del Banco de Santander, número dos de la entidad, como les gusta decir a los diarios.

Al menos eso es lo que pensaba el gobierno, ese que no tenía tiempo de mirar lo de la dación en pago porque acababa legislatura, pero sí de cambiar la Constitución y anular un gol en el último minuto con el indulto a Alfredo Sáenz. La historia ya la conocerán de sobras porque los medios de comunicación no han hablado de otra cosa en los últimos días. Hemos presenciado, perplejos, como el asunto del indulto ensombrecía al clásico, a lo de Urdangarín y a la Copa Davis. Venga indulto, venga indulto, pesaos.

Alfredo Sáenz había sido condenado a tres meses de arresto y una pena de inhabilitación para gestionar entidades financieras por una causa que se remonta a 1994, cuando el Banco de Santander se hizo cargo de Banesto. Por lo que leo, parece que el señor Sáenz imputó falsamente una deuda a cuatro empresarios catalanes y, con la inestimable ayuda del muy honorable juez Pascual Estevill, éstos se fueron al talego. El asunto acabó con los empresarios en la calle, el juez condenado por prevaricación y detención ilegal y Sáenz con la sentencia mencionada anteriormente. Una explicación interesante de tan edificante actuación empresarial y judicial la pueden leer en esta web.

Sigue leyendo Alfredo Sáenz, El Imprescindible

The Comeback, una joya escondida

En 2005 había pasado un año desde que la mejor sitcom de la historia, Friends, cerrara persiana y nos dejara un poco más solos. Aunque no tan solos gracias a las reposiciones constantes. Sí, ahora ya lo saben, soy yo el que la está viendo por vigésima vez, por eso la siguen emitiendo. Bueno, a lo que iba.  Lisa Kudrow (Phoebe) decididó que debía dar un giro arriesgado y puso en marcha una nueva serie: The Comeback.  Bien por Lisa. Junto a ella estaba Michael Patrick King, guionista y director principal de Sexo en Nueva York tras la marcha de Darren Star y ambos avalados por el sello de calidad de una cadena que ha revolucionado la ficción televisiva siendo una garantía de calidad: HBO.

The Comeback es una sola temporada de trece episodios ya que la baja audiencia que acompaña demasiadas veces a la buena crítica acabó con ella. O le hizo un favor, nunca se sabe. Lo que parecía claro desde el principio es que un humor tan corrosivo, incómodo e hiriente en muchas ocasiones, una serie donde te dejan descolocado constantemente cuando te provocan la risa y al instante te sientes mal por reír, no podía generar grandes audiencias. Tras un día amargo no te suele apetecer cenar salado. La baja audiencia y que no sea demasiado fácil de encontrar también han ayudado a convertirla en una serie ‘de culto’, y perdón por la palabrota gafipasta.

Sigue leyendo The Comeback, una joya escondida

¡Viva la Inmaculada Constitución!

Hoy la Constitución cumple 33 años. Había llegado a los 32 pura y casta, nadie se atrevía a proponerle algo serio, con visita a los padres y demás. Hasta que este verano en las fiestas del pueblo dos señoritos tuvieron un calentón, la arrinconaron en una esquina oscura y le hicieron un 3 por ciento.

El resto del pueblo no pudo o no quiso hacer nada, solo murmurar y solo alguno, un tal Gaspar, levantar un poco la voz, sin consecuencias, como es habitual. En fin, son cosas que pasan y la mujer ya tenía una edad, aunque hubiera sido mejor hacerlo de otra manera, sin abuso, nocturnidad y alevosía. Vamos, digo yo.

El problema no se si vendrá de un 3 por ciento más o menos, tal vez en unos años nos riamos de todo esto en la taberna, si es que queda taberna o podemos pagarnos el chato. Porque mucho me temo que al paso que vamos lo único que quedará será el club de tenis, ese que hay a las afueras del pueblo donde van todos los días vestidos de domingo y está reservado el derecho de admisión.

Puede que ni la Consti ni su 3 por ciento importen mucho de aquí a unos años, cuando el pueblo se convierta en un resort propiedad de unos extranjeros. Entonces todos viviremos mejor y esto será como la “República Dominicana, que viven de puta madre, todos tienen chacha”. Les juro que la frase no es mía, fue dicha sin ironía por una veraneante española y se me quedó grabada de tal manera que a veces pienso en hacerme un cuadro bordado con ella.

Pero a lo que iba, la noticia del día ni es la Constitución ni el gobierno de Rajoy ni siquiera la reunión de Merkozy (empeñados, en su política de austeridad, en ahorrarnos el parlamento europeo) con la fantástica foto que encabeza esta entrada en la que las banderas alemana y francesa tapan a la europea.

Sigue leyendo ¡Viva la Inmaculada Constitución!