Felip Puig, el ‘indignado’ en la sombra

A estas alturas todo el mundo lo sabe pero, para los despistados -que tanto quiero y a los que me sumo con frecuencia- los Mossos d’Esquadra (la poli de toda la vida) desalojaron temporalmente hoy a los acampados de Plaça Catalunya de Barcelona. La noticia la pueden seguir en cualquiera de los diarios españoles. El responsable, él mismo lo ha declarado así, es Felip Puig, consejero de Interior de la Generalitat, el gobierno autonómico de Catalunya (*). Aunque supongo que algo tendrá que ver también Manel Prats, director general de la policía catalana.

Tenéis en la noticia las explicaciones del conseller, a ellos nunca les falta un micro. También tenéis aquí y en Internet las imágenes de la ‘operación de limpieza’, nosotros cada vez tenemos más micros y más teles, eso tal vez es lo que más les asusta. Porque creo que les asusta el fondo del 15-M, claro, pero incluso más la forma: es nuevo (un fenómeno nuevo es la kriptonita del político profesional, gente que necesita su tiempo) difícil de controlar y, además, contra todo su pronóstico, los muchachos lo están haciendo bien. Es lo que tiene expulsar fuera del sistema a la generación mejor preparada de la historia de España, que luego te la pueden liar parda. Los parlamentarios se ponen a organizar una cosa así y no dura ni un cuarto de hora; si algún día supieron hacer algo útil ya no se acuerdan.

Sigue leyendo Felip Puig, el ‘indignado’ en la sombra

Un rayo de Sol

Se me ocurre publicar mi entrada ‘Crímenes económicos contra la humanidad’ el día 15 de mayo y no veas la que se lía.

Bromas aparte, me siento especialmente contento por la feliz coincidencia. No sabemos si durará mucho o poco o dónde irá a parar todo esto, pero tal vez eso también es parte de su encanto, ese aire de improvisación fascinante, de iniciar un camino incierto, porque no hay un horizonte fijo sino múltiples esperanzas.

Alguien apuntaba en un diario que esto no es como lo del 14-M de 2004, cuando salimos a la calle ante las mentiras del gobierno Aznar. Aquello era un cabreo concreto por una situación concreta y esto es algo mucho más profundo, porque las causas de la indignación también lo son.

Parece mentira que a los políticos profesionales les haya pillado con el paso cambiado, es increíble e inagotable la capacidad de decepcionarnos que tienen. Hasta en esto. Desde hace ya mucho tiempo las encuestas del CIS colocan a los políticos (tras el paro y la situación económica, en las que algo tendrán que ver) en el tercer puesto de los males nacionales. ¿Ahora se enteran? Porque parece que todavía no, ellos siguen como el que oye llover, supongo que pensando que aquí nunca pasa nada y que aguantamos lo que sea, mientras echen por la tele la Champions League. Una de las pancartas que me han hecho más gracia (aparece en la portada de Público) es la de “Poco pan, pésimo circo”. Me parece brillante. Porque si el pan está caro, el circo está aún peor, con el nivel que hay no solo han echado a la gente del sistema político a Internet, han conseguido que tengamos que hacernos nosotros nuestro propio circo en la Red. En el suyo hasta los niños se dan cuenta del truco. Tal vez, al final,  la culpa de todo haya sido el decepcionante espectáculo que a los aficionados neutrales nos han proporcionado los clásicos Madrid-Barça, a priori el mayor espectáculo del mundo. Ya lo sugería hace algunas entradas, la culpa va a ser de Mourinho. Por cierto, viendo los tweets de las acampadas de Madrid y Barcelona vamos a dar por cerrada la guerra del fútbol.

Volviendo a lo serio, lo que quizás les ha pillado in albis a los políticos no es que haya manifestantes, es cómo son los manifestantes. Después de que los medios se hayan hartado de hacer de callejeros mostrando a la juventud ni-ni, vagos y descerebrados que se limitan a vegetar, han salido, de no se sabe dónde porque no los tenían contabilizados, otros jóvenes (y no tan jóvenes) que piensan, y muy bien, que tienen los ojos abiertos y criterio propio.

No son sólo perroflautas, son gente que se viste y se peina de mil maneras diferentes. Además, puede que los jóvenes sean los protagonistas del movimiento (no puede ser de otra manera, por diversas causas) pero otra cosa que les deja fuera de juego es que no sean únicamente jóvenes, que haya gente de todas las edades indignada ante lo que ve. Gente que va a llevar comida y mantas. Sinceramente, hay que ser muy cínico para no emocionarse cuando lo ves. Es un universo paralelo a años luz del Congreso de los Diputados o de las concejalías de urbanismo que esperan, a partir del domingo, a los próximos especuladores.

Sigue leyendo Un rayo de Sol

Crímenes económicos contra la humanidad

Reunión del G-20 donde solucionaron la crisis, por eso están tan sonrientes. (Foto cedida por la sección “Mucho cerdo y poca corralina)

Entre que me enteré tarde y que no tengo tiempo, la noticia ya es un poco antigua, pero  mejor tarde que nunca. El pasado 29 de marzo El País publicó un magnífico artículo titulado Crímenes económicos contra la humanidad, firmado por dos economistas: Lourdes Benería, profesora de Economía en la Universidad de Cornell y Carmen Sarasúa, profesora de Historia Económica de la Universidad Autónoma de Barcelona. Les recomiendo leerlo completo, por ejemplo en la web de ATTAC, y así se dan una vuelta por el site, que está muy interesante.

También les recomiendo la entrevista que les hicieron en el programa Singulars de la televisión catalana. No ven aquí el video porque mi ‘libro de estilo’ me impide poner links a vídeos que contengan publicidad.  Para colmo, la publi de este es de… La Caixa. Fino sentido del humor tienen los de la web de TV3.

El artículo no se lo voy a explicar aquí, léanlo, que es claro, corto y está bien escrito. Solo voy a incidir en alguna de sus ideas y, en mi modestia, publicitarlo.

En primer lugar quiero poner mi granito de arena para propagar el concepto de crimen económico contra la humanidad, tal como ellas piden al final del artículo.

Sigue leyendo Crímenes económicos contra la humanidad

Por si importara: Bélgica desaparece

Hoy me apetecía meterme en un jardín y, puestos a elegir, he elegido dos.  Nada de medias tintas.

El primero es que quiero recomendar un libro, Belgistan: El laboratorio nacionalista, que conozco solo de oídas. Un par de entrevistas al autor, Jacobo de Regoyos, y otro par de críticas ya me sirven para recomendarlo. ¿Se imaginan que hicieran lo mismo en los suplementos literarios de los diarios? ¿Se lo imaginan? Yo en cuanto me acabe el enorme listado de libros que tengo pendientes de lectura me lo compro. Para los que no tengan tiempo de leerlo aquí tienen cuatro apuntes, por si se animan a profundizar.

El segundo marrón, y el más arriesgado, es que voy a intentar entender lo que pasa en Bélgica, cosa que hasta a los los politólogos belgas honrados les debe resultar difícil.

Jacobo de Regoyos es corresponsal de Onda Cero en Bruselas desde hace trece años, así que sabe de qué va la vaina. Además está casado con una belga flamenca y, según las entrevistas, ha debatido el libro, palmo a palmo, con la familia de su mujer, especialmente los pasajes que no dejaban en buen lugar a los flamencos. Ahí tienen al españolito discutiendo de política nacionalista con su suegro, con un par. Solo por eso merece un respeto. No me negarán que el tipo no es digno descendiente de aquellos españoles de los Tercios, si hasta el nombre parece salido de una entrega de Alatriste.

La conclusión a la que llega Regoyos es que Bélgica desaparece, se esfuma. Solo es cuestión de tiempo, y no mucho. No hay nada que una a las dos comunidades –flamenca y valona– que comparten un país como aquellas parejas que lo único que les une es la hipoteca. Lo curioso del caso es que sea en Bruselas, el corazón de la UE, donde pase eso. ¿Qué repercusiones podría tener? ¿O, precisamente por ser la capital europea, eso no llegará a suceder? Regoyos cree que lo único que hacen los políticos belgas es ganar tiempo, pero que se encuentran ante una calle sin salida. Actualmente Bélgica ostenta la plusmarca mundial de estado sin gobierno (ha superado ya los 9 meses de Irak); y su partido mayoritario, el NV-A (Nueva Alianza Flamenca), tiene como punto principal de su programa la independencia de Flandes, o sea, el fin de Bélgica.

Sigue leyendo Por si importara: Bélgica desaparece

La CIA tiene una de teles que te rilas

http://www.youtube.com/watch?v=-XZyvq1KXKY

Llevamos una semana fantástica, la del triunfo del Bien contra el Mal. Entre que el Barça se ha cargado a Bin Laden y los gringos han eliminado a Mourinho, amanece un nuevo día. Pero fíjense que en vez de estar feliz como una lombriz a mí me da un poco de bajón. ¿Por qué? ¿Por qué?, que diría el otro. Yo sí tengo la respuesta: por mis queridos ‘medios de comunicación’.

El caso del fútbol (aunque sigo sin entender por qué el canal público catalán, TV3, rebaja tanto su nivel de calidad en este tema) la verdad es que no importa mucho, es circo y como tal hay que verlo. El que me preocupa más es el otro, con vidas de verdad en juego.

La noticia no la voy a repetir porque quien no la conozca, aparte de tener todo mi respeto, no estará leyendo esto. Los americanos del norte que hablan inglés y no son canadienses montaron una operación de película y mataron al tipo que a su vez quería matar a medio mundo. Soy consciente de que el mundo es un poquito mejor con ese tipo muerto. Como también sería un poco mejor sin Estados que realizan ejecuciones sin juicio saltándose todas las leyes internacionales. No se, es una opinión. Por mi parte solo deseo que los movimientos democratizadores en el mundo árabe (con sus sombras, que también las tendrán) no se distraigan con el sainete y sigan a lo suyo, lo más lejos posible de los unos y los otros.

Sigue leyendo La CIA tiene una de teles que te rilas